Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El pico Torres y la sierra de Valverde

El pico Torres es la cumbre más destacada de una ancha faja de cuarcitas ordovícicas que se extiende, de este a oeste, al norte del puerto de San Isidro. Esta antigua formación se superpone a las calizas carboníferas que la delimitan por el sur; unas calizas que culminan en la sierra de Valverde, cuyas cotas más elevadas se alzan frente a la impresionante cara meridional del Torres, máximo exponente, sin duda, de tan espectacular cabalgamiento.

Pico TorresCara sur del Torres. En primer plano, la cima del pico Valverde.

Reticentes como somos a las aglomeraciones, hemos de reconocer que, pese a la proximidad de las instalaciones y urbanizaciones de dos estaciones de esquí, el pico Torres y su entorno conservan aún el ambiente propio de las grandes montañas cantábricas.

Vistas desde el pico NogalesEl pico Torres y, a su derecha, el afloramiento calizo de la sierra de Valverde. Fotografía tomada desde el pico Nogales.

Se trata de una cumbre fácil de alcanzar en verano por su vertiente noroeste, pero que, cuando imperan condiciones invernales, plantea serios escollos por todos sus costados. Advertimos, también, que el itinerario de ascenso que proponemos (la cresta oriental de la montaña), aun carente de dificultades técnicas, puede resultarle aéreo y expuesto a personas sin la suficiente experiencia, incluso cuando el azul del cielo brilla en lo más agobiante de la canícula.

Pico TorresEl pico Torres visto desde el pico Valmartín.

Iniciamos la ruta en el amplio (y vacío en este enero sin nieve) aparcamiento de la urbanización La Raya (1.520 m), en el puerto de San Isidro.

Puerto de San IsidroPuerto de San Isidro.

Cruzamos la calzada y trasponemos una línea de casas. Unos metros más allá, brota una fuente y vemos una caseta aislada. Por delante tenemos una ladera completamente ganada por las escobas. Inmersa en la vegetación, culebrea una senda, difícil de ver pero fácil de localizar: en la vertical de la caseta se encuentra el paso habilitado para salvar una valla; un poco más arriba, y también en la vertical del paso, arranca la trocha.

Ascensión al pico TorresInicio de la ruta.

A punto de ser engullido por el escobal, el camino nos permite todavía salvar con relativa comodidad este primer escalón de la montaña. Eso sí, es preciso prestar la máxima atención porque algunos tramos del sendero se encuentran muy difuminados. La senda comienza subiendo en diagonal hacia la izquierda, pero no tarda en girar a la derecha para ascender de forma más directa hasta una pequeña zona libre de escobas, donde, casi imperceptible, dobla a la izquierda.

Superada la cuesta inicial, alcanzamos una zona llana, despejada y encharcada donde desaparecen los vestigios de sendero (1.580 m, 0,4 km). No obstante, subiendo hacia la izquierda no tardamos en reencontrarlos.

Ascensión al pico TorresPrimera llanada, el itinerario prosigue por la zona despejada de la izquierda.

La senda, estrecha pero bien marcada, pasa entre las cotas 1.653 y 1.632, y prosigue, casi llaneando, por la ladera oriental de la cota 1.669 (en enero de 2019, había en su cima un cartel indicativo de reserva regional de caza).

Pico TorresVista del Torres desde la cota 1.669.

Llegamos, así, a una nueva zona llana, cruce de antiguos caminos hoy casi desaparecidos (1.665 m, 1,3 km). Continuamos por el más marcado, que gira a la izquierda (oeste) y enfila hacia el Torres y su majada por un apacible terreno en el que las escobas van siendo reemplazadas por una vegetación más amigable con el caminante.

Ascensión al pico TorresSegunda zona llana.

Ascensión al pico TorresCamino de la majada Torres.

Cruzado por un par de arroyuelos, el verde rodal de la majada Torres se encuentra protegido de la nortada por la larga cola que, desde el Torres, se proyecta hacia el pico Valmartín.

Majada Torres

Majada TorresLos restos de la majada Torres y su fuente.

Desde la majada (1.740 m, 2,4 km), mirando hacia poniente, vemos la bucólica collada Valverde, con la imponente pared meridional del Torres al norte, y la peña la Capilla al sur. Por allí regresaremos, pero, ahora, subimos directamente al collado de la Ventanona, en la cuerda del Torres.

Collado de la VentanonaCollado de la Ventanona.

Del collado (1.876 m, 2,9 km), así llamado por el agujero que exhibe en sus resaltes cuarcíticos, arranca la cresta oriental del Torres.

Pico TorresCollado de la Ventanona y cresta oriental del Torres.

