Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La horcada de Don Carlos y el Pico Boada desde el Cable por la senda de Arenizas

Al suroeste de la Torre de la Párdida y frente a Torrecerredo, se alza el Pico Boada, una cumbre exenta de dificultades técnicas, pero de larga y compleja aproximación al estar situada en una de las zonas más remotas de los Urrieles.

En la base del Pico Boada, uniéndolo al Tiro del Oso, se abre la horcada de Don Carlos o Arenizas Alta, puerta de entrada al recóndito jou de Cerredo, y base propicia para alcanzar la mayoría de las torres que lo rodean.

Vistas del Pico Boada

Salimos del Cable (1.850 m) por el cómodo y muy concurrido camino a Cabaña Verónica.

Pasada la horcadina de Covarrobres (1.915 m, 1,1 km), el sendero, ancho y prácticamente horizontal, discurre por debajo de los espectaculares paredones de Peña Olvidada, dejando a la izquierda las pequeñas lagunas glaciares de los pozos de Lloroza.

Peña ViejaEl camino que desde el Cable (oculto por las nubes) se dirige a Cabaña Verónica discurre al pie del cordal de Peña Vieja.

Al llegar a la Vueltona (1.935 m, 2,3 km), el camino se bifurca. El ramal de la izquierda, más ancho y de suave trazado, se dirige a las antiguas minas de Altaiz. Nosotros proseguimos por el balizado ramal de la derecha, más pino y pedregoso.

Tras una serie de revueltas, alcanzamos una nueva intersección (2.225 m, 3,7 km). La senda de la derecha pone rumbo al collado de la Canalona y Peña Vieja. Nosotros continuamos por el camino señalizado hacia Cabaña Verónica y los Horcados Rojos.

El sendero suaviza su ascenso; luego, baja ligeramente (2.215 m, 4,2 km); y, después, retoma la subida para alcanzar un collado donde se bifurca (2.273 m, 4,5 km).

Cabaña Verónica desde el MadejunoCabaña Verónica.

La vereda de la izquierda se encamina al cercano refugio de Cabaña Verónica. La de la derecha, por la que continuamos, enfila hacia el collado de los Horcados Rojos, lugar de paso hacia el jou de los Boches y la vega de Urriellu.

Poco antes de llegar al collado (2.320 m, 4,8 km), abandonamos el camino balizado y tiramos hacia la izquierda, siguiendo la línea de hitos que marca el itinerario de ascenso al Tesorero.

Senda de ArenizasUbicación del collado de entrada a la senda de Arenizas.

En el contrafuerte que desde el Tesorero se proyecta hacia naciente, destacan las Peñas Urrieles y una cota menor (cota 2.398), que se yergue justo sobre los Horcados Rojos. A poniente de este promontorio, entre él y las Peñas Urrieles, se abre un collado que permite cambiar de vertiente.

senda de ArenizasDescenso inicial de la senda de Arenizas.

En este collado (2.390 m, 5,1 km), al que llegamos desviándonos ligeramente a la derecha tras haber seguido durante un cuarto de kilómetro el itinerario hacia el Tesorero, comienza la senda de Arenizas.

Picu Urriellu desde la senda de ArenizasDesde el collado, el Picu Urriellu nos acompañará durante casi todo el recorrido.

En su áspero trazado, alternando subidas y bajadas, la trocha recorre con rumbo norte la vertiente oriental de los Picos Arenizas hasta alcanzar el contrafuerte noreste del más septentrional de estos picos. Una vez aquí, dobla a poniente para, ahora por la vertiente norte de este nudo de montañas, llegar a la horcada de Caín.

La senda comienza con un descenso hacia la izquierda por la ladera sobre la que se elevan las Peñas Urrieles. En este primer tramo, hay que ayudarse algo con las manos en la canal inicial y al concluir la bajada.

Senda de ArenizasDestrepando la canal con la que comienza la senda.

Hacia la mitad de la pendiente, al alcanzar una zona de color pardo, es preferible, en lugar de seguir los hitos que nos invitan a descender directamente, mantener el rumbo que traemos acercándonos a los resaltes que afloran a nuestra izquierda, de este modo evitamos una pendiente incómoda donde se acumula mucha rocalla.

Sigue a este primer descenso (2.280 m, 5,5 km), en el que hemos perdido unos 110 metros de altura, un tramo en suave ascenso, casi horizontal y de más descansado andar si aprovechamos los afloramientos de roca firme.

