Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El Bodón, ruta directa desde Valdeteja

En la orilla derecha del Curueño, marcando el final de las hoces de Valdeteja, se alza esta espléndida mole de caliza namuriense, cuyo larguísimo cresterío occidental limita por el norte el muy apacible valle del río Valdeteja.

El Bodón desde el pico del Corral de los DiablosEl Bodón desde el pico del Corral de los Diablos.

Vistas desde la peña ValdorriaVista del Bodón desde la peña Valdorria.

Enfrente, cerrando el valle por el sur, se yergue la peña Valdorria y su no menos larga cola de montañas.

Valdeteja y la peña ValdorriaValdeteja y su valle. Al fondo, la peña Valdorria y su dilatado cresterío.

Ambos sistemas montañosos están formados, en su mayor parte, por calizas grises masivas, depositadas hace 300 millones de años en el fondo somero de una plataforma carbonatada. Tan notable es aquí el afloramiento de este tipo de calizas, que, aun presente en otros muchos lugares (como los Picos de Europa), los geólogos lo han denominado precisamente formación Valdeteja, formación integrante junto con la formación Barcaliente (presente en la vertiente norte del Bodón), de la llamada caliza de montaña.

Ascensión al BodónEn esta fotografía, tomada desde Valdeteja, se aprecian los elementos más significativos de la ruta. La idea es sortear los dos escalones previos a la montaña por la derecha para alcanzar la zona llana del piedemonte. Desde aquí, nos dirigiremos a la pedregosa canal situada en la vertical de un característico cuerno rocoso que desempeña un papel fundamental en la orientación, tanto al subir como al bajar. Los resaltes sobre los que se eleva el cuerno se esquivan efectuando un rodeo hacia la derecha en el que es preciso superar un muro de unos tres metros (II-). El resto del itinerario resulta evidente y carente de complicaciones.

En la salida de Valdeteja (1.220 m) hacia Valverde, arranca de la calzada una pista que cruza por un puente el arroyo de Valdeteja, y alcanza los suaves pastizales de la vega del Rincón.

ValdetejaVista de Valdeteja desde el Bodón. En la parte inferior derecha de la imagen se aprecia la pista donde se inicia la ruta.

Ascensión al BodónHacia la vega del Rincón.

Al llegar a la altura de la valleja abierta entre el afloramiento calizo del cueto de la Pila y los dos escalones previos al Bodón (1.220 m, 1,2 km), abandono la pista para, tras cruzar los prados y vadear un afluente del arroyo, tirar hacia arriba por la valleja.

Ascensión al BodónAproximación al Bodón desde la vega.

Apenas encuentro algunos vestigios de senderos, pero al tratarse de un terreno franco y despejado, llego sin problemas a la amplia y plana zona cimera del segundo escalón, al parecer una antigua morrena desmantelada (1.440 m, 2,8 km).

Desde aquí diviso la canal por la que voy a subir, inconfundible por las cuevas que adornan su base. Me dirijo hacia ella sin perder altura (1.480 m, 3,1 km).

Ascensión al BodónVista de la canal y las cuevas desde la zona llana del piedemonte.

Para obviar en la medida de lo posible la incomodidad del pedrero, y aprovechar el terreno más firme y consistente, comienzo a remontar la canal por su lateral derecho, para luego cruzarla (1.570 m, 3,3 km) y proseguir por el izquierdo.

Un estrechamiento de la canal me obliga a usar las manos (1.650 m, 3,6 km). Poco después, alcanzo la base de los resaltes intermedios sobre los que se eleva un característico cuerno rocoso (1.680 m, 3,7 km). Afrontarlos directamente implicaría, quizás, dificultades excesivas; en cualquier caso, lo más sencillo consiste en rodearlos por la derecha.

A esa mano, una inofensiva pendiente herbosa sube hasta un hombro (1.720 m, 3,8 km). Hasta aquí también se puede llegar más directamente, desde la zona llana del piedemonte, repechando por la derecha del hombro. Sin embargo, en mi opinión, el tipo de terreno, más incómodo y descompuesto, no es compensado por la menor distancia.

Desde el hombro, una diagonal ascendente hacia la izquierda me deja en la concha cimera, a la derecha del cuerno rocoso (1.760 m, 3,9 km). Al final de la diagonal es preciso trepar para superar un muro de apenas tres metros de compacta caliza (II-).

Ascensión al Bodón Aspecto que presenta, desde el hombro, el tramo más técnico de la ascensión.

Ascensión al Bodón Vista hacia atrás del cuerno rocoso. En el descenso, recuerde que el paso se encuentra a la izquierda del cuerno.

Por la pendiente de hierba, gano con facilidad la línea de cumbres, en el collado que antecede a la cima (1.840 m, 4,1 km).

Ascensión al BodónÚltimos metros de la ascensión.

Ya solo queda remontar una pacífica pendiente para coronar la montaña (1.957 m, 4,4 km).

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 8,9 kilómetros
Ascensión acumulada 790 metros

Distancia (ida) 4,4 kilómetros
Ascensión acumulada 765 metros

Mapa de la ruta Track
Web
Analytics