Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Vega Huerta: aproximación desde Soto de Valdeón

Vega Huerta es uno de los lugares más especiales del macizo occidental de Picos de Europa. Su verde campera, que aparece por sorpresa después de un buen rato de deambular por el desierto calizo, constituye un inesperado regalo para los sentidos.

Vega HuertaVega Huerta vista desde la cima de Peña Santa.

Vega HuertaRebeco y fotógrafo cruzan sus miradas en las proximidades de Vega Huerta.

Peña SantaEl refugio de Vega Huerta y la pared sur de Peña Santa.

Sobre el frescor de su fuente se eleva la muralla más imponente de Picos: la pared sur de Peña Santa, el vertical terreno de juego donde se han fraguado los sueños de varias generaciones de escaladores.

Vega HuertaEn Vega Huerta brota una buena fuente, pero, si el tiempo viene seco, mediado el verano empezará a dar síntomas de agotamiento.

Vega HuertaNiebla, roca y luz dan forma a la Aguja Corpus Christi, uno de los muchos guardianes de Vega Huerta.

Vega HuertaLa Punta Estremera recibiendo los rayos del sol poniente.

Pero si hubiera que elegir algo de Vega Huerta, yo me quedaría con la belleza indescriptible del sol declinando sobre sus horizontes cantábricos, o con la intimidad compartida de sus noches sin luna, cuajadas de estrellas y de silencio.

Vega HuertaAmanecer desde Vega Huerta.

En Soto de Valdeón (940 m), cojo el camino de la Cuesta (PR-12), nombre apropiado el de este sendero que, repechando sin contemplaciones, asciende por la ladera del Pico del Cuerno. Como el calor aprieta, ya estoy sudando la gota gorda, y eso que apenas acabo de dejar atrás las últimas casas de Soto.

Por suerte, enseguida me meto en la sombra de un robledal donde medran numerosos acebos. Por desgracia, en el frescor de la arboleda me aguarda, presto a darme la vara, un ejército de insectos voladores de los más variados tamaños.

Menos acalorado, pero atosigado por las moscas, alcanzo una zona llana y despejada cubierta de helechos (1.240 m, 1,6 km). Viene después una corta subida que me deja en un singular rincón del bosque donde crecen robles de gran porte. Aquí (1.290 m, 1,9 km), el camino se divide. Tiro por el ramal de la derecha.

Joto VerínLa fuente de Joto Verín.

El sendero, cada vez más descansado, alcanza el collado Bustiello (1.329 m, 2,5 km). Doscientos metros más allá, brota la fuente Oscura o del Joto Verín (1.335 m, 2,7 km), donde enlazo con la pista que viene de Caldevilla.

Al final de la pista se encuentra la vega de Llos (1.540 m, 3,9 km). Dejando a la izquierda el chozo de Llos, subo hasta la fuente (1.580 m, 4,1 km), de agua fresca y buenas vistas de las sierras de Cebolleda y Gabanceda.

Chozo de LlosEl chozo de Llos.

Al noroeste de la fuente se yergue la Peña Parda. Aprovechando una trocha bastante marcada, me dirijo al collado que, doscientos metros más arriba, une la cima de Peña Parda con los escarpes de los Moledizos.

Vega de LlosLa fuente de la vega de Llos. Al fondo, la Peña Parda.

En el collado, el sendero se divide. El camino más marcado se dirige, casi en horizontal, al Frade. Podría tirar por él, pero, estando en la divisoria, lo mejor es subir unos metros hacia los Moledizos para localizar la senda (1.780 m, 5 km) que, cerca siempre de los resaltes, sube cómodamente a la cimera del Frade, donde enlaza con el camino que viene de Vegabaño (1.860 m, 5,6 km).

Vega HuertaEl macizo de la Bermeja visto desde la colladina Blanca.

Desde la cimera, el sendero dobla al noreste y, bajando unos metros, entra en la vertiente del Dobra. Enseguida, retoma la subida para cruzar la ladera occidental de los Moledizos y embocar la canal del Perro (1.910 m, 6 km).

FradeEl Frade desde su cimera.

La pedregosa canal del Perro se hace bien. Tiene una primera parte más pina, pero con muchas revueltas que facilitan el ascenso; y una segunda, más larga y tendida.

Canal del PerroEl suave tramo final de la canal del Perro.

Salgo así al collado del Burro (2.132 m, 6,9 km), el punto más alto del itinerario y parada obligada para tomar aire y contemplar la pared sur de Peña Santa.

Torre BermejaLa Bermeja desde el camino del Burro.

Los dos kilómetros que restan para llegar a Vega Huerta (que se encuentra cien metros más abajo) son bastante peculiares. El sendero, bien señalizado, serpentea y efectúa cortas subidas y bajadas, buscando los lugares más apropiados para atravesar el laberinto calizo. Tras la dura subida hasta el collado, el camino del Burro (así se llama el sendero) apenas supone un agradable paseo (aunque he de reconocer que a la vuelta se hace un poco largo).

Vega HuertaVega Huerta.

Al trasponer las Torres de Cotalbín la visión repentina de vega Huerta (2.030 m, 8,9 km) se convierte en el mejor colofón posible a esta larga aproximación.

Vega Huerta es el lugar ideal tanto para acometer las diferentes vías de escalada de la cara sur de Peña Santa como para ascender a las cumbres del cordal de la Cabra Blanca. Desde sus praderas, no se tarda gran cosa en llegar al Jou Santo a través de la Forcadona, donde tenemos a mano las cumbres más señaladas del Cornión.

Distancia (solo ida) 8,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.200 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Vega Huerta
site stats