Torre de Salinas

La cresta de la Torre de Salinas se extiende de sureste a noroeste a lo largo de kilómetro y medio, entre el collado de Remoña y el collado del hoyo de Liordes. Su tramo oriental, el más largo y conocido, totaliza 1,3 kilómetros; pero, también al oeste de la cumbre, la arista resulta transitable durante unos 170 metros, a lo largo de los cuales desciende suavemente hasta que se corta de golpe sobre el collado del hoyo de Liordes.

Torre de Salinas

En esta ocasión, realizaremos el recorrido integral de la cresta, sin tomar ningún atajo, transitando siempre por el filo, excepto, claro, en su escarpe final, donde, salvo que nos animemos a realizar un imponente rápel, tendremos que efectuar un somero rodeo por el sur para salir al collado del hoyo de Liordes.

Para regresar, contamos con varias opciones: desandar el camino, tirar por las Traviesas (sur) o por el hoyo de Liordes (norte).

La cresta arranca en las proximidades del collado de Remoña, cerca de donde confluye el sedo de Remoña con la canal de Pedabejo (2035 m). Hasta aquí, se llega con facilidad desde el aparcamiento de Valcavao, pasando por el Cabén y subiendo por el sedo (2,8 kilómetros y 290 metros de ascensión acumulada).

Continúa leyendo (contenido exclusivo para suscriptores)

Suscríbete

Web
Analytics