Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La peña Valdorria y su cresterío

La peña Valdorria se alza al norte de la localidad homónima y al oeste de Nocedo, en la orilla derecha del Curueño.

Peña Valdorria

Vertiente meridional de la peña Valdorria.

Su alargado cresterío limita por el noreste el valle del arroyo Valdecésar, separándolo de los valles de Villarrasil y Valdeteja.

Vista desde el Bodón

La peña Valdorria (vertiente norte) y el alargado cresterío que, desde el portillo del Agua, se extiende hasta la collada de Bucioso. Fotografía tomada desde el Bodón.

La ascensión a la cima resulta franca y rápida. Lo que ya no es tan rápido es recorrer la interminable cresta que separa el portillo del Agua de la collada de Bucioso: tres kilómetros y medio de continuos subibajas por la resplandeciente caliza masiva de la formación Valdeteja. Claro que tal recorrido no es obligatorio: siempre se puede bajar de la cima por el itinerario de subida, o volver directamente al pueblo desde el portillo del Agua.

Peña Valdorria

Valdorria y su peña. En primer plano, el camino tallado en la roca que conduce a la ermita de san Froilán.

Una vertiginosa y sinuosa carretera sube desde Nocedo de Curueño a Valdorria. Poco antes de llegar a Valdorria, nada más pasar el collado previo a la aldea, una pista sale a la derecha de la calzada en dirección a los depósitos de agua del pueblo. Este será el punto de inicio de la ruta (1360 m).

Más arriba, en las paredes de la peña, se aprecia una cueva; hasta ella se llega bien desde los depósitos por más que no haya camino definido (1465 m, 0,4 km). Junto a la cueva comienzan a aparecer hitos y trazas de paso que conducen hacia la derecha en travesía ligeramente ascendente.

Ascensión a la peña Valdorria

El inicio de la ruta.

Progresando por la soleada ladera caliza, donde medran algunas encinas salpicadas entre matas de gayuba y enebro rastrero, no se tarda en hacer pie en la amplia canal sureste de la montaña (1500 m, 0,7 km), por la que, ya en subida directa, se avanza sin dificultad.

Ascensión a la peña Valdorria

La canal sureste, una mezcla de caliza y zonas terrosas colonizadas por gayubas y enebros.

Más arriba, la canal gira a la izquierda (1710 m, 1,2 km), y, convertida en una especie de rampa herbosa, desemboca en el hombro sur de la montaña (1870 m, 1,6 km), muy cerca de la panorámica cumbre de la peña Valdorria (1926 m, 1,7 km).

Peña Valdorria

Fotografía tomada desde la desviación a Montuerto.

Ascensión a la peña Valdorria

Hacia el hombro sur.

Ascensión a la peña Valdorria

La cumbre.

El regreso puede hacerse, en muy poco tiempo, por el itinerario de subida. Sin embargo, nosotros vamos a alargar la ruta para conocer la cresta noroeste de la peña y el valle del arroyo Valdecésar.

Descendiendo hacia poniente (esto es, por la vertiente opuesta a la de ascenso) por la canal que arranca unos metros al sur de la cima, se baja sin dificultad al portillo del Agua (1815 m, 2 km).

Peña Valdorria

Portillo del Agua y canal de descenso.

Desde el portillo, es posible bajar directamente al pueblo, pero si, como es el caso, se quiere acometer el largo cresterío que arranca de aquí, conviene tomárselo con calma: unos tres kilómetros y medio, y media docena de collados (contando solo los más marcados) nos separan de la collada de Bucioso. Es cierto que en ninguno de ellos se pierde mucha altura; de hecho, el mayor desnivel (74 metros) se encuentra en la subida al Canto del Chozo (1888 m, 3,2 km) desde el segundo collado. Pero, aun así, la ascensión acumulada a lo largo de la cresta totaliza 290 metros.

Peña Valdorria

La dilatada cresta que une el portillo del Agua con la collada de Bucioso.

Carente de dificultades técnicas, la cresta solo requiere apoyar esporádicamente las manos en algún tramo aislado. Amenizan su recorrido, además de las generosas vistas, los ejemplares de la vistosa y no muy frecuente pulsatila que crecen diseminados por ella.

Cueto Ancino

El cueto Ancino y la Cordillera vistos desde la cresta.

Una vez en la collada de Bucioso (1751 m, 5,5 km) se baja por el valle del arroyo Valdecésar hasta Valdorria. El tramo inicial del descenso conviene hacerlo por la izquierda de la vaguada.

La collada de Bucioso

La collada de Bucioso.

El valle de Valdecésar

El valle del arroyo Valdecésar desde la collada.

Más abajo, aparecen una pista que pasa por los Lamargones (1470 m, 6,7 km ), una fuente abrevadero (1360 m, 8,4 km) y el cementerio del pueblo (1360 m, 9 km).

Los Lamargones

Los Lamargones.

Finalmente, se llega a Valdorria (1340 m, 9,5 km) y al punto de partida (1360 m, 9,8 km).

Valdorria

Valdorria.

Como a medio kilómetro de la aldea, escondida en la ladera de la peña de san Froilán, se encuentra una humilde ermita dedicada a este santo.

Peña Valdorria

La peña Valdorria y la ermita de san Froilán.

Ermita de San Froilan

Lobos en el escudo heráldico tallado en la portada de la ermita de san Froilán.

San Froilán fue, al parecer, hombre de gran poder de convicción. Según cuenta la leyenda, cuando un lobo se comió al burro que utilizaba como bestia de carga, el santo le echo tal bronca que el fiero animal, avergonzado, se prestó mansamente a asumir las tareas del asno; y, desde entonces, siempre se le vio caminando dócilmente junto a la pierna derecha de san Froilán.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 9,8 kilómetros
Ascensión acumulada 870 metros

Distancia (ida) 1,7 kilómetros
Ascensión acumulada 560 metros

Mapa de la ruta Track
Rutas por el valle del Curueño
Web
Analytics