Por los cortados de Cabezón de Pisuerga y San Martín de Valvení

En el corazón de la meseta norte, se encuentra Valladolid, provincia española carente de verdaderas montañas, pero poseedora de llanuras, cuestas y páramos, fruto de una historia geológica del máximo interés.

En el Terciario, la orogenia alpina levantó el cinturón montañoso que rodea a la actual cuenca del Duero.

Desde esas elevadas montañas, los ríos comenzaron a bajar cargados de enormes cantidades de sedimentos.

San Martín de Valvení

San Martín de Valvení y su orla de páramos.

Las corrientes fluviales confluían en el centro de la cuenca sedimentaria carente, por aquel entonces, de salida al mar. Se generó así una enorme y creciente laguna, en cuyo fondo fueron acumulándose los materiales transportados por el agua.

calizas

Calizas terciarias coronando los páramos.

En las últimas fases de la colmatación de la laguna, se depositaron, sobre los sedimentos anteriores, las calizas que forman la capa superior de los páramos actuales.

Hace dos millones de años, el río Duero abrió una salida hacia el Atlántico. Fue el final de la etapa de relleno y el inicio del proceso actual de erosión y encajamiento de la red fluvial.

Río Pisuerga

El río Pisuerga, principal artífice de los cortados.

El progresivo desmantelamiento de los sedimentos formó las fértiles campiñas, que contrastan con los páramos, zonas llanas también, pero más altas, cuya superficie queda como testigo de las últimas fases de la etapa de relleno.

Cortados de Cabezón

Cortados de Cabezón

Zonas llanas situadas en la base de los páramos, a la orilla del Pisuerga.

cogujada

Cogujada.

La ruta descrita a continuación consiste en un agradable paseo por la vega del río Pisuerga y las cuestas y páramos que la bordean.

Yeso

Cristales de yeso.

Pese a la cercanía de la capital, a lo largo de ella es posible avistar numerosas aves (como buitres, halcones, chovas o milanos negros) y mamíferos (zorros, corzos, conejos, etc.); contemplar curiosidades geológicas (como los cristales de yeso) y, si el tiempo acompaña, disfrutar del espectáculo de espléndidas puestas de sol.

Iglesia

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Cabezón de Pisuerga).

En Cabezón de Pisuerga (710 m), tiro por el paseo que se dirige hacia las bodegas situadas al suroeste del cerro Altamira.

Puente

Puente medieval de Cabezón de Pisuerga.

Cojo luego la pista que se encamina al páramo de Valdecastro, pero la abandono enseguida para seguir por un sendero (760 m, 0,4 km) que sale a la izquierda y asciende entre pinos a la cima de Altamira (838 m, 0,8 km). En esta atalaya, donde se erigió un castillo en el siglo X, conviene detenerse para recrearse con las vistas de Cabezón, el valle del Pisuerga y los montes Torozos.

Altamira

Altamira.

Bajo al collado (808 m, 0,9 km) que separa Altamira del páramo de Valdecastro, donde enlazo con una ruta señalizada, la de los Cortados de Cabezón.

milano negro

Milano negro.

Subo a Valdecastro (850 m, 1,1 km) y, dejando a la derecha amplias tierras cultivadas, prosigo llaneando por la senda que corre al borde de las cuestas ganadas por el pinar. Más abajo, uno de los meandros del serpenteante el río Pisuerga enmarca el monasterio cisterciense de Santa María de Palazuelos.

conejo

Los conejos abundan por estos pagos.

Siguiendo el sendero señalizado, dejo atrás un promontorio (855 m, 2,6 km), bajo a otro collado (813 m, 2,7 km) y asciendo a la Peña (857 m, 2,9 km), cerro, pese a su nombre, similar a los anteriores, es decir, un montículo de margas y arcillas coronado por calizas terciarias.

La Peña

La Peña.

En el collado siguiente (832 m, 3,2 km) se encuentra el cortado más espectacular de la zona de Cabezón, con una caída vertical de más de 60 metros, y separado de las orillas del Pisuerga, que se encuentran a un cuarto de kilómetro de distancia a vuelo de pájaro, por un desnivel de 140 metros.

Cortados de Cabezón

Cortados

Cortados de Cabezón.

Aquí abandono el camino señalizado (que transformado en pista desciende hacia el Pisuerga), y sigo por la pista que sube al páramo de Bárcena.

Si prefiere una variante más sencilla, en lugar de subir al páramo de Bárcena, descienda por la pista hacia el Pisuerga y luego, al llegar a las tierras de cultivo, gire a la derecha siguiendo el camino por el que volveremos, pero sin bajar al río. Se alcanza así con más facilidad el pie de la Cuesta Larga y el inicio de los cortados de San Martín de Valvení.

Al poco de coronar la somera cuesta, salgo de la pista para coger un senderillo (850 m, 3,6 km) poco marcado que avanza por el borde del páramo hasta la parte superior de la Cuesta Alta (850 m, 5,2 km), desde donde desciendo a los cortados de San Martín de Valvení (770 m, 5,5 km).

Estas espléndidas y coloreadas formaciones geológicas se extienden a lo largo de algo menos de medio kilómetro cortadas a pico sobre el Pisuerga, que fluye 80 metros más abajo.

Un sendero discurre por la parte superior de los cortados, jugando con el vértigo y los precipicios, carente de peligro si se obra con juicio, y proporcionando al caminante un torrente de imágenes y experiencias.

Cortados de San Martín de Valvení

Cortados de San Martín

Cortados

Cortados

Pisuerga

Cortados de SanMartín

Cortados de San Martín de Valvení

Cortados de San Martín de Valvení.

Si ya ha tenido bastante, regrese por la pista que enfila al oeste, la misma que se cita en el recuadro anterior. Si quiere alguna emoción más, acompáñeme.

En el extremo noreste de los cortados (740 m, 6 km), la pendiente, más suave, me permite bajar a la orilla del río (700 m, 6,2 km).

Desde aquí, a la sombra de los imponentes cortados, por un sendero algo precario (sobre todo en su tramo final), pongo rumbo al suroeste, con la compañía, demasiado cercana quizás, del Pisuerga.

Tras un corto llaneo, me separo del río subiendo por terreno empinado y algo incómodo hasta dar con el camino (730 m, 6,8 km), a ratos pista, a ratos sendero, que, por la base de los cortados de Cabezón, me devuelve al punto de partida.

Distancia (total) 11,7 kilómetros
Ascensión acumulada 295 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics

Suscríbete y accede a todo el contenido: tracks, consultas, fotos a mayor resolución y nuevas rutas.