Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión a Peña Ventosa desde Lebeña

A poniente de la sierra de Peña Sagra, marcando el inicio, por el sur, del desfiladero de la Hermida, se yergue, entre Lebeña y el valle de Bedoya, el alargado murallón de Peña Ventosa.

Peña Ventosa desde la Sierra de la ViornaVista de Peña Ventosa desde la sierra de la Viorna.

Peña Ventosa desde el puerto de CabañesPeña Ventosa desde el puerto de Cabañes.

Frente a ella, al otro lado del Deva, sobre las bucólicas praderías del valle de Cillórigo, se alzan las cumbres de Ándara, protagonistas del privilegiado panorama que se avizora desde la cima, un panorama en el que también desempeña un papel destacado el despliegue de las más altas cotas de la cordillera Cantábrica, desde Peña Labra al Coriscao.

Desde Lebeña, la larga ascensión a Peña Ventosa exige recorrer toda la cresta oriental de la montaña, fácil pero ardua y salpicada de alguna breve trepada. En el mapa, el itinerario de ascenso se ha dibujado en rojo; y el de descenso, en azul.

Comienzo a caminar en el aparcamiento situado junto a la iglesia de Santa María (200 m), subo hasta las últimas casas de Lebeña y, tras cruzar el río, tiro por la pista que sale a la derecha (260 m, 0,6 km).

Lebeña

LebeñaLebeña y su iglesia.

Medio kilómetro más adelante (350 m, 1,2 km), tomo un atajo a la izquierda que me devuelve enseguida a la pista principal.

Flanqueado por el encinar, sigo ascendiendo por el camino más marcado y, cuando este se divide, justo debajo de los invernales de Lebeña (480 m, 2 km), prosigo hacia ellos por el ramal de la izquierda. Por el otro ramal, el que sigue de frente, regresaré.

Invernales de LebeñaInvernales de Lebeña y Peña Ventosa.

Invernales de LebeñaEl Coriscao y los invernales de Lebeña.

Invernales de LebeñaSobre los invernales de Lebeña se yergue la doble cima del pico del Valle.

Desde la parte alta de los invernales (550 m, 2,4 km), una pista minera recorre, en suave ascenso y a bastante altura, toda la vertiente septentrional del arroyo de los Casares y Lamasón.

LebeñaVista de Lebeña y su entorno desde la pista.

Las encinas van dando paso a los robles a medida que me acerco a las blancas paredes del cueto de San Pedro, en cuya base hoy brota con fuerza el agua (800 m, 4,1 km).

Cueto de San Pedro

Cueto de San PedroEl cueto de San Pedro (visto desde el otro lado del valle) y su surgencia.

Luego, el camino se retuerce para superar el pronunciado recuesto que pone fin al tramo más abierto del valle.

Nada más vadear el arroyo, dejo la pista, muy deteriorada ya a estas alturas, y continúo por el sendero de la izquierda, trazado junto al cauce seco del regato (970 m, 5 km).

Inmerso ya en el hayedo, traspongo una alambrada, y el camino, convertido casi en pista, se ensancha de nuevo (1.070 m, 5,4 km). Aquí puede tomarse un atajo hacia la cumbre, solo hay que girar a la derecha y subir directamente por el hayedo. Este atajo, por el que luego bajaré, presenta el nada despreciable inconveniente de los muchos tojos que medran en la ladera una vez superado el límite del bosque.

De momento, dejando de lado el atajo y continuando por el camino, no tardo en salir a las magníficas praderías donde nace el arroyo.

Peña VentosaDulces praderas en la cabecera del arroyo de los Casares y Lamasón.

En el tranquilo paseo por ellas, la primera vaguada que encuentro a mi derecha me lleva al muy verde y acogedor collado Taruey (1.264 m, 6,9 km).

Collado TarueyEn la subida al collado Taruey, me encuentro un par de fuentes secas.

Collado TarueyEl collado Taruey y su charca. A la derecha asoma, por detrás del Tumbo, el puntiagudo pico Paraes.

Por camino bien marcado, prosigo hacia el cercano y más alto collado que se abre entre las dos peñas del Molín de los Moros (las que tengo enfrente cuando miro hacia el noroeste) (1.332 m, 7,4 km). Aquí puede decirse que comienza la cresta oriental de Peña Ventosa: un atrevido espinazo calizo de aproximadamente kilómetro y medio.

Peña VentosaLa cresta oriental de Peña Ventosa y sus cuatro puntos más singulares: abandono de la divisoria (1), brechas (2 y 3) y canal (4).

Avanzo a plena cresta mientras esta mantiene su orientación noroeste. Bajo a un amplio collado (cota 1.298), y, antes de alcanzar la cota 1.334 (donde la cresta vira a poniente), abandono la divisoria (punto 1 en la foto) para progresar por la vertiente meridional de la montaña. El mejor itinerario se encuentra bien señalizado con hitos.

Peña Ventosa

Peña VentosaAcercamiento a las brechas.

Por terreno agreste, pero entretenido y bastante descansado al ser casi horizontal, me voy acercando a los resaltes que rompen la monotonía de la ladera en la vertical de la cima. En ellos, dos someras brechas (2 y 3) dan paso a la canal que desemboca en la cumbre de la peña.

Ha llegado el momento de usar las manos, sobre todo en las rocas rojizas del arranque de la segunda brecha (corto paso de I+/II-).

Peña VentosaSegunda brecha.

Superado el paso, hago pie en una pedregosa canal presidida por una gran oquedad (1.340 m, 9 km).

Peña Ventosa

A la izquierda del agujero, otra canal, mas estrecha y de roca más compacta (4), me deja en la cima de Peña Ventosa (1.437 m, 9,2 km).

Para regresar, desando el camino hasta el collado de la cresta (cota 1.298), desde donde me descuelgo directamente al cauce del arroyo. Como antes se insinuó, las personas razonables, esas que tienen una lógica aversión a los tojos, quizás no debieran tomar este atajo.

Sigo por el sendero de subida hasta entroncar con la pista minera, y desde aquí continúo bajando por la vertiente meridional del valle, es decir, por la vertiente opuesta a la de subida.

Peña VentosaItinerario seguido para descender.

El terreno lo forman una sucesión de hombros herbosos, en los que, mejor o peor conservadas, se mantienen las trazas de la antigua senda. No hay que tratar de bajar directamente al fondo del valle hasta haber cruzado dos evidentes canales.

Una vez cerca de la vaguada, me encuentro con la misma pista que abandoné a la ida para subir a los invernales de Lebeña.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 16,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.380 metros

Distancia (ida) 9,2 kilómetros
Ascensión acumulada 1.330 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics