Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El pico San Carlos o del Sagrado Corazón por las canales de los Tornos y la Jonfría (ascensión opcional al Castillín y la Morra Jonfría)

El pico San Carlos se eleva entre el collado homónimo y la Junciana, en la esquina sureste de la vega del Hoyo Oscuro, cerrando por el norte la muy escondida y solitaria canal de la Jonfría.

Se trata de una montaña frecuentada, famosa por la romería que, el primer domingo de agosto de los años acabados en cero y en cinco, celebran en su cima las gentes de la montaña. Cima en la que, en el año 1900, se colocó una imagen del Sagrado Corazón, motivo por el que también se la conoce con este nombre.

El pico San Carlos desde la sierra de la ViornaLa canal de los Tornos, el puerto de Edes y el pico San Carlos vistos desde la sierra de la Viorna.

Pico San Carlos desde la Sierra de la ViornaDetalle del pico San Carlos. Delante de él, la Morra Jonfría.

El itinerario que se describe a continuación no es, desde luego, el más sencillo para coronarla. La ruta, larga y dura, salva un gran desnivel por terreno arduo y complejo, cuyo máximo exponente se halla en la propia canal de la Jonfría, donde el tiempo y la soledad han borrado casi cualquier vestigio de las antiguas sendas.

El pico San Carlos desde el pico JanoVista del pico San Carlos desde el pico Jano.

La contrapartida a esta sobredosis de esfuerzo no es otra que el conocimiento de lugares de gran interés o belleza, como el puerto de Edes, las minas de Viaje o el prao Jonfría.

Si prefiere subir al pico San Carlos desde la Liébana por un itinerario más sencillo, siga la ruta al Samelar desde Colio, y, desde el collado San Carlos, diríjase a la cumbre por la pacífica ladera septentrional de la montaña.

Repechamos las empinadas calles de Lon (510 m) por la izquierda (oeste) del pueblo, y, sin cruzar el río Burón, tiramos por la pista que asciende decididamente por la vertiente izquierda del arroyo.

El pico San Carlos desde LonVista desde Lon del puerto de Edes y su entorno.

Proseguimos por el camino principal, rumbo al noroeste, inmersos en un espléndido robledal.

Andados algo menos de dos kilómetros, la pista se bifurca (780 m, 1,8 km). Continuamos por el ramal de la derecha, cuyo trazado, describiendo varias revueltas, va enfilando al norte, y, tras unirse a otro que también viene de Lon (870 m, 2,4 km), alcanza un abrevadero y el extraño invernal de Andalubia (930 m, 2,7 km).

Poco después, al salir del bosque, vemos, enfrente y casi a mano, la canal de los Tornos, intransitable en su parte inferior por más que el optimista mapa del IGN dibuje por allí una senda.

El sendero asciende por la derecha de la canal, describiendo varios zigzags en la cuesta de los Rasos de Lon. Luego, salvado su tramo más comprometido, se dirige a la vaguada por encima del cotero la Teja (1.160 m, 3,6 km).

Canal de los TornosVista hacia Lon desde el cotero la Teja.

Canal de los TornosTransitando por encima del cotero la Teja, a punto de entrar en la canal de los Tornos. Enfrente, los picos de los Pandillos.

Una vez en la canal propiamente dicha, la senda la remonta dibujando amplios tornos, y sale de ella por la izquierda (oeste) al vergel del puerto de Edes, a la altura de los picos de los Pandillos (1.410 m, 4,8 km).

Canal de los TornosLa canal de los Tornos. En el horizonte, los picos de Sebey.

El puerto de EdesLlegando al puerto de Edes.

Edes es una especie de enorme concha verde colgada de las peñas de Sebey por encima de la canal de los Tornos, un último remanso de paz, fresco y tentador. No nos importaría permanecer horas en él, si no fuera porque, solo unos pasos más allá, se yerguen las formas imposibles del mundo que hemos venido buscar.

El puerto de EdesEdes y la Silla de Caballo.

El puerto de EdesVista de Edes hacia el este. Fotografía tomada desde los picos de los Pandillos.

De Edes parte hacia el noroeste el camino de las Buscas. Su destino son las cercanas minas de Viaje, sitas en la entrada de la canal de la Jonfría.

El camino de las BuscasEl camino de las Buscas.