Cresta oriental del pico TorresLa cresta oriental del Torres vista desde el collado de la Ventanona.

Cresta ariental del pico TorresVista hacia atrás de la cresta.

La cresta se negocia por el filo, esquivando sus tramos más comprometidos por la umbría de la vertiente norte. Aunque, como ya hemos dicho, no haya pasos técnicamente difíciles, es preciso usar las manos en algunos pasajes, y, dado su carácter aéreo, resulta necesario extremar la precaución, sobre todo si el terreno se encuentra húmedo o, como en este caso, salpicado de nieve helada.

Pico Torres

Pico TorresDos momentos de la subida por la cresta.

Mientras subimos, vamos dejando a nuestra izquierda las canales que rasgan la ladera sureste de la montaña, la mayor de las cuales se utiliza también como vía de ascensión (2.070 m, 3,4 km).

Con tranquilidad, continuamos avanzando por este gran escenario hasta alcanzar la cima del Torres (2.100, 3,5 km), buen mirador de la cordillera y los Picos de Europa.

Pico Torres

Pico TorresEn la cima.

Desde la cumbre, mirando hacia el sur, vemos relativamente cerca el afloramiento calizo de la sierra de Valverde, cuyas tres cimas nos hemos propuesto visitar también.

La sierra de ValverdeLa sierra de Valverde vista desde la cumbre.

Para conseguirlo, debemos descender del Torres por la vertiente opuesta a la de subida. Bajamos, pues, unos metros por la loma septentrional de la montaña, hasta embocar a la izquierda una somera canal con trazas de sendero, herbosa y muy pendiente, por la que nos descolgamos (2.070 m, 3,6 km). Los escasos neveros, completamente helados, que persisten en esta canal de orientación noroeste nos obligan a calzarnos momentáneamente los crampones.

Ascensión al pico TorresBajando de la cima hacia la canal noroeste.

Ascensión al pico TorresCanal noroeste del Torres.

Descendemos por ella unos 70 metros, hasta que, en la cota 2.000, una travesía hacia la izquierda nos devuelve a las luminosas laderas meridionales de la montaña.

Bajamos, ahora ya con bastante comodidad, al collado (1.902 m, 4,2 km) del que arranca, hacia el sur, el pico Valverde, punto culminante de la sierra homónima, cuya cumbre se corona con facilidad (1.967 m, 4,4 km).

Pico ValverdeEl pico Valverde y su collado.

Pico ValverdeCumbre del pico Valverde.

El Torres desde el pico ValverdeEl Torres desde el pico Valverde.

Tras regresar al collado, cruzamos la depresión de la Hoya siguiendo un buen sendero arrimado a los pedreros del Torres.

Hacia la peña la CapillaLa Hoya. Enfrente, la collada Valverde con la peña la Capilla a la derecha.

La Hoya es una especie de embudo, abismado sobre los puertos de Braña, y limitado por el Torres, el pico Valverde y la peña la Capilla.

Al otro lado de la Hoya, enfrente del collado que acabamos de dejar, se abre la collada Valverde (1.868 m, 5,2 km), que da vista ya a la majada Torres, y de la que asciende, también hacia el sur, la corta ladera de la peña la Capilla, cumbre que, al menos en el ascenso directo desde la collada, plantea ciertas dificultades, con algún paso expuesto de I+ (1.945 m, 5,4 km).

Peña la CapillaItinerario seguido para ascender a la peña la Capilla desde la collada Valverde.

Peña la CapillaLlegando a la cima de la peña la Capilla.

Desde la peña la Capilla, proseguimos hacia naciente por la cresta de la sierra de Valverde, interrumpida enseguida por un curioso e inofensivo tajo.

Peña la CapillaLa llamativa hendidura de la peña la Capilla.

Una vez en el siguiente collado (1.860 m, 5,7 km), acometemos la breve subida a la cima más oriental de la sierra de Valverde, cima que, al parecer, no tiene nombre, pero que muy bien podría llamarse así, pico Valverde oriental (1.893 m, 5,8 km).

Pico TorresVista del pico Torres desde la cima oriental de la sierra de Valverde.

Bajamos, después, a la majada Torres, donde viene rauda a saludarnos una pandilla de mastines ladradores, seguida por un presuroso y nutrido rebaño de cabras.

Majada TorresMajada Torres.

Ascensión al pico Torres

Tras despedirnos de tan cariñosa compañía, ya solo nos resta desandar el camino de ida para regresar al punto de partida.

Vistas desde el pico Torres

Distancia (ida y vuelta) 8,9 kilómetros
Ascensión acumulada 740 metros

Distancia (ida) 3,5 kilómetros
Ascensión acumulada 580 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al pico Torres
Web
Analytics