Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión al Susarón por la cresta oriental

De aspecto desafiante, sobre todo cuando se observa desde el sur, lo que más llama la atención del Susarón es el fiero trazado de su larguísima y espectacular cresta oriental, fiero en apariencia porque, en la realidad, resulta fácil, a la vez que muy gratificante, transitar por ella.

Susarón

Hacia el sur, la cresta se derrumba a pico sobre los viejos dominios de Camposolillo; en cambio, por el norte, cae más pacíficamente hacia los bosques y las praderas de Lillo. Por ello, aunque es posible transitar continuamente por su borde, siempre se pueden esquivar sus pasos más expuestos o comprometidos rodeándolos por la vertiente septentrional.

Comenzamos a caminar en el puente sobre el río Silván (1110 m), justo donde este río desemboca en el Porma, a un kilómetro largo de Puebla de Lillo. El Esquinón se llama este lugar en el que las últimas estribaciones del Susarón forman un pronunciado saliente.

Puebla de Lillo

Puebla de Lillo.

Tras recorrer poco más de cien metros por la calzada en dirección a Boñar para rodear el Esquinón por la izquierda, embocamos una plácida canal herbosa formada por una bifurcación de la cresta. Ascendemos por ella hacia la izquierda para subirnos lo antes posible a la arista que tenemos a esa mano.

El Susarón desde la Polinosa

La cresta del Susarón. En la parte inferior izquierda de la imagen se divisan el Esquinón y la canal inicial. Fotografía tomada desde la Polinosa.

La cresta consta de tres partes separadas por las cotas 1679 y 1805.

Susarón

En la primera, la subida se va endureciendo progresivamente, alcanzando, en su tramo final, las mayores dificultades de todo el recorrido, aunque, como ya hemos dicho, estas dificultades se pueden evitar rodeándolas por la derecha.

Susarón
Susarón
Susarón
Susarón
Susarón

Secuencia de imágenes del primer tramo de la cresta.

Desde la cota 1679, hemos de efectuar un ligero descenso y recorrer un trecho casi horizontal antes de retomar una subida, algo más suave que la anterior, que nos deja en la cota 1805.

Susarón

Iniciando el segundo tramo de la cresta. Al fondo, la cima; y, delante de ella, la cota 1805.

Susarón

En la zona casi horizontal del segundo tramo.

Susarón

Finalizando el segundo tramo. A nuestra espalda, la cota 1.679 con Redipollos a la izquierda.

La cota 1805, donde nos encontramos, forma parte de la cabecera de la escarpada canal meridional de la montaña. Enfrente se alza la cima. Nos separan de ella los abruptos farallones de la canal, que imposibilitan el avance en línea recta hacia nuestro objetivo.

Susarón

Detalle de la última parte de la cresta.

Susarón

Las tres cotas citadas en el texto, vistas desde las inmediaciones de la cima.

En esta tercera y última parte de la cresta, es menester tirar hacia la derecha por el borde de la cabecera de la canal (bajando unos metros en un primer momento), para, sin abandonar la divisoria y tras pasar por la cota intermedia 1833, coronar el Susarón (1878 m).

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 5,3 kilómetros
Ascensión acumulada 830 metros

Distancia (ida) 2,7 kilómetros
Ascensión acumulada 800 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al Susarón
Web
Analytics