La Junciana desde el camino de las BuscasVista, desde el camino de las Buscas, de la Junciana...

La Silla de Caballo desde el camino de las Buscas... y la Silla de Caballo y su contrafuerte meridional.

Desde Lon hasta las minas, los caminos han facilitado enormemente nuestro avance. De hecho, aunque cueste creerlo, por el trayecto que hemos seguido, subían y bajaban carros que transportaban el mineral extraído. Pero así son estas montañas, un retazo del caos en el que todo cuesta: andar, creer, pensar...

A partir de aquí, sin embargo, solo encontraremos algún tenue esbozo de sendero.

Minas de ViajeMinas de Viaje.

Sin cruzar la vaguada de la canal (1.600 m, 5,8 km), comenzamos a remontar el herboso y muy inclinado lateral derecho (en el sentido de subida) de la Jonfría. A nuestra izquierda quedan los oscuros agujeros donde los mineros hurgaban en las entrañas de la peña en busca del preciado mineral. Incluso agobiados por la recia subida, no podemos dejar de asombrarnos por la inverosímil tenacidad de las vidas pasadas.

Canal de la JonfríaPrimeros metros de la canal.

Agarrando, de vez en cuando, los matojos de hierba para guardar el equilibrio, proseguimos nuestro penoso ascenso. Giramos a la derecha, dejándonos guiar por la franja herbosa (1.710 m, 6 km); y, de repente, la fatigosa cuesta se transforma en un hombro, suave y descansado, donde mana el manantial de aguas heladas que da nombre a la canal (Jonfría, es decir, Fuente Fría) y al prado donde nos encontramos (1.780 m, 6,2 km).

Casi hay que frotarse los ojos para creer en la realidad de este idílico lugar.

Canal de la JonfríaPrao Jonfría y parte superior de la canal. El montañero se encuentra junto al manantial.

Ascensión a la Morra Jonfría desde el prao Jonfría

La breve sillada da paso al tramo superior de la canal: un tremendo pedriscal que negociamos por su borde derecho, arrimándonos a la ladera de la Morra Jonfría, donde el terreno es algo más estable.

Canal de la JonfríaEn la segunda parte de la canal. Al fondo, el prao Jonfría.

La canal se extingue en el collado de la Jonfría (1.982 m, 6,8 km), diminuta horcada que da vista a la canal de San Carlos y el Samelar.

Collado de la JonfríaCollado de la Jonfría.

A nuestra izquierda, muy cerca pero defendido por paredones imposibles, se yergue el pico San Carlos.

Para coronarlo, no queda otra que efectuar una larga travesía hacia el collado San Carlos, travesía que nos obliga incluso a perder algo de altura para esquivar un espolón que baja de la divisoria (1.960 m, 7,1 km).

Collado de la Jonfría desde el CastillínVista, desde el Castillín, del collado de la Jonfría y el itinerario de aproximación al collado San Carlos.

El Pico del Sagrado Corazón desde el SamelarEn esta imagen, tomada desde el Samelar, se aprecia el recorrido que hay que realizar para alcanzar la ladera norte del pico San Carlos desde el collado de la Jonfría, salvando por debajo el espolón rocoso que baja de la línea de cumbres.

Ascensión al pico San CarlosEntre los collados de la Jonfría y San Carlos; al fondo, el Castillín.

Antes de llegar al collado, en otra zona salpicada de bocaminas (las minas San Carlos) salimos a la ladera septentrional de la montaña (2.090 m, 7,6 km), por la que, con tranquilidad, ganamos la cima (2.212 m, 8,1 km).

En el regreso, aprovechamos su cercanía para ascender al Castillín desde el collado de la Jonfría (2.064 m, 9,7 km).

El Castillín desde el pico San CarlosLa sencilla ruta de ascensión al Castillín desde el collado de la Jonfría. Fotografía tomada desde el pico San Carlos.

El Castillín (conocido también como Sierro Castillín) limita por el este, junto con la Morra Jonfría, la canal de la Jonfría. Se trata, además, del punto más alto del cordal que enmarca la canal de San Carlos por el sur, y tiene en los picos la Torca y el Roblo sus otras dos cimas destacadas.


Distancia (ida y vuelta) 17,1 kilómetros
Ascensión acumulada 1.855 metros

Distancia (ida) 8,1 kilómetros
Ascensión acumulada 1.755 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics