Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Montañas de Vegarada: el pico Huevo y las peñas de Faro

El puerto de Vegarada se abre entre la Cuerda del Ajo y las peñas de Faro, separando, más que uniendo, Asturias y León; decimos esto porque el puerto carece de calzada por la vertiente asturiana; y, por la leonesa, la carretera asfaltada termina como un kilómetro antes, a la altura del mesón de Vegarada. Circunstancia que, como tantas otras cosas, puede ser considerada un inconveniente o una ventaja, dependiendo del punto de vista de cada cual.

Puerto de Vegarada

El puerto de Vegarada.

De las peñas del Faro arranca hacia el mediodía un largo cordal, divisoria de los valles del Curueño y Cansequillo, que tiene sus puntos culminantes en la Morala y el pico Huevo.

Pico Huevo y peñas de Faro

Pico Huevo y peñas de Faro (vertiente sureste). Fotografía tomada desde la ruta de las cascadas del río Faro.

Comenzamos a caminar en el puerto (1560 m), con la vista puesta en la muralla caliza que se alza al sur, hendida por la llamativa escotadura de la Puerta de Faro.

Puerta y peñas de Faro desde Vegarada

Avanzamos con cierta tendencia hacia la derecha por las praderas, orladas de escobas y adornadas con las heladas aguas de los Charcos de Cochaína, donde tiene sus fuentes el río Curueño.

Charcos de Cochaína

Charcos de Cochaína.

Seguimos trazas de senda que nos llevan a los Colleores (1670 m, 1,1 km), pequeño collado sito al pie de una primera faja caliza. Aquí divergen los itinerarios que conducen a la Puerta de Faro y al Pasu la Muezca.

Ascensión al pico Huevo

Los Colleores.

Para ir a la Puerta de Faro, giramos en los Colleores a la izquierda, y trasponemos esta primera barrera caliza pasando entre sus dos cotas más señaladas.

Subimos, luego, a la divisoria (1770 m, 1,5 km), y por ella, dejando abajo a nuestra izquierda el bucólico valle de Fontanillas y su serpenteante arroyuelo, nos vamos acercando al pedrero de las peñas de Faro.

Fontanillas

Fontanillas.

Al llegar al pedrero (1890 m, 2,5 km), continuamos por un sendero bien dibujado que asciende en diagonal por la gravera, pasando, en su tramo final, por encima de unos notables cortados. Pese a ello, en verano y con condiciones favorables, la senda permite ganar con tranquilidad la Puerta de Faro (1963 m, 2,8 km). En condiciones invernales, en cambio, sobre todo su último trecho resulta, en nuestra opinión, expuesto y peligroso.

Puerta de Faro

Cruzando el pedrero hacia la Puerta de Faro.

Puerta de Faro

Puerta de Faro

Puerta de Faro

Puerta de Faro.

Desde la Puerta de Faro, con nuestro objetivo a la vista y relativamente cerca, salvamos la empinada cuesta que nos separa de la línea de cumbres. No lo hacemos siguiendo las trazas de paso marcadas en la ladera pelada, una auténtica escupidera, que, en ocasiones, puede resultar comprometida; sino por la más segura zona cubierta de vegetación que asciende unos metros más allá.

Ascensión al pico Huevo

Itinerario seguido desde la Puerta de Faro.

Ascensión al pico Huevo

Hacia la línea de cumbres, con la Puerta de Faro detrás.

Una vez en la línea de cumbres (2086 m, 3,3 km), coronamos con facilidad y rapidez la más alta de las peñas de Faro (2112 m, 3,4 km).

Peñas de Faro

Llegando a la cima principal de las peñas de Faro.

Vistas desde las peñas de Faro

Ascensión al pico Huevo

Rampa final del pico Huevo. A nuestra espalda queda la blanca caliza carbonífera de las peñas de Faro.

El pico Huevo desde las peñas de Faro

El pico Huevo visto desde las peñas de Faro.

Desandando nuestros pasos y siguiendo por la suave divisoria, no tardamos tampoco demasiado en coronar el pico Huevo (2155 m, 4 km).

Vistas desde el pico Huevo

Distancia (ida y vuelta) 7,7 kilómetros
Ascensión acumulada 630 metros

Distancia (ida) 4 kilómetros
Ascensión acumulada 615 metros

Mapa de la ruta Track
Rutas por el valle del Curueño
Web
Analytics