Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Peña Labra y el pico Tres Mares

El pico Tres Mares no es la cima más alta del la sierra de Híjar (el Cuchillón es unos tres metros más alto), pero sí es la más emblemática; quizás por lo que de legendario tiene el hecho de que en sus laderas nazcan ríos que van a parar a tres mares distintos, o quizás por el larguísimo y fotogénico contrafuerte que desde su cima se prolonga durante casi tres kilómetros hacia el noroeste para culminar en la singular e inconfundible Peña Labra.

Vistas de Peña Labra

La vertiente oriental del Tres Mares (ocupada por la estación invernal de Alto Campoo) encauza sus aguas hacia el Mediterráneo a través del Híjar y el Ebro; mientras que en sus otras dos vertientes (menos degradadas) tienen sus nacederos los ríos Pisuerga y Nansa, que se encaminan hacia el Atlántico y el Cantábrico, respectivamente.


Partimos del puerto de Piedrasluengas (1.356 m) rumbo a naciente. El inicio no puede ser más plácido: avanzamos por suaves praderas, con la silueta de Peña Labra siempre presente.

Pasamos junto a una caseta, dejamos a nuestra derecha (sur) unas llamativas agujas rocosas, y entramos en la vaguada que desemboca en la carretera al norte del puerto (1.470 m, 0,8 km).

Hacia Peña LabraIniciando la ruta.

Cruzamos la vaguada por su cabecera, dándole la espalda a la peña Caballera (fácil de reconocer por la antena que adorna su cima), y alcanzamos la collada Mancebada (1.590 m, 1,4 km).

Hacia Peña LabraLlegando a la collada Mancebada.

Hacia Peña LabraEn la collada Mancebada, con Peña Labra a la vista...

Hacia Peña Labra... y los Picos de Europa a nuestra espalda.

Continuamos ascendiendo por una suave y despejada panda provista de fuente (1.645 m, 1,8 km).

Hacia Peña LabraUn alto en el camino para tomar aliento y contemplar el panorama.

Poco a poco, la pendiente se va endureciendo: estamos casi en la vertical de la cima, en la loma suroeste de la montaña, prácticamente la única franja libre de escobas en la enmarañada falda de Peña Labra.

Hacia Peña LabraSubiendo por la dura cuesta.

Nos vamos acercando, de este modo, al aparentemente insalvable muro cimero de la montaña, un alargado crestón de conglomerados que solo ofrece tres opciones para alcanzar la cima: el portillo de Juan Clara (punto más bajo de la cresta que une Peña Labra con el pico Tres Mares) y dos hendiduras (una casi en la vertical de la cima; y la otra más hacia el este, cerca ya del portillo de Juan Clara).

La loma por la que vamos subiendo nos conduce casi directamente a la hendidura más occidental de la muralla (1.980 m, 3,1 km). Se trata del camino más directo a la cumbre, y también del más difícil, aunque esa dificultad no sea excesiva.

Hacia Peña LabraEn la base del crestón de conglomerados.

Para acceder a la hendidura propiamente dicha, hemos de superar un corto muro vertical, provisto de buenos agarres, donde se concentran las mayores dificultades (II).

Hacia Peña LabraEn el muro.

Hacia Peña LabraPese a lo que pudiera parecer a la vista de esta foto, por encima del muro las dificultades desaparecen.

Salvado el muro, salimos enseguida a la divisoria, muy cerca de la cima (2.028 m, 3,2 km).

Hacia Peña Labra

Peña LabraCima de Peña Labra.

Vistas desde la cima de Peña Labra

Desde la cima de Peña Labra, bajamos al portillo de Juan Clara (1.963 m, 3,7 km), donde enlazamos con el sendero que nos conducirá hasta el pico Tres Mares. Para localizar el camino, lo mejor es bajar unos metros desde el portillo por la vertiente palentina (sur) del cordal.

Hacia el pico Tres MaresEn la cima de Peña Labra, emprendiendo el camino hacia el Tres Mares.

Portillo de Juan ClaraPortillo de Juan Clara. La flecha señala la situación del camino hacia el Tres Mares.

Peña LabraUn vistazo hacia atrás para contemplar la silueta de Peña Labra.

La cresta, de buen caminar durante un largo trecho, se torna más abrupta al alcanzar los dos promontorios (cotas 2.101 y 2.107) que anteceden al Tres Mares (2.070 m, 5,4 km). Para esquivarlos, la senda pierde algo de altura y los faldea por el sur, retornando a la divisoria por la canal abierta entre el último de los promontorios y el Tres Mares. Este trayecto, con el terreno seco, no plantea ningún problema; pero, en esta ocasión, pese a lo avanzado de la estación (mediados de junio) y su orientación sur, se encontraba ocupado por grandes neveros, lo que nos obligó (dada nuestra querencia a las zapatillas) a buscar un itinerario alternativo.

El pico Tres Mares desde peña AbismoEl pico Tres Mares y los jalones más destacados de la cresta que lo une a Peña Labra. Fotografía tomada desde Peña Abismo.

Hacia el Pico Tres MaresEl collado entre los dos promontorios.

Efectuamos la travesía por la parte alta del primero de los promontorios, valiéndonos de una vira de su cara sur, no muy marcada, tortuosa, de roca dudosa en algunos tramos, y bastante expuesta. Tras bordear el segundo, también por el sur, arrimados a los escarpes, alcanzamos la canal. Como quiera que, en ausencia de nieve, el sendero llega mansamente hasta la canal, desaconsejamos el itinerario alternativo que nos hemos visto obligados a efectuar, salvo que se esté acostumbrado a deambular por este tipo de parajes. Téngase en cuenta esta advertencia si se decide seguir el track que acompaña a la ruta.

Hacia el Pico Tres MaresCanal de acceso a la vertiente noroeste.

Remontada la canal (2.090 m, 6 km), el sendero gana unos metros y, luego, realiza una larga travesía, esta vez por la vertiente noroeste, pasa por debajo de la cima, pierde incluso algo de altura, y sale a la ladera noreste del Tres Mares (2.100 m, 6,4 km), en los dominios ya de la estación de esquí y a escasos metros de la cima (2.171 m, 6,7 km). En condiciones invernales, esta travesía resulta expuesta y peligrosa.

Hacia el pico Tres MaresLas dos posibles vías de acceso a la cima desde la cota 2.110.

También se puede coronar directamente el Tres Mares sin necesidad de acceder a la ladera noreste. Para ello, se abandona la senda cuando, poco después de salir de la canal, empieza a llanear (cota 2.110), y se asciende a plena cresta hasta la cima (como hicimos a la vuelta), alternativa que exige culminar la montaña con una trepada más impresionante que difícil (II-).

Hacia el pico Tres MaresAl hacer pie en la ladera noreste del Tres Mares, desaparece de golpe la montaña casi inmaculada de la que hemos venido disfrutando. Retirada la nieve, se muestran con toda su crudeza los terribles costes ambientales de una estación invernal.

Pico Tres Mares

Pico Tres MaresDescendiendo directamente desde la cima.

Peña LabraPeña Labra guía nuestros pasos en el regreso al portillo de Juan Clara.

Para regresar, desde portillo de Juan Clara realizamos una diagonal descendente, procurando evitar las zonas con mayor densidad de escobas, hasta conectar con el camino de ida (1.820 m, 9,9 km).

Vistas desde el pico Tres Mares

Distancia (ida y vuelta) 12,5 kilómetros
Ascensión acumulada 1.070 metros

Distancia (ida) 6,7 kilómetros
Ascensión acumulada 1.010 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Peña Labra
Web
Analytics