Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Pico de las Agudinas, pico del Acero y pico Paña desde Colio

En el borde oriental de Ándara, al este del Alto de las Verdianas, el dos mil más oriental de Picos, se alzan, sobre el terrible caos rocoso del Canchorral de Hormas, el pico de las Agudinas y el pico del Acero. Más al este aún, al sur de los verdes pastizales del puerto de Quión, se yergue, directamente sobre las praderías de Colio, la vertical pared del pico Paña.

El Samelar desde AgeroLas tres montañas y su entorno. Fotografía tomada desde el cueto de la Jontaniella.

En esta especie de antesala de la esencia de Picos que es el espacio dominado por las tres montañas, los duros escarpes del cabalgamiento basal de los Picos de Europa, conviven con extensos puertos, cuyo suave verdor sostiene aún una notable cabaña ganadera.

ColioVista de Colio desde el pico Paña.

Con el pico Paña y el pico del Acero bien visibles sobre los tejados de Colio (560 m), salgo de la aldea por la pista de cemento que, sin tomarse respiro alguno, alcanza los invernales de la Pasaje (820 m, 1,7 km): unas cuantas casetas bien conservadas y una fuente, hoy seca, al pie de los paredones del pico Paña y el pico de la Mora.

Invernales de la PasajeInvernales de la Pasaje.

Pico de la PañaPico Paña.

En los invernales, la tierra sustituye al cemento, y la pista, con un trazado más suave, alcanza el hombro previo al collado los Pandos, donde se divide (860 m, 2,1 km).

Prosigo por el menos marcado ramal de la izquierda, que enfila decididamente al norte, rumbo a los Riscos, paso erizado de agujas visible desde donde me encuentro.

Los RiscosLos Riscos y la pista que se dirige hacia ellos.

La pista termina al lado de la fuente Culudre (920 m, 2,6 km). A mi izquierda se eleva la abrupta canal de Colio, que puede que sea un atajo hacia mis objetivos, pero que prefiero no tantear.

Fuente CuludreFuente Culudre.

Continúo, en cambio, por el buen sendero que, manteniendo el rumbo de la pista, se dirige a la pronunciada cuesta de los Riscos, por donde la senda serpentea y gana fácilmente la divisoria (1.090 m, 3,3 km).

Los RiscosParte superior de los Riscos. Fotografía tomada desde la ladera del pico Paña.

Aquí, con el pico del Acero en el horizonte, el camino dobla a poniente, y, poco después, al alcanzar las primeras estribaciones de la loma intermedia de los Castros, se divide (1.130 m, 3,7 km).

Pico del AceroEl pico del Acero desde la salida de los Riscos.

Tirando a la derecha, se llega, en el puerto de Quión, al collado que unos llaman de la Llosa, y otros de las Caecinas; y, haciendo lo propio por la izquierda, se alcanza la vega de Paña. Como cualquiera de los dos itinerarios sirve para coronar el pico del Acero, pero hay que elegir uno, opto por encaminarme hacia la vega de Paña.

El Pico del Acero desde Ciruenzo MayorVista desde Ciruenzo Mayor del pico del Acero, el pico Paña y su vega.

El puerto de Quión desde el Pico del AceroEl itinerario de ascenso visto desde el pico del Acero.

Asciendo por los pastizales encerrados entre el pico Paña y los Castros hasta que el terreno empieza a llanear (1.225 m, 4,2 km). Mirando entonces a la derecha, diviso un trocha trazada en la cuesta de la Vega, la dura ladera meridional de los Castros. Siguiéndola, gano el collado abierto entre esta cima y el pico del Acero (1.542 m, 5,3 km), de cuya cima (1.675 m, 5,7 km) ya solo me separa su sencilla ladera noreste.

El Pico del Acero desde el Pico PañaLa subida al pico del Acero vista desde el pico Paña.

Desciendo del pico del Acero hacia el prao los Treños (1.604 m, 6 km), el collado que lo une al pico de las Agudinas, y comienzo a subir, bordeando el Canchorral de Hormas, por la ladera de esta montaña.

El Canchorral de HormasEl Canchorral de Hormas desde el pico del Acero.

El Canchorral de Hormas es una enorme depresión semicircular fruto de los desprendimientos provocados por el deslizamiento del suelo en el extremo oriental de la ladera sur del pico de las Agudinas. El deslizamiento, plenamente activo todavía, ha dado lugar al agrietamiento de las calizas, la acumulación de grandes bloques y la formación de un espectacular escarpe. La movilidad continua de los materiales es la razón de que el Canchorral sea conocido también como los Diablillos de Colio.

El Samelar desde el Cueto FontanillaEl pico de las Agudinas y su entorno desde el cueto de la Jontaniella.

La aproximación al pico de las Agudinas puede realizarse por cualquiera de las dos vertientes de la larga cresta que la montaña proyecta hacia el noreste. En esta ocasión, alcanzo la cima (1.869 m 7,2 km) por el norte, esto es por la canal del Valle, y el regreso al prao los Treños lo hago a plena cresta asomándome de vez en cuando al precipicio del Canchorral.

Pico de las Agudinas y Alto de las Verdianas desde Ciruenzo MayorEl pico de las Agudinas y el pico del Acero desde Ciruenzo Mayor.

Luego, faldeando la ladera septentrional del pico del Acero, regreso al collado que lo separa de los Castros, y, para mejor contemplar el recorrido que acabo de efectuar, me llego hasta la muy cercana cima de esta montaña (1.559 m, 9 km).

En la cima de los CastrosEn la cima de los Castros.

A continuación, siguiendo el itinerario de subida, vuelvo a la vega de Paña (1.225 m, 10,2 km), desde donde corono el pico Paña (1.356 m, 10,6 km), cuya ladera septentrional, dura pero andadera, poco tiene que ver con los verticales resaltes de su cara sur.

Pico Paña desde Ciruenzo MayorEl pico Paña es una escama cabalgante cuyo frente ha generado un escarpe vertical sobre la región de Pisuerga-Carrión. Su dorso, una ladera más suave, es un ejemplo de lo que los geólogos denominan rampa monoclinal.

Pico PañaCima del pico Paña.

Con la niebla, amenazante toda la jornada, avanzando desde el puerto de las Brañas, desciendo de la cima pegado a la divisoria para enlazar de nuevo con el camino de ida muy cerca del paso de los Riscos.

Vistas desde la cima del Pico del Acero

Distancia (ida y vuelta) 14,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.560 metros


Mapa de la ruta Track
Web
Analytics