Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Integral del Mampodre oriental

Con la expresión Mampodre oriental nos referimos a la parte de este macizo montañoso situada al este del collado Mampodre: un espectacular cresterío de 7 kilómetros que arranca de los prados de Acebedo y llega hasta el collado del valle de las Arenas.

Picos de Mampodre

Erizado de cumbres que superan los dos mil metros, el Mampodre oriental tiene su punto culminante en el pico Mediodía, que se alza allí donde la cresta describe un ángulo recto, cambiando la orientación este-oeste que traía desde Acebedo, por la norte-sur que la conducirá al collado del valle de las Arenas.

Picos de MampodreLa cresta vista desde Cuestarrasa.

Picos de Mampodre desde el LázaroDesde el pico Lázaro.

Vista desde la peña BustilY desde la peña Bustil.

Limitada al norte por el circo de Mampodre y el valle de Cosalines, al oeste por el valle de Murias, y al sur por los Hoyos y los Cubos Bajeros y Cimeros, la cresta, pese a ser áspera y quebrada, carece de dificultades técnicas, salvo en el tramo del Crestón de los Cubos, donde es necesario extremar la precaución, analizar bien el terreno y superar algún paso de segundo grado.

Nada más salir de Acebedo (1.150 m), un puente cruza el Erendia, el río que nace a los pies del Lázaro y Peñalavela. Desde aquí, el camino continúa hacia poniente por la margen derecha del río Cargoso (Cea, según el IGN) con el majestuoso espectáculo de las torres del Mampodre dominando el paisaje.

MampodreEstampa invernal del Mampodre desde el valle de Cosalines.

A un kilómetro largo de Acebedo (1.230 m), la pista se bifurca. El ramal de la izquierda enfila al sur para dirigirse a Solle y Lois. Nosotros, sin embargo, seguimos hacia el oeste durante algo más de medio kilómetro, para, poco después de vadear el río los Pedragales, abandonar la pista principal y tomar a la izquierda otra que se eleva hacia Cuestarrasa (1.240 m, 2,2 km).

Majada del EscobioEn el camino hacia los Hoyos dejamos, un poco más abajo y a mano izquierda, la majada del Escobio.

El camino, siempre por la margen izquierda del arroyo, se dirige a la gran campera de los Hoyos, donde, además de los restos de su antigua majada, encontramos una fuente, en la que, en julio de 2019, para nuestra sorpresa, apenas brotaba agua (1.530 m, 4,6 km).

Peña BravaLlegando a la campera de los Hoyos, con Peña Brava en el horizonte.

Los HoyosLos Hoyos. Fotografía tomada desde Cuestarrasa.

Proseguimos nuestra marcha hacia poniente para adentrarnos en el valle de las Arenas y ganar su collado (1.879 m, 7,3 km), situado ya en la divisoria Esla-Porma, lugar de donde arranca el cresterío que pretendemos recorrer. La aproximación ha sido larga, pero el escenario que tenemos por delante compensará todos nuestros esfuerzos.

Valle de las ArenasDesde los Hoyos, embocamos el valle de las Arenas, el primero de los dos que tenemos enfrente.

En el collado del valle de las Arenas, viramos al norte para repechar la ardua ladera del primer dos mil de la jornada, el pico Azahara (2.044 m, 8 km).

Pico Azahara

Vistas desde el pico AzaharaEl pico Azahara pone ante nuestros ojos el "camino" que conduce al Mediodía.

Viene después una entretenida, sencilla y panorámica arista que nos deja en la peña Mediana (2.049 m, 8,2 km), cota relevante de cuyo nombre no estamos seguros, aunque con este topónimo figure en algunas reseñas.

A continuación, la cresta nos da una tregua, suaviza su perfil en una zona amablemente herbosa, y se encumbra en peña Brava (2.095 m, 8,8 km).

Debemos abordar, ahora, el tramo más delicado de la ruta: el comprendido entre peña Brava y el Mediodía, con especial atención al tránsito por el punto culminante del Crestón de los Cubos. Se trata de una sucesión de someros "trepes" y "destrepes" que requieren una correcta lectura del terreno. En general, se avanza a plena cresta, esquivando los resaltes más complicados por la izquierda (vertiente de Murias), pero sin alejarnos nunca demasiado del filo y volviendo rápidamente a él.

Las arista, tumbada y estrecha en las proximidades de peña Brava (hoz del Tejo), se va irguiendo y encrespando hacia la cima del Crestón de los Cubos. Poco antes de alcanzarla, hay un paso corto y vertical sobre roca mediocre (II).

Crestón de los CubosAl irnos aproximando al Crestón de los Cubos, el terreno se convierte en un riscal.

La salida de la cima (2.133 m, 9,3 km) puede hacernos dudar, pues requiere efectuar un ligero rodeo bajando hacia la izquierda por una pedregosa y herbosa canal.

Crestón de los CubosVista hacia atrás de la cima del Crestón de los Cubos. Las flechas indican por dónde rodeamos el resalte que sigue a la cumbre.

Luego, la dificultad mengua y la cresta, algo más sosegada, nos lleva sin grandes complicaciones a la cumbre del Mediodía (2.179, 9,8 km).

Del Crestón de los Cubos al MediodíaSuperado el Crestón de los Cubos, la cresta permite avanzar hacia el Mediodía con algo más de tranquilidad.

Vista desde el pico MediodíaEl Mediodía nos permite contemplar toda la cresta que acabamos de recorrer.

Vistas desde el Mediodía

Desde el Mediodía, por terreno ya muy transitado, alcanzamos la cumbre del pico Vajarto (2.035 m, 10,5 km), el dos mil más oriental del nudo orográfico del Mampodre.

Vajarto y Cuestarrasa desde el MediodíaEl pico Vajarto y Cuestarrasa vistos desde el Mediodía.

Nos descolgamos, a continuación, al collado Vajarto (1.810 m, 11,2 km), de donde arranca la ladera de Cuestarrasa, que no es un dos mil, y quizás por eso hay quien la considera una cumbre menor, pero sí es montaña de magníficas vistas del recorrido que acabamos de realizar (1.884 m, 12,3 km).

CuestarrasaEl collado Vajarto y Cuestarrasa.

Bajamos de Cuestarrasa por su cresta oriental, pero teniendo la precaución de abandonarla pronto (1.690 m, 12,9 km), justo en el punto donde hace un quiebro hacia el norte, pues si siguiéramos por ella acabaríamos topándonos con un terreno boscoso, enmarañado y muy pendiente (si lo que pretendemos es descender por su ladera septentrional).

CuestarrasaAunque la tentación sea grande, no debemos proseguir por la cresta de Cuestarrasa, salvo si lo que queremos es bajar al Llano de los Navares, pues el terreno, ocupado por un hayedo, resulta de difícil tránsito por la otra vertiente (norte).

Si hemos procedido correctamente, la ladera norte de Cuestarrasa nos depositará sin sobresaltos en las praderas del valle de Cosalines (1.440 m, 13,5 km), donde, doblando a naciente y tras pasar por un abrevadero, conectaremos con el itinerario de ida (1.320 m, 14,5 km), a unos 3 kilómetros de donde iniciamos la ruta.

Distancia (ida y vuelta) 17,2 kilómetros
Ascensión acumulada 1.280 metros


Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al pico Mediodía
Web
Analytics