Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Rasa de la Inagotable (o pico el Grajal) y la Junciana por la canal de las Arredondas

La Rasa de la Inagotable y la Junciana forman parte de la sierra Mojones, el cordal que cierra por el sur la vega del Hoyo Oscuro, separando esta depresión de las grandes canales meridionales de Ándara, como la de Arredondas o la de San Carlos.

Vistas desde el SamelarLa Junciana, la Rasa de la Inagotable y su entorno. Fotografía tomada desde el Samelar.

El topónimo "La Rasa de la Inagotable" tiene un evidente origen minero. No en balde la Sociedad la Providencia, que operó en el entorno de las vegas de Ándara, tenía inscrita una concesión denominada Inagotable. E incluso la mina Evangelista, sita en el hoyo homónimo, fue conocida también con ese mismo nombre. No parece descabellado suponer que el topónimo con el que hoy se designa la montaña se derivara del nombre de una de esas concesiones, ambas situadas en sus alrededores.

Vistas de la Rasa y la Junciana

Claro que esto significa que, con anterioridad al auge de la minería (segunda mitad del siglo XIX), la montaña debió ser llamada de otra forma. Sobre todo en Ándara, algunos topónimos usados desde antiguo por los pastores o bien se han perdido, sustituidos por otros procedentes de la minería, o bien hoy se sitúan, por error, en lugares equivocados.

Gracias a la labor de autores como Víctor Puente Cantero (cuyo libro La vertiente lebaniega del Macizo Oriental de los Picos de Europa recomendamos), sabemos, por ejemplo, que los pastores llamaron (y siguen llamando) pico el Grajal a la montaña que, en casi todos los mapas, figura como la Rasa de la Inagotable.

El itinerario que vamos a seguir coincide, hasta la entrada del hoyo de la Fuente de las Arredondas, con el de la ruta a la Silla de Caballo.

En Brez (740 m), al llegar a la altura de la iglesia, cojo el camino que, rodeando por la derecha la peña la Cerra, va ganando altura suavemente por el interior del bosque.

Dejo atrás el invernal de Juentesperi, un abrevadero (880 m, 2,2 km) y el camino que también viene de Brez, pero por la otra mano de la peña la Cerra (910 m, 2,6 km).

Al salir del bosque, doy vista a la canal de las Arredondas; hacia ella me lleva un sendero que, después de cruzar el arroyo la Vega (960 m, 3,1 km), comienza a ascender por el herboso lateral derecho (en el sentido de subida) de la canal.

Canal de las Arredondas

Canal de las ArredondasEl primer tramo de la canal. En ningún momento se debe bajar al cauce del arroyo. Aunque algunas sendas de ganado se dirijan a él, hay que seguir el sendero que, describiendo zigzags, gana altura por su vertiente izquierda.

Con la vista del arroyo la Vega fluyendo más abajo entre restos de viejos aludes, alcanzo una breve sillada donde divergen varios itinerarios (1.210 m, 4,2 km): a la izquierda, el que por la canal de Untuje enlaza con la canal de Lechugales; a la derecha, el que marcha hacia Somajía; y, de frente, el que prosigue canal de las Arredondas arriba.

Canal de las ArredondasCruce de caminos.

A partir de ese punto singular, dominan los pedreros, y las sendas, convertidas en simples trazas de paso, se difuminan, por lo que el ascenso de Arredondas se endurece y se torna más incómodo.

Más arriba, sin embargo, en el lugar donde estuvo la estación Palaerre (caseta que daba servicio a los carros que transportaban el mineral), comienzan a aparecer tramos de la antigua pista minera (1.410 m, 4,7 km), algo que facilita la progresión.

Llega un momento en que el camino gira a la derecha (1.570 m, 5,2 km) para evitar un canalón por donde el ascenso sería más directo, pero cuya estrechez y excesiva pendiente hacen inviables los zigzags.

Canal de las ArredondasEl hoyo de la Fuente de las Arredondas visto desde la canal.

Luego, la senda minera, cada vez más marcada, dobla a la izquierda (1.710 m, 5,7 km), y efectúa una larga diagonal ascendente por encima del canalón antes citado.

Canal de las ArredondasVista de la canal de las Arredondas desde la entrada al hoyo de la Fuente de las Arredondas.

Me encuentro junto a la entrada al hoyo de la Fuente de las Arredondas (1.840 m, 6,2 km), por donde discurre un posible itinerario a la Silla de Caballo.

En esta ocasión, prosigo por el camino minero canal arriba, alcanzo la zona de las bocaminas, y, ya con el sendero muy desdibujado, salgo de Arredondas por el Cascajal, al pie del pico del Grajal de Abajo o cueto Sierra Mojones, donde conecto con la pista que desde el Casetón de Ándara marcha hacia el hoyo del Evangelista (2.160 m, 7,1 km).

Canal de las ArredondasSaliendo de la canal de las Arredondas por el Cascajal.

Siguiendo la pista hacia la derecha (este), no tardo en salir al llano y verde collado del Mojón o Mesa el Grajal (2.204 m, 7,4 km).

Collado del MojónEn el collado del Mojón.

Del collado arranca una muy tendida panda por la que, casi sin esfuerzo, corono la Rasa de la Inagotable o pico el Grajal (2.281 m, 7,7 km).

La Rasa de la InagotableA punto de coronar la Rasa.

Vistas desde la Rasa

Desde la cumbre, compruebo el tremendo contraste entre la suave vertiente occidental de la montaña (por la que he subido) y su vertical paredón oriental, que impide cualquier posibilidad de aproximación directa hacia la Junciana, mi siguiente objetivo.

La Rasa desde la JuncianaEl paredón oriental de la Rasa visto desde la Junciana.

Debo, pues, volver sobre mis pasos al collado del Mojón, para, desde allí, ir faldeando la ladera de la Rasa que da a Arredondas por una faja, amplia y relativamente cómoda, colgada sobre las fruncidas y escarpadas pendientes que caen sobre la zona minera.

Vista desde la Silla de CaballoVista de la Rasa y la Junciana desde la Silla de Caballo.

La Rasa y la JuncianaDetalle del itinerario entre el collado del Mojón y el prao la Junciana.

En esta tierra dura y terriblemente árida, sorprende el fresco verdor del minúsculo prao la Junciana (2.180 m, 8,6 km), en el que desemboca la faja, y desde el que se sale con rapidez al collado la Junciana (2.201 m, 8,7 km), somera brecha situada junto al intimidante muro oriental de la Rasa.

La JuncianaLa Junciana desde el prao la Junciana.

La Rasa desde la JuncianaEn esta fotografía tomada desde la Junciana, se aprecian los tres elementos más significativos de la aproximación a esta montaña desde el collado del Mojón: el prao la Junciana, el collado la Junciana y la cresta.

Del collado arranca hacia naciente una entretenida cresta que incluso me obliga a usar las manos alguna vez.

La Junciana desde la RasaLa Junciana y su cresta occidental. Fotografía tomada desde la Rasa.

Hacia la JuncianaEn la cresta.

Superada la cresta (2.220 m, 8,9 km), una ladera exenta de complicaciones me lleva a la cima de la Junciana (2.263 m, 9 km).

Vistas desde la Junciana

Distancia (ida y vuelta) 17,1 kilómetros
Ascensión acumulada 1.740 metros

Distancia (ida) 9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.680 metros

Mapa de la ruta Track
site stats