Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Torre de Salinas. Ruta directa por las Traviesas

Este itinerario tiene la ventaja de ser el primero que, en primavera, permite coronar la Torre de Salinas sin necesidad de pisar nieve.

Torre de Salinas

Se trata de una ruta que asciende directamente a la cresta de Salinas desde la Sopeña de Cifuentes, cruzando las tres formaciones que conforman la ladera meridional de la montaña: el zócalo rocoso inferior (caliza de montaña), las Traviesas (miembro inferior de la formación Picos de Europa) y el crestón cimero (miembro superior de la formación Picos de Europa).

torre de salinas

El itinerario desde la Sopeña de Cifuentes a la cresta.

Aunque las dificultades técnicas no son excesivas, la ausencia de señalización y el terreno por el que discurre, muy pendiente y abrupto, hacen que la ruta solo resulte aconsejable para personas experimentadas.

torre de salinas

Las tres agujas vistas desde la fuente de las Joyas de Pedejo.

La mejor referencia para localizar la vía la constituyen las tres pequeñas agujas que se yerguen por encima de la loma que, desde el Cabén, se dirige a las paredes.

En Portilla de la Reina cogemos la desviación a Picos. Dejamos atrás el puerto de Pandetrave, y continuamos carretera abajo hasta la pronunciada curva del kilómetro 14, donde aparcamos el coche. Cañabedo se llama este lugar situado a tres kilómetros de Santa Marina y 1370 metros de altitud.

De la calzada sale hacia el este la senda de Remoña. Tras vadear el arroyo Piedras Negras, ascender unos cien metros por verdes praderas y cruzar un minúsculo regato, el sendero se mete en el hayedo, donde dibuja un amplio torno para salir a la zona desarbolada de las Bellugas (1580 m, 0,9 km). Luego, el camino da con la fuente el Caín (1670 m, 1,4 km), donde dobla al noreste y suaviza su pendiente. Ochocientos metros más allá se encuentra el Cabén de Remoña (1779 m, 2,2 km).

En el Cabén abandonamos la comodidad de los caminos, y tiramos monte arriba por la loma que se encamina a los resaltes de la Torre de Salinas

torre de Salinas

La Torre de Salinas constituye una de las manifestaciones más espectaculares del cabalgamiento basal de Picos. La ruta descrita asciende de una forma bastante directa hasta la cresta de la montaña desde la herbosa Sopeña de Cifuentes (Región del Pisuerga-Carrión), atravesando las tres fajas que constituyen la ladera meridional de Salinas.

Por la loma, colonizada por el escobal, se sube bien, pese a que la pendiente se va haciendo cada vez más dura.

torre de salinas

Mientras subimos por la loma, observamos sobre nuestras cabezas las tres agujas que nos sirven de referencia.

Cuando alcanzamos las paredes, el altímetro marca 1960 metros (2,8 km).

torre de salinas

Al pie de los resaltes, en el rodeo hacia el este. El mejor terreno para ascender se encuentra detrás del bloque señalado en la foto.

Para rodear los primeros resaltes, tiramos hacia la derecha (este) hasta dar con un terreno practicable por el que ascendemos (II-).

Torre de Salinas

Iniciando el ascenso de la franja rocosa inferior. Nos dirigimos hacia la aguja visible más arriba. A la izquierda, el bloque que acabamos de rodear.

Al llegar a la altura de la base de las tres agujas, nos dirigimos hacia ellas (oeste), para pasar entre las agujas y la pared. Aquí suele acumularse la nieve, lo que puede llegar a suponer un problema.

torre de salinas

Llegando a la primera aguja.

Torre de salinas

En la travesía entre las agujas y la pared.

Luego, hacemos pie en una canal por la que reanudamos el ascenso.

Torre de Salinas

Remontando el corto tramo de la canal.

La canal termina un poco más arriba en una especie de circo, cuyo punto más débil se encuentra en el lateral derecho. Trepamos por allí (II-) y salimos a una zona más herbosa, de fuerte pendiente, que nos lleva a las Traviesas (2100 m, 3,1 km).

torre de salinas

Superando el muro derecho del circo en el que concluye la canal.

Una vez en las Traviesas, subimos por la faja herbosa hacia el crestón de Salinas. A unos 2180 metros (3,3 km), en el borde superior de las Traviesas, viramos al noroeste (izquierda) para continuar ascendiendo, ahora en diagonal, al pie de los resaltes.

traviesas de salinas

Avanzando por el límite superior de las Traviesas, con la única compañía de chovas y buitres.

Se trata de ganar la arista, y, para ello, hemos de encontrar algún punto débil en la muralla que tenemos a la derecha. Lo localizamos unos cien metros más allá, en un lugar donde la caliza se torna menos compacta (2210 m, 3,4 km).

torre de salinas
torre de salinas

Primer tramo de la subida a la cresta desde las Traviesas.

Tras una breve trepada (II), alcanzamos una corta pendiente de hierba, superada la cual doblamos a la derecha (este). Concluida esta corta travesía, nos aguarda una canal con mucha piedra suelta y roca algo dudosa en algún punto. Trepamos por ella (II+) para salir a la cresta (2260 m, 3,5 km).

torre de salinas

La canal que da acceso a la cresta.

torre de salinas

Llegando a la cresta.

Aquí enlazamos con la vía de la arista sureste (cresta oriental), justo después del paso del destrepe.

Para mayor claridad, repetimos aquí la descripción del tramo que falta para llegar a la cumbre.

Ganada la arista, la progresión se convierte en una entretenida trepada carente de notables complicaciones.

Torre de Salinas

En la cresta oriental.

Una pequeña llambria es el obstáculo más notable antes de salir a un minúsculo y acogedor rellano herboso (2300 m), lugar ideal para tomarse un respiro.

Unos metros más arriba, se alcanza la parte alta de una estrecha canal (2325 m) de la que se sale por la derecha, tramo vertical pero con buenos agarres.

Torre de Salinas

En el tramo vertical.

A partir de aquí terminan los problemas, la arista se tumba y desemboca en el collado (2400 m) que antecede al torreón final.

Torre de Salinas

Llegando al collado situado a 2400 metros de altitud.

Únicamente resta ya efectuar una corta trepada y realizar un largo cresteo casi horizontal, carente de complicaciones.

Torre de Salinas

Destrepando el canalizo previo a la cumbre.

Sólo hay que salvar una brecha, bajando por un canalizo terroso, para a continuación rodear el muro de enfrente por la izquierda. Se alcanza así la cima de la Torre de Salinas (2447 m, 4 km).

Para descender, desandamos el camino hasta las Traviesas (2210 m, 4,6 km), y continuamos por ellas hacia el sedo de Remoña (2035 m, 5,3 km), por donde bajamos a la fuente de las Joyas de Pedejo (1800 m, 6 km) y el Cabén (1779 m, 6,5 km) (véase la ruta a la Torre de Salinas por las Traviesas).

Vistas desde la cima

Distancia (total) 8,7 kilómetros
Ascensión acumulada 1100 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a la Torre de Salinas
Web
Analytics