Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Circuito por las montañas del santuario del Brezo

Villafría de la Peña es un cuidado pueblo de montaña recostado en las estribaciones meridionales de la sierra del Brezo. Pistas forestales, anchos cortafuegos, canteras, algunas aún activas, y olvidadas bocaminas mineras salpican su montuno paisaje. Un paisaje en el que, cicatrices aparte, destaca el Manantial, insólita pradera donde ven la luz las aguas cristalinas del arroyo de Villafría, afluente del Valdavia.

El Manantial

El ManantialNacimiento del arroyo de Villafría en el Manantial.

Cantera en la sierra del BrezoCantera en el piedemonte oriental de la peña Grande...

Cantera en la sierra del Brezo...y en el piedemonte occidental de la peña Robla.

De Villafría sale hacia el norte una muy cómoda carretera (en realidad un viacrucis) que, tras pasar junto a la ermita de San José, se abre paso entre las peñas Robla y Mediana para alcanzar, en 2,5 kilómetros, el santuario de la Virgen del Brezo, corazón espiritual de la montaña palentina.

Carretera al santuario del BrezoLa calzada, orlada de cruces, que lleva al santuario.

El santuario de la Virgen del Brezo desde la peña MedianaEl santuario de la Virgen del Brezo desde la peña Mediana.

El santuario de la Virgen del Brezo

Santuario del Brezo

Rodeado de montañas, el santuario se levanta en un espacioso praderío, allí donde se juntan la desnuda caliza de montaña de las peñas del sur, y las suaves ondulaciones cuarcíticas de la pinariega sierra que cierra sus cielos por el norte.

Del santuario (1.420 m) parte hacia poniente una amplia pista que, bordeando el pinar, va ganando altura lentamente por la falda del cordal presidido por la Rincada.

Hacia Cristo SierraAvanzando por la pista, con la peña Cueto a la izquierda.

El camino gana un primer collado (1.517 m, 0,7 km), y prosigue, con el mismo rumbo, hasta un segundo, la pradera de Cristo Sierra (1.630 m, 2,6 km). A la derecha del collado se encuentra el refugio homónimo. No es de extrañar que, en este entorno de profundos sentimientos religiosos, el refugio cuente con una pequeña capilla. Tampoco resulta sorprendente que, en sus humildes paredes, el hombre moderno no haya tenido recato en dejar buenas muestras de su banal insustancialidad.

Refugio Cristo SierraRefugio de Cristo Sierra.

La sierra del Brezo desde Peña RedondaCristo Sierra y su entorno vistos desde Peña Redonda.

En Cristo Sierra, el camino se divide: siguiendo de frente se llega a Valcobero; tirando por el ramal de la derecha se gana la Cruz de Valsurbio, collado por donde la pista desciende a la abandonada aldea de Valsurbio.

Cruz de ValsurbioCruz de Valsurbio.

En la Cruz de Valsurbio (1.691 m, 3,4 km), dejamos el camino y, girando a la derecha, continuamos por la divisoria del cordal.

El cordal del cueto Palomo desde la peña CuetoEl cordal que vamos a recorrer. Fotografía tomada desde la peña Cueto.

Coronamos el inmediato alto de Valsurbio (1.754 m, 4,1 km), por cuya pedregosa ladera oriental bajamos a la suave collada que lo separa de la cota 1.736. Por el brezal de esta cota (sin entrar en el pinar), alcanzamos un nuevo collado (1.692 m, 4,6 km). Por aquí pasa una pista forestal que viene de la Cruz de Valsurbio, lo que significa que, si así se desea, tirando antes por ella se pueden esquivar las dos primeras cimas del cordal.

Cordal del cueto PalomoEl cordal visto desde el alto de Valsurbio.

Cordal del cueto PalomoVista hacia atrás de las dos primeras cotas del cordal.

Prosiguiendo por la divisoria, un marcado cortafuegos nos lleva al hombro del pico de doña María (1.725 m, 4,8 km), cuya cumbre (1.781 m, 5,3 km) se gana caminando por el brezal; cruzando, después, una somera mancha de pinos; y remontando, finalmente, un canchal de cuarcitas.

Tras un breve descenso, hacemos pie en el cortafuegos que trepa por la ladera de la Rincada.

Cordal del cueto PalomoLa Rincada desde el pico de doña María.

Desde esta cumbre (1.842 m, 5,9 km), que es vértice geodésico, vemos lo que nos falta para llegar al cueto Palomo.

Cordal del cueto PalomoCueto Palomo desde la Rincada.

Siempre por el erosionado cortafuegos que corre por la divisoria, nos dejamos caer al collado siguiente (1.755 m, 6,8 km), y, acto seguido, repechamos la loma que, por el Reguilón (1.825 m, 7,5 km) y el Viejo (1.857 m, 7,8 km), conduce al cueto Palomo (1.866 m, 8,7 km), cumbre provista de caseta y antena, modesta donde las haya, pero de generosas vistas hacia el Espigüete, el Curavacas y Peña Redonda.

Cueto PalomoCueto Palomo.

Vistas desde Peña RedondaEl cueto Palomo y su entorno vistos desde Peña Redonda.

Vistas desde el cueto Palomo

Para descender, volvemos hasta el Reguilón (1.825 m, 9,8 km). De aquí parten hacia el sur dos cortafuegos. Nos descolgamos por el primero pese a ser el otro el que enfila más directamente hacia el santuario. Sin embargo, el primero resulta menos abrupto, y, para lo que pretendemos (subir a las peñas que tenemos enfrente), más eficiente.

Cueto Palomo desde la peña GrandeEl cordal que acabamos de recorrer visto desde la peña Grande.

El cortafuegos desemboca en el magnífico camino de la Virgen del Brezo (1.575 m, 10,7 km), por el que proseguimos descendiendo suavemente hasta el collado de entrada al valle del santuario (1.547 m, 11,3 km).

Giramos ahora a la izquierda (sur) para, campo a través, cruzar el pinar y, por una despejada pendiente caliza, ganar el collado entre las peñas Grande y Mediana (1.615 m, 11,7 km).

Las peñas Grande y Mediana desde RincadaLas peñas Grande y Mediana desde Rincada.

Ascendemos a la peña Grande (1.709 m, 12,1 km) y a la Mediana (1.638 m, 13 km). Erigida en el extremo occidental de esta última (conocida también como peña de la Cruz) una solitaria cruz, adornada con las flores humildes de la fe o la súplica, recorta su simbolismo en los cielos de la montaña.

Peña de la Cruz

Ya solo nos queda bajar al santuario por una senda dibujada en la vertiente norte de la peña.

Distancia total 14,9 kilómetros
Ascensión acumulada 880 metros


Mapa de la ruta Track
Web
Analytics