Senda de ArenizasLa senda de Arenizas desde el final del primer descenso hasta su punto más alto. Fotografía tomada desde el collado de acceso a la senda.

Un giro a la izquierda nos conduce a los pedreros que caen de la collada Labrada, donde iniciamos un ascenso más decidido (2.300 m, 5,7 km).

Picu Urriellu desde la senda de ArenizasEl Picu Urriellu. Fotografía tomada desde el hombro de la senda de Arenizas.

Las trazas de paso marcadas en la gravera nos llevan a un hombro (2.370 m, 6 km), al que sigue un tramo más descansado en el que cruzamos una llambria.

Luego, la subida se endurece hasta alcanzar el punto más elevado de la senda de Arenizas (2.440 m, 6,3 km). Nos encontramos en la vertical del más alto de los Picos Arenizas.

Senda de ArenizasHacia el punto más alto de la senda.

La senda de Arenizas desde el collado de Santa AnaEl tramo más elevado de la senda visto desde el collado de Santa Ana.

Ahora toca bajar, las huellas en el pedrero nos van acercando al contrafuerte noreste del primer Pico Arenizas o Pico Arenizas norte.

Al llegar a él, tras bajar unos 70 metros (2.370 m, 6,5 km), nos topamos con unas llambrias de aspecto amenazador desde la distancia, pero muy fáciles de cruzar. Lo hacemos en ligero ascenso.

senda de ArenizasDescenso hacia el contrafuerte noreste del Pico Arenizas norte. En primer plano, las llambrias que hay que cruzar.

El Pico Urriellu desde el contrafuerte noreste de los Picos ArenizasVista desde el contrafuerte noreste de los Arenizas.

Al trasponer el contrafuerte (2.390 m, 6,6 km), damos vista al jou de Arenizas, y reanudamos el descenso por la vertiente norte de los Picos Arenizas, un terreno algo resbaladizo, en especial, en la parte final de la bajada.

Senda de ArenizasEl tramo final de la senda de Arenizas visto desde el Pico Boada. En azul, el itinerario recomendado para regresar: se abandona la traza marcada en el pedrero en la primera curva para progresar por terreno más sólido y menos resbaladizo.

Podemos perder altura hasta dar con la traza de paso hacia la vega de Urriellu, o bien dirigirnos a la horcada de Caín más directamente (en rojo en la foto), cruzando la zona rocosa inferior de la ladera. En este caso, el terreno, algo delicado, exige atención para progresar por el mejor itinerario. No recomendamos este atajo a la vuelta al carecer de referencias para localizar el punto de entronque con el pedrero.

Horcada de Caín y Picos ArenizasLa horcada de Caín y los Picos Arenizas. A la izquierda, los Picos de Santa Ana. Fotografía tomada desde el camino entre las dos horcadas de Arenizas.

Vistas desde la Horcada de Caín

Vistas desde la Horcada de CaínVistas desde la horcada de Caín.

En el último descenso, hemos perdido unos 50 metros de altitud. A lo largo de todo su recorrido, la senda de Arenizas acumula, por tanto, un descenso de aproximadamente 230 metros.

Horcada de Caín y horcada de Don CarlosLa senda entre las dos horcadas de Arenizas discurre por la ladera oriental del impresionante Tiro del Oso.

Desde la horcada de Caín o Arenizas Baja (2.337 m, 7 km), por la falda oriental del Tiro del Oso, nos encaminamos a la cercana horcada de Don Carlos o Arenizas Alta (2.413 m, 7,5 km), donde damos vista al jou de Cerredo y a las cumbres que lo circundan, algunas de las cuales se pueden alcanzar desde aquí.

Ascensión al Pico BoadaEl itinerario de ascenso a la cumbre del Pico Boada visto desde la Torre de Coello.

La que más fácil y rápidamente se corona es precisamente el Pico Boada.

Pico BoadaDescendiendo de la cumbre. En el horizonte, el Pico de los Cabrones.

A su cumbre (2.514 m, 7,9 km), que se eleva unos cien metros por encima de la horcada, se llega tranquilamente sin apenas usar las manos.

Vistas desde la cumbre

A la horcada de Don Carlos
Distancia (total) 15,1 kilómetros
Ascensión acumulada 1.110 metros

Al Pico Boada
Distancia (total) 15,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.210 metros

Mapa de la ruta Track
site stats