Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión a Peña Olvidada

El único punto débil de la cara oeste de Peña Olvidada es una escondida canal que arranca de la parte superior del pedrero que cae hacia la Vueltona. En la distancia, debido a su orientación y al lugar en el que se encuentra, la canal permanece oculta, mimetizada con su entorno o disfrazada de simple fisura; y únicamente se muestra como tal al llegar a su base.

Peña Olvidada

Forman la canal tres pinas chimeneas separadas por someras terracillas rebosantes de rocalla. La más difícil es la segunda, cuyo grado (IV) hace que la debilidad de este acceso a la cumbre de Peña Olvidada sea relativa.

Las tres están dotadas de instalaciones de rápel con sus correspondientes argollas. Se trata de rápeles cortos, ninguno de los cuales supera los 30 metros.

La canal desemboca en una zona franca, el circo colgado, que desciende de la línea de cumbres al norte (izquierda) de la cima.

Peña Olvidada desde el Tesorero
Peña Olvidada

Vista general del itinerario.

Desde la Vueltona (1940 m), remontamos el incómodo pedrero que baja de las paredes de Peña Vieja. Lo hacemos arrimados a la derecha, buscando la mayor tracción que nos ofrece la juntura de la gravera con las paredes de Peña Olvidada.

Ascensión a Peña Olvidada
Ascensión a Peña Olvidada

En el pedrero.

Ganados 220 metros de altura, nos situamos en la vira de la que arranca la canal que buscamos (2160 m, 0,5 km).

Desde aquí se divisa a la perfección su trazado, y se intuyen también sus principales escollos. Entre ellos, la más que probable caída de piedras representa, desde luego, una cuestión no desdeñable. Aconsejados por nuestras apreciaciones, nos ponemos el casco y el arnés. El conjunto formado por la vira y la canal supera un desnivel de 120 metros.

Ascensión a Peña Olvidada

La canal y sus chimeneas.

Recorremos la vira y afrontamos la primera chimenea, la más sencilla, pues solo presenta algún paso de cierta exposición pero escasa dificultad (II+).

Ascensión a Peña Olvidada

Terminando la primera chimenea.

El panorama cambia radicalmente en la segunda chimenea: muy estrecha, vertical, con la pared de la derecha pulida, y presas pequeñas y poco amigables en la pared, algo descompuesta, de la izquierda. Dos pitones (agosto de 2020) permiten proteger la subida tirando un largo de unos 20 metros. Nosotros la escalamos en oposición por el fondo (IV), desconocemos si por los laterales es más sencillo.

Ascensión a Peña Olvidada

Llegando a la hosca segunda chimenea.

La canal se ensancha y la dificultad mengua en el tercera chimenea, cuyo resalte final, que se supera bien por la derecha, constituye el paso más comprometido (III).

Ascensión a Peña Olvidada
Ascensión a Peña Olvidada

Tercera chimenea.

Salimos así a una brecha con un característico gendarme adosado, desde donde, salvadas ya las paredes de la cara oeste de Peña Olvidada, hacemos pie en el más andadero terreno del circo colgado (2280 m, 0,6 km).

Ascensión a Peña Olvidada

En la brecha.

Lo que resta hasta la cumbre carece de dificultades reseñables, si bien el escenario resulta algo incómodo por su acusada pendiente y la abundante piedra suelta que entorpece la marcha. Quizás lo más complicado sea la orientación, muy problemática si hay niebla. El gendarme de la brecha y el collado verde, del que hablamos a continuación, constituyen elementos clave para localizar la canal en el descenso.

Ascensión a Peña Olvidada

El gendarme, referencia fundamental para bajar de la montaña.

Desde la brecha, cruzando el circo colgado en ligero ascenso, nos dirigimos al verde colladín que tenemos enfrente (2320 m, 0,7 km).

Ascensión a Peña Olvidada

Hacia el collado verde.

Acto seguido, comenzamos a rodear por la izquierda el resalte que se alza sobre el collado, resalte que no es otra cosa que el reborde derecho (sur) del circo colgado.

Ascensión a Peña Olvidada

Rodeando el resalte.

Unos 30 metros más arriba, cuando el terreno lo permite, doblamos a la derecha para, tras una sencilla trepada, abandonar los dominios del circo colgado, y acometer una vira que nos deja cerca de la cresta, al pie del mogote cimero de Peña Olvidada (2390 m, 0,9 km).

Ascensión a Peña Olvidada

Saliendo del circo colgado.

Ascensión a Peña Olvidada

La parte final de la ascensión vista desde Peña Vieja.

Ascensión a Peña Olvidada

Detalle del acceso directo a la cumbre por el norte.

Apenas nos queda un desnivel de 50 metros hasta la cima (2437 m, 1 km), a la que podemos acceder directamente por su vertiente norte (II-) o por la opuesta, dando, en este caso, un rodeo por la cornisa que, bordeando la cumbre por el oeste, pasa junto a una llamativa cueva.

Ascensión a Peña Olvidada

El descenso lo realizamos por el mismo itinerario, rapelando las dos chimeneas más complicadas.

Vistas desde la cima

Desde la Vueltona  
Distancia (ida) 1 kilómetro
Ascensión acumulada 490 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Peña Olvidada
Web
Analytics