Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Peñalara

En La Pradera de Navalhorno, Casa Hilaria ha puesto muchas veces punto final a nuestras excursiones.

Peñalara

Casa Hilaria

Casa Hilaria nos ha acogido siempre con el calor que nos negaba la inhóspita y hosca Peñalara invernal.

Pensar en sus generosos pinchos de tortilla era lo que nos animaba a seguir cuando el frío helador del invierno peñalaro (nunca hemos pasado más frío que en Peñalara) entumecía las manos y amenazaba con hacer lo mismo con la voluntad.

Cabra montés

Cabra montés cerca de la cima de Peñalara.

Hoy, aunque muy avanzado ya el mes de octubre, el día pinta risueño. Aparcamos el coche delante de Casa Hilaria (1200 m) y empezamos a caminar.

Tiramos por la primera calle a la izquierda (calle Sexta) hasta su final, donde enlazamos con una pista asfaltada.

Peñalara

Peñalara y el Centro Nacional de Educación Ambiental.

Seguimos hacia la derecha hasta dar con el Centro Nacional de Educación Ambiental. Aquí cogemos la pista de tierra de la derecha y nos internamos en el bosque, un robledal que enseguida da paso al pinar.

Tras aprovisionarnos de agua en la fuente del Ratón (1360 m, 2,6 km) damos con otra pista asfaltada, siguiéndola hacia la derecha, nos topamos enseguida con la fuente de la Cruz de Abastas (1415 m, 3,5 km).

Fuente del Ratón

La fuente del Ratón.

Unos metros más allá, abandonamos el asfalto y, por un buen camino, seguimos monte arriba. Es este un interesante atajo, que, tras superar sus buenos repechos, nos deja otra vez en la pista (1690 m, 4,9 km), después de haber ganado 280 metros.

Valsaín

El dulce paseo nos hace olvidar lo cerca que está la transformación del bosque.

En la pista (que a estas alturas ya ha perdido buena parte de su asfalto) continuamos llaneando hacia la izquierda.

Peñalara

Un somero descanso al reencontrarnos con la pista a 1700 metros de altitud.

Doscientos metros más allá, inmediatamente después de un puente sobre uno de los afluentes del arroyo Peñalara (1700 m, 5,1 km), la abandonamos para retomar la subida por un sendero.

Cruzamos dos escuálidos regatos y seguimos subiendo por terreno impreciso para vadear un tercero de similar caudal. Aquí nos topamos con una senda que viene de una pista cercana. La seguimos y encontramos un arroyo más nutrido.

Ninguno de los cuatro regatos figura en el mapa del IGN. Omisión que para los tres primeros es comprensible, no así para el último, que es una de las dos corrientes (de parecida enjundia) que forman el arroyo Peñalara. Vadeamos el arroyo y, ahora ya sin camino, seguimos subiendo sin separarnos mucho de su cauce.

Chozo Aranguez
Chozo Aranguez

Estas imágenes del chozo Aranguez afortunadamente no son de hoy.

El curso de agua nos saca del bosque y nos pone en el rellano del chozo Aranguez (1890 m, 6,3 km), al pie de la cuesta (cuestón, más bien) que sube a la cumbre de Peñalara.

Peñalara

Hoy, sin el manto de nieve, Peñalara luce menos majestuosa que cuando tomamos esta fotografía.

Mirada desde Aranguez, la ladera de Peñalara exhibe varios surcos que la recorren de arriba a abajo. Uno arranca casi en la vertical del chozo, y otro un poco a su izquierda. Desconozco si tienen nombre. Yo los llamo surco central derecho y surco central izquierdo, respectivamente. Relacionado con el primer surco, he oído a los lugareños el topónimo de "la Corbata", pero creo que se refiere solo al pedrero y las rocas de su parte final.

Peñalara

Itinerarios seguidos para ascender (amarillo) y descender (naranja) por la ladera noroeste de Peñalara.

Peñalara
Peñalara
Peñalara
Peñalara
Peñalara

Mientras ascendemos bajo un amable sol de octubre, nos vienen a la cabeza jornadas menos alegres.

Ascendemos por el surco central derecho. La dura subida nos deposita en un gran pedrero asentado en la parte alta de la ladera. Las rocas son grandes y están estabilizadas (no todas, claro), por lo que se progresa bien.

Mujer Muerta

La Mujer Muerta desde la ladera noroeste de Peñalara.

Cuando salimos del canchal, la pendiente se dulcifica y rápidamente aparece la cima (2428 m, 7,9 km), muy concurrida casi siempre (pero no siempre).

Peñalara

La soledad de la cima en lo más duro del invierno peñalaro.

Descendemos por el surco central izquierdo, y volvemos a La Pradera de Navalhorno dando un rodeo para, disfrutando del sosiego del pinar de Valsaín, visitar la cascada de la Chorranca y la cueva del Monje.

Vistas desde la cima

Distancia (total) 17,8 kilómetros
Ascensión acumulada 1230 metros

Mapa de la ruta Track Wikiloc
Índice de ascensiones a Peñalara
Web
Analytics