Atrás Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El Cuetón: belvedere de Picos

Aunque no destaca por su altura (1651 m), su privilegiada situación sobre el Cares, entre Camarmeña y Cabezo Llerosos, sin nada que se interponga entre él y el despliegue cumbrero de los Urrieles, hace del Cuetón uno de los mejores miradores de Picos.

El Cuetón, Pregüeles y Ondón

Vista del Cuetón desde Cabezo Salines.

En los Collados (530 m), el punto más elevado de la ruta del Cares, cojo un sendero que zigzaguea pedrero arriba hacia el norte, en busca de las apacibles, aunque inclinadas, praderas de Pregüeles (740 m, 0,6 km).

Los Collados y Pregueles

La garganta del Cares vista desde Ancuevas.

cabañas de Pregüeles

Casetas de la majada de Arbeyares, adosadas al resalte sobre el que se elevan las praderas de Pregüeles.

Entrada a Pregüeles

La entrada a Pregüeles.

Pregüeles ofrece al visitante, además de la tranquilidad que tan en falta se echa unos metros más abajo, buenas vistas de la famosa y muy concurrida garganta, en especial si nos asomamos al cueto Corral, esa especie de proa con la que Pregüeles parece querer proyectarse hacia el Cares.

Pregüeles y el Urriello

La "proa" de Pregüeles.

Vista de la garganta del Cares desde Pregüeles

La garganta del Cares y el Cornión desde Pregüeles.

Desde Pregüeles, la trocha continúa subiendo hacia el noroeste, dejando a la izquierda un gran cercado de piedras.

La fuente de Pregüeles

La fuente el Chozu.

La fuente el Chozu se encuentra bastante arriba (885 m, 1,2 km), ligeramente a la derecha del camino principal. Al lado del abrevadero (a menudo seco), hay una oquedad donde se acumula el agua.

Camino a Ondón

Trazado aproximado de la senda que enlaza Pregüeles con Ondón.

Aunque Ondón se halla en la vertical de Pregüeles, descarto el itinerario que, sobre el papel, parece más lógico y directo. Y lo hago porque el terreno pinta arduo y de mal andar. Prefiero seguir el sendero, que, en lugar de dirigirse en línea recta hacia la majada, da un rodeo para aprovechar la mayor comodidad de la pendiente herbosa que queda a mi izquierda.

El ascenso por la dura panda no requiere más que paciencia y la debida atención para no perder la senda, algo imprecisa en ocasiones.

El camino a Ondón

El camino a Ondón.

A unos 1200 metros de altitud (2,3 km), el camino suaviza su subida, se hace más patente y vira al noreste

Como medio kilómetro más allá, al trasponer la loma que baja de Cabeza Montotu (1300 m, 2,9 km), diviso la majada de Ondón (1310 m, 3,3 km).

Protegidas de la nortada por las duras laderas de mi objetivo, las verdes praderas de Ondón constituyen uno de los rincones más idílicos de Picos.

Majada de Ondón

Ondón y el Picu Urriellu.

Los Urrieles desde Ondón

Vista desde Ondón de la canal del Tejo, entre el Murallón de Amuesa (derecha) y la peña de Main (izquierda).

Ondón y los Urrieles

Ondón y su majestuoso escenario.

El paisaje, el agua, la tranquilidad, los suaves pastizales... todo se aúna para hacer de Ondón un lugar tan singular que hay que esforzarse para no ceder a la tentación de quedarse aquí horas y horas, disfrutando de la vista y el sosiego.

Ondón visto desde el Cuetón

La fuente se encuentra algo apartada de las casetas, en la vaguada de la parte inferior derecha de la fotografía.

la Fuente de Ondón

La fuente de Ondón.

Muy a mi pesar, le digo adiós a la bucólica majada, y, con los caminos ya muy desdibujados, doblo al noroeste y me interno en la vaguada donde se encuentra la fuente (1325 m, 3,4 km).

Canal Larga

Vista desde la fuente de Ondón del itinerario por la canal Larga.

A partir de aquí, sin separarme de los resaltes sobre los que se alza el Cuetón, tiro por el estrecho surco derecho de la muy pina canal Larga.

Cuando el terreno lo permite (1540 m, 4,1 km), giro al norte para alzarme por la propia ladera del Cuetón hasta la divisoria (1610 m, 4,3 km), muy cerca ya de la cumbre (1651 m, 4,7 km).

Vídeo grabado desde la cima del Cuetón.

Cumbre del Cuetón

La cima del Cuetón.

Inmerso en la paz de estas montañas, recuerdo haber leído algo sobre un proyecto de teleférico para enlazar Arenas de Cabrales con la cima del Cuetón. Una vez más, la amenaza del expolio, la sombra de la destrucción...

Vistas desde la cumbre

A la cumbre del Cuetón conviene venir sin prisas, dispuestos a esperar pacientemente a que el sol decline; a dejarnos ganar por el espíritu de la montaña, ese que huye de los teleféricos y juega con nuestros sentidos haciéndonos creer que lo que vemos es real. Dispuestos, también, a sentir la caricia del viento mientras el tintineo lejano de las esquilas nos trae el recuerdo de los que se fueron o de los que de verdad están. Será menester paladear cada instante, como si de un vino de autor se tratara, porque mañana, cuando vuelva a lucir el sol, quién sabe lo que el nuevo día nos deparará.

Distancia (total) 9,4 kilómetros
Ascensión acumulada 1130 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics