Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión a la peña Forcada y las Forquetas

Separando los valles del Porma y el Curueño, al noroeste de Valdehuesa y al este de Arintero, se despliega un escarpado cordal que tiene su máximo punto de interés visual en la llamativa escotadura de la Forqueta o Forqueta de Arintero.

Escoltan esta brecha, una "u" casi perfecta, la Forqueta norte (punto culminante del cordal) y la Forqueta sur. Ligeramente al mediodía, se alza la peña Forcada, la segunda cumbre más alta del sistema (en Arintero denominan a este conjunto de cumbres las peñas de los Castros).

La Forqueta desde el SusarónLa Forqueta y sus cumbres. Fotografía tomada desde el Susarón...

La Forqueta desde el embalse del Porma... y desde el embalse del Porma.

Sin ser complicada, la ruta que voy a emprender no es una ruta de senderismo. La ausencia de caminos, la escasa señalización, lo escarpado del terreno, algunos pasajes con cierta exposición y la subida poco evidente a la Forqueta norte desde la Forqueta hacen que, aunque las contadas dificultades técnicas no superen el segundo grado, se requiera cierta experiencia para acometerla con seguridad.

Peña Forcada desde la peña ValdorriaVista desde la peña Valdorria de los elementos más significativos de la ruta, con los topónimos usados en el texto.

Salgo de Arintero (1.320 m) por el camino de Valdemaría, la pista que comunica Arintero con Tolivia de Arriba.

Andados apenas cien metros desde las últimas casa del pueblo, cojo una hijuela que sale a la derecha y baja hacia el arroyo de Villarías.

Ascensión a la peña ForcadaPeña Forcada y las Forquetas desde el camino de bajada al arroyo de Villarías.

El camino desaparece pronto, antes incluso de llegar a un puente que me permite pasar con comodidad a la otra orilla del arroyo (1.280 m, 0,8 km).

Ascensión a la peña Forcada y las ForquetasPuente sobre el arroyo de Villarías.

Con la peña Forcada a la vista, tiro hacia ella en línea recta.

Dejo atrás la llanada de los Castros (1.410 m, 1,6 km), y afronto una dura pendiente donde la caliza, salpicada de matas de enebro, opone cierta resistencia a mi ascenso, pero no la suficiente como para reseñar dificultades dignas de mención.

Ascensión a la peña ForcadaDesde la Forqueta norte, se divisa gran parte del itinerario seguido hasta la peña Forcada.

La cima de la peña Forcada (1.721 m, 2,4 km), como en realidad casi todo el cordal al que pertenece, es un balcón cortado a pico hacia naciente, es decir, sobre el valle del Porma.

Peña ForcadaVertiente oriental de la peña Forcada.

Vistas desde la peña Forcada

Prosigo, ahora ya a plena cresta, hacia las Forquetas. El terreno es escarpado pero fácil, y no tardo en alcanzar una collada (1.688 m, 2,5 km), desde donde, en cuestión de minutos, corono la Forqueta sur (1.707 m, 2,7 km).

La Forqueta norte desde la surEl impresionante torreón de la Forqueta norte visto desde la Forqueta sur.

Aquí, la arista se torna impracticable; en realidad, se transforma en un paredón vertical que cae a plomo sobre la fotogénica brecha de la Forqueta de Arintero.

La Forqueta surLa Forqueta sur vista desde la Forqueta de Arintero.

Es menester perder altura por la ladera occidental del cordal. Algo que puede hacerse desde la misma Forqueta sur (algún destrepe de primer grado) o, más fácilmente, desde la collada previa a la cumbre, aprovechando las fajas con menor densidad de enebros.

En cualquier caso, solo hay que perder unos cien metros de altura. Se trata de sortear el espolón noroeste de la Forqueta sur. Así que, en cuanto el terreno lo permite, viro al norte para efectuar una travesía cuya dificultad varía en función de por dónde se acometa, sin que sus pasos más complicados alcancen nunca el segundo grado.

Salgo, de este modo, a un terreno más plácido por el que enseguida alcanzo la Forqueta de Arintero (1.627 m, 3 km).

Ascensión a la Forqueta norteAspecto que presenta el terreno que separa la peña Forcada (desde donde se tomó la fotografía) de la Forqueta norte. Para acceder a la Forqueta de Arintero es preciso rodear el espolón de la Forqueta sur (en primer plano en la imagen) por su base. Observe también la sucesión de estratos verticales que da forma a la Forqueta norte. En la juntura de esos estratos se forman estrechas canales, por una de las cuales es factible subir, sin excesivas complicaciones, a la cima.

Peña Forcada desde la Forqueta norteEl mismo terreno de la fotografía anterior visto ahora desde la Forqueta norte. En primer plano, la Forqueta de Arintero; sobre ella se eleva el paredón de la Forqueta sur; a la derecha de esta cumbre se yergue la peña Forcada. Entre las dos montañas se forma la canal por la que regresaré a Arintero.

Tengo, ahora, enfrente la Forqueta norte, la cima más complicada de las tres.

Vista desde la brecha, la montaña exhibe cuatro canales, a la izquierda y por debajo del muro cimero. Hay que descartar las tres primeras (empezando a contar por la izquierda), aunque por la tercera también se puede subir.

Ascensión a la Forqueta norte

El itinerario más sencillo discurre por la cuarta canal, que es la más alta y menos marcada de las cuatro.

Me dirijo hacia ella por una rampa que da acceso también a la tercera canal. Al llegar a la base de esta, giro a la derecha y trepo por la cuarta (I/I+).

Superada la canal, continúo ascendiendo entre enebros para rodear por la derecha un pequeño pitón calizo.

Ascensión a la Forqueta norte

Ahora, tengo por delante una cornisa herbosa con dos sencillos resaltes.

Ascensión a la Forqueta norte

El segundo resalte me deja al pie de un canalizo de roca firme por el que trepo hasta que su fondo pulido complica la progresión. Salgo entonces de él por la derecha.

Ascensión a la Forqueta norte

El terreno en el que me encuentro es el más complicado de toda la ascensión. La dificultad no resulta excesiva (II), pero la pendiente, la calidad de la roca y, nuevamente, el inconveniente de los enebros hacen que, sobre todo a la hora de descender, sea preciso extremar la precaución.

Me tomo un respiro en la cima de la Forqueta norte (1.723 m, 3,2 km) antes de regresar por el mismo itinerario a la brecha.

Vista desde la cima de la Forqueta norteLas vistas desde la Forqueta norte son similares a las de la peña Forcada.

Desde la brecha, el descenso directo al arroyo de Villarías resulta excesivamente complicado. Lo mejor es repetir lo que hice a la ida pero en sentido inverso: pasar por la base del espolón de la Forqueta sur hasta hacer pie en la amplia canal que baja de la línea de cumbres (1.580 m, 3,5 km).

Descenso al arroyo VillaríasDescenso al arroyo de Villarías.

Por ella desciendo sin problemas hasta el arroyo (1.300 m, 4,4 km), y, una vez en su orilla, un relajante paseo por las praderas del fondo del valle me devuelve a Arintero.

Distancia (ida y vuelta) 6,3 kilómetros
Ascensión acumulada 625 metros


Mapa de la ruta Track
Rutas por el valle del Curueño
Web
Analytics