Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión al Teide desde Montaña Blanca

El cono volcánico del Teide se alza en el centro de la isla de Tenerife, emergiendo en el borde septentrional del circo de las Cañadas, una gigantesca caldera de hundimiento que el tiempo ha convertido en un espectacular anfiteatro de 17 kilómetros de diámetro.

TeideEl Teide y la localidad de Tegueste.

Luz, colores y texturas se aúnan en el Teide y su entorno para configurar un espacio asombroso, no solo porque se trate de la tercera estructura volcánica más grande del mundo, también por las sensaciones que transmite un paisaje de aspecto tan fascinante como irreal.

TeideEl Teide con Montaña Blanca a la izquierda, y el pico Cabras a la derecha.

Declarado parque nacional en 1954, para acceder al cono terminal del Teide, denominado Pitón o Pan de Azúcar, se precisa autorización.

Tajinaste rojoTajinaste rojo (Echium wildpretii), especie endémica del parque nacional del Teide.

El Teide se encuentra flanqueado por varios volcanes, entre los que destacan el pico Viejo (oeste) y Montaña Blanca (este). La erupción de este último, hace unos 2.000 años, ha sido la última de carácter explosivo en la isla de Tenerife.

TeideEl Teide y el pico Viejo. Delante, Montaña Bilma. Fotografía tomada desde la degollada de Cherfe.

De un pequeño aparcamiento situado en la base de Montaña Blanca (2.350 m), parte una pista, diseñada más para vehículos que para caminantes, que avanza hacia el norte dejando a la derecha Montaña Rajada.

Ascensión al TeideAproximación por la pista de Montaña Blanca.

La pista va buscando la ladera septentrional de Montaña Blanca, por la que asciende describiendo varias revueltas hasta situarse en el collado que la une al Teide (2.720 m, 4,6 km). Una aproximación muy larga que podría acortarse coronando Montaña Blanca por su ladera oriental si no fuera porque las estrictas normas del parque prohíben salirse de la pista. Sin ánimo de criticar unas normas de sobra justificadas en el espacio natural más visitado de España, quizás podría estudiarse la habilitación de un sendero que llegara más directamente hasta este punto, lo que reduciría la caminata casi a la mitad.

Ascensión al TeideRevueltas de la pista en la ladera septentrional de Montaña Blanca, zona en la que se han acumulado numerosos bloques de lava solidificada conocidos como los Huevos del Teide. Al fondo, la Fortaleza.

Desde el collado, una senda bien marcada y perfectamente señalizada, culebreando entre coladas de lava por la enorme ladera oriental del Teide alcanza, tras superar una zona intermedia colonizada por la vegetación, el refugio de Altavista (3.280 m, 7,1 km).

scensión al TeideLlegando al collado entre el Teide y Montaña Blanca.

En el refugio, dotado de agua potable, se suele hacer noche para reanudar la marcha por la mañana temprano, y ver amanecer desde la cima, que aún queda lejos.

Refugio de Altavista

Refugio de AltavistaEl refugio con las Cañadas al fondo, y, a la izquierda, Izaña y las blancas instalaciones del observatorio astronómico del Teide.

A partir de aquí, el ascenso se hace cada vez más penoso al añadirse a la dura pendiente el agravante de la altitud.

Violeta del TeideVioleta del Teide (Viola cheiranthifolia), endemismo del parque nacional que crece por encima de los 2.500 metros de altitud (la fotografía se tomó a 3.300 metros).

Alcanzada la Rambleta (3.535 m, 8,2 km), el sendero vira al sur, y, más sosegadamente, llega a la estación superior del teleférico (3.545 m, 8,7 km). Este tramo se realiza por el borde del cráter donde terminaba la montaña antes de que, hace unos 1.200 años, una nueva erupción emitiera las características coladas negras del Teide, y originara el cono de 150 metros de altura que, rematado por un cráter de apenas 80 metros de diámetro, constituye hoy la cima del volcán (recordemos que el Teide es un estratovolcán, es decir, un volcán formado por sucesivas erupciones cuyos efectos se han ido superponiendo).

Vistas desde el TeideEl cráter de la Rambleta visto desde la cima. Se aprecia, perfectamente marcado, el camino que enlaza el refugio con la estación del teleférico.

Ascensión al Teide desde Montaña BlancaEl cráter de la Rambleta y la cumbre.

Ascensión al TeideLlegando a la estación superior del teleférico.

Como antes se dijo, el acceso al cono cimero se encuentra restringido y, para proseguir, es preciso contar con una autorización que hay que solicitar, por lo general, con mucha antelación.

El tramo final de la subida, perfectamente acondicionado, no debe llamar a engaño, sobre todo si la ruta se ha hecho de una tacada, porque la altitud y el cansancio acumulado pueden jugar una mala pasada.

Ascensión al Teide

Ascensión al Teide

Ascensión al Teide

Ascensión al TeideUna buena senda enlaza la estación del teleférico con la cima.

Ascensión al Teide desde Montaña BlancaVista hacia atrás desde las inmediaciones de la cima.

Entre fumarolas, la cumbre (3.718 m, 9,4 km) ofrece al visitante amplias panorámicas hacia los cuatro puntos cardinales, desde las cercanas Cañadas, a la costa y el resto de las islas del archipiélago.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 18,6 kilómetros
Ascensión acumulada 1.380 metros

Distancia (ida) 9,4 kilómetros
Ascensión acumulada 1.370 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics