Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Torre de Salinas (vía normal)

En Portilla de la Reina cojo la desviación a Picos. Dejo atrás el puerto de Pandetrave, y continúo carretera abajo hasta la pronunciada curva del kilómetro 14, donde aparco el coche. Cañabedo se llama este lugar situado a tres kilómetros de Santa Marina y 1.370 metros de altitud.

CañabedoCañabedo.

De la calzada sale hacia el este la senda de Remoña, erróneamente identificada en algunos carteles como la senda del Mercadillo. Tras vadear el arroyo Piedras Negras, ascender unos cien metros por verdes praderas y cruzar un minúsculo regato (a menudo sólo un estrecho surco embarrado), el sendero se mete en el hayedo, donde dibuja un amplio torno para salir a la zona desarbolada de las Bellugas (1.580 m).

Vistas de la Torre de Salinas

Luego, el camino da con la fuente el Caín (1.670 m), donde dobla al noreste y suaviza su pendiente. Ochocientos metros más allá se encuentra el Cabén de Remoña (1.779 m).

Caben de RemoñaEl Cabén de Remoña.

En el Cabén de Remoña confluye el camino que traigo con los que se dirigen a Posada, Pandetrave, Fuente Dé y la vega de Liordes. Tirando por este último, no tardo en dar con una nueva fuente (1.810 m), la de las Joyas de Pedejo, situada al pie de los paredones de la Torre de Salinas.

Joyas pedejoImagen invernal de la fuente de las Joyas de Pedejo.

Como a unos seiscientos metros hacia el noreste de la fuente se emboca la canal de Pedejo, por donde discurre uno de los dos posibles itinerarios a la vega de Liordes desde el mediodía. La otra posibilidad es el sedo de Remoña, un aéreo sendero que arranca junto a un somero círculo de piedras, y continúa tallado en los rojizos contrafuertes rocosos (en apariencia inexpugnables) que se elevan en la vertical de la fuente.

Salvo cuando la nieve lo cubre, la subida por el sedo resulta mucho más limpia y rápida que por la canal, y, pese a las apariencias, no requiere nada más que la lógica precaución inherente a cualquier pasaje aéreo. Con esfuerzo, pero con rapidez, se alcanza el Alto del Sedo de Remoña (2.020 m), enclavado unos doscientos metros por encima de la fuente, frente a las verticales y pulidas paredes del Tiro de Pedejo.

En el Alto del Sedo, continúo hacia Liordes hasta dar con el camino que viene por la canal de Pedejo. Desde aquí, enfilo directamente hacia la marcada canal que ocupa gran parte de la ladera oriental de la Torre de Salinas.

Torre de SalinasVía normal a la Torre de Salinas.

Se trata de una ruta bastante frecuentada, peligrosa con nieve, pero exenta de dificultades en verano. Tras salvar un primer tramo rocoso, viene un incómodo pedrero (2.140 m) que se pasa mejor por la izquierda (cuidado con la sima, situada en el punto donde arrancan las paredes más compactas).

Torre de SalinasIniciando la vía, antes de entrar en la canal.

Llega un momento en que la canal, cada vez más estrecha y empinada, se complica. Antes de que eso suceda, se abandona por un canalizo que sale a la izquierda (2.225 m).

La ruta más sencilla continúa hacia el suroeste, ascendiendo, primero, por un pino, incómodo y resbaladizo terreno de tierra y piedras, y, después, por una franja herbosa, más llevadera, que da vista a la arista sureste de Salinas.

Torre de SalinasEn la canal.

Cuando la franja de hierba se extingue (2.285 m), el itinerario gira al noroeste (derecha) y, por terreno rocoso que apenas requiere la ayuda de las manos, continúa por debajo de la arista hasta confluir con ella en un punto situado ligeramente al este del último collado de la cresta (2.400 m).

Vistas desde la cima

Únicamente resta ya efectuar una corta trepada y realizar un largo cresteo casi horizontal, carente de complicaciones. Sólo hay que salvar una brecha, bajando por un canalizo terroso, para a continuación rodear el muro de enfrente por la izquierda.

Distancia (solo ida) 5 kilómetros
Ascensión acumulada 1.090 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a la Torre de Salinas
site stats