Torre de Ita

En el borde meridional del Cornión, de la muy visitada Torre Bermeja se desgaja hacia naciente un escarpado ramal jalonado de cumbres de aspecto inaccesible y más de dos mil metros de altitud. Destacan entre ellas la Torre Ciega y la Torre de Ita, dos montañas vecinas cuyas cimas no resultan fáciles de alcanzar. Ambas forman parte de la muralla que cierra por el norte los hoyos Llerosos, solitaria depresión que, desde el sur, solo tiene una entrada franca: la canal del Bufón.

Continúa leyendo (contenido exclusivo para suscriptores)

Suscríbete

Web
Analytics