Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Ascensión al Valdepino desde los Beyos por Baeno y Gustalcuendi

En el desfiladero de los Beyos, pasado el puente Vidosa en dirección a Cangas de Onís, y poco antes de llegar al puente Rampión (260 m), cogemos el sendero que, en apretadas revueltas, asciende por el monte Cuebu, en la falda de la Sierra la Texa, que no es otra cosa que el último tramo del largo y escarpado espolón que baja del Jucantu.

Vistas del Valdepino

Al pasar a la vertiente norte de la sierra (370 m, 0,4 km), entramos en un abrupto circo, en cuyas laderas, aparentemente inexpugnables, se dibujan tres surcos. El más meridional de ellos, la Foz de Redonda, y el surco central, el Salto la Lloba, vienen a confluir en el rellano de la majada de Redonda; ambos son largos y profundos, haciendo prácticamente intransitable la mitad meridional del circo.

Valdepino y Cruz del PicoLa senda de la Cruz del Picu, Baeno y el Valdepino. Fotografía tomada desde el valle Mura (Carriá).

Baeno y Valdepino desde la cima del CarriáEl escenario de la fotografía anterior visto desde la cima del Carriá.

En cambio, el tercer surco, el situado más al norte, tiene escaso desarrollo, y la ladera por debajo de él resulta más uniforme y apropiada para caminar. Por ella (la Gracea de Redonda) discurre el sendero de la Cruz del Picu.

Valle de RedondaLa boscosa Gracea de Redonda y el Pico de los Cuchillones.

Nos adentramos en el circo perdiendo inicialmente algo de altura, cruzamos por su puente el arroyo de Redonda (390 m, 0,7 km) y, sin coger ninguna de las dos desviaciones que salen a la derecha, vadeamos la riega del Salto la Lloba (donde hay un manantial).

Acto seguido, el camino pasa junto a una cuadra y comienza a ganar altura por la boscosa ladera de la Gracea.

Valle de RedondaLa majada de Redonda. El camino pasa a la derecha y por debajo de la pradera más grande.

A 650 metros del altitud (1,7 km), fuera ya del bosque, la senda suaviza su ascenso, tuerce al sureste (derecha) y, tras cruzar los pedreros que reposan por debajo la canal norte, remonta la ladera rocosa que hace de divisoria entre esta canal y el Salto la Lloba, y alcanza la Cruz del Picu (860 m, 2,5 km), puerta de entrada occidental a las extensas praderías de Baeno.

Cruz el PicuA punto de alcanzar las praderías de Baeno.

Un poco más arriba (890 m, 2,6 km), hay dos casetas que debemos tomar como referencia para localizar el camino a la hora de regresar.

BaenoLas dos cuadras que nos servirán de referencia para encontrar el camino a la vuelta.

Nos dirigimos hacia una tercera caseta visible a la derecha (sureste). Desde ella, manteniendo la altura y el rumbo, proseguimos hasta dar con la pista que viene del collado de Ordés (880 m, 2,9 km).

BaenoItinerario seguido desde la Cruz del Picu para enlazar con la pista de Baeno.

Ascendemos por la pista. En la primera bifurcación tiramos por el ramal de la izquierda; y en la segunda, por el de la derecha. Entremedias, pasamos por una trabajada fuente (920 m, 3,2 km), que se surte del agua que parece brotar de la misma roca.

Baeno y el ValdepinoBaeno y el Valdepino.

En una zona donde la pista llanea (1.000 m, 3,7 km), la abandonamos para proseguir por un sendero que enseguida enfila al sur y alcanza la verde horcada de la Colladiella (1.055 m, 4 km).

Desde aquí, tenemos dos posibles itinerarios hacia el Valdepino: el que pasa por Gustalcuendi, y el que lo hace por la majada de Agüergo. En esta ocasión, vamos a dirigirnos directamente a Gustalcuendi para enlazar allí con la que se podría considerar ruta normal desde Angón.

Para ello, en la Colladiella abandonamos el camino más marcado (un camino que, manteniendo el rumbo sur, baja a la riega Lasprón y se dirige a la majada de Agüergo), giramos a la izquierda y siguiendo alguna traza de senda nos internamos en el bosque hasta dar con la vaguada del valle limitado por el Pico del Monje y les Brañiques.

Hasta la vaguada, el bosque resulta algo enmarañado, pero se trata de un tramo corto, tras el cual el terreno se despeja.

ValdepinoBaeno y su entorno. Fotografía tomada desde la Porra (collado la Jastia).

Una vez fuera del bosque, continuamos ascendiendo por la ladera del Pico del Monje, pero no nos dirigimos hacia su cima, sino que mantenemos el rumbo este que traemos, sin alejarnos demasiado de la vaguada.

No tardamos en ver a nuestra derecha otra verde horcada (1.180 m, 4,8 km), que trasponemos para, sin perder altura, dirigirnos a la riega Lasprón y vadearla (1.190 m, 5,1 km). En el acercamiento a la riega, evitamos la senda más marcada, que baja a la majada de Agüergo.

ValdepinoAcercándonos a la horcada que da a la riega Lasprón, con el Valdepino en el horizonte.

ValdepinoVista hacia atrás de la horcada 1.180. La fotografía se tomó después de cruzar la riega Lasprón.

Cruzada la riega, por terreno pino pero sin obstáculos reseñables, alcanzamos el rellano de la majada de la Robellada (1.270 m, 5,4 km), desde donde proseguimos nuestro ascenso, orillados al Porro la Robellada, hasta salir a las extensas praderas de Gustalcuendi (1.401 m, 6,1 km).

GustalcuendiGustalcuendi desde el Pico Roble.

Gustalcuendi

GustalcuendiGustalcuendi.

Esta importante majada, hoy en ruinas, se levanta al pie de la ladera norte del Valdepino, en el collado que forma esta montaña con el Rasu Gustalcuendi. Un poco apartada hacia el noreste (y unos diez metros por encima de la majada), brota una fuente.

ValdepinoLa última cuesta antes de la cima. Arriba y algo a la izquierda, el verde collado la Jastia.

Desde Gustalcuendi, primero por una canal de hierba, y, después, aprovechando las franjas más herbosas de la ladera, coronamos el Valdepino (1.745 m, 7,5 km).

Vistas desde la cumbre

Si se desea regresar por un itinerario ligeramente diferente, véase la ruta de ascensión por Baeno y Agüergo.

Distancia (total) 14,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.600 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al Valdepino
site stats