Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Invernal a Peñallava desde Soto de Sajambre

Esta ruta tiene dos partes muy diferentes. La primera, la subida a Peñallava por los Llagos de Jesús, discurre por terreno sencillo, y puede realizarse con raquetas (salvo condiciones extremas de hielo o nieve muy dura).

Vistas de Peñallava

En cambio, la segunda parte, el regreso por el cordal de Peña Parcia, resulta muy complicada, sobre todo en el tramo entre Peñallava y el collado la Mosca. Pese a su baja altura, el cordal de Peña Parcia, muy agreste y con notables caídas hacia Güembres, exige en invierno algunas trepadas expuestas y largos flanqueos por la pina vertiente de Llagos (noroeste), donde los crampones y el piolet pueden ser aconsejables o absolutamente necesarios.

Una alternativa interesante, más sencilla y muy recomendable, consiste en regresar a los Collados por el itinerario de ida (Llagos de Jesús) y bajar desde el collado la Mosca a Güembres.

Desde Peñallava puede alcanzarse la Pica Loto, si bien hay que contar con que la nieve dificulta la progresión por la cresta que une ambas montañas.

Desde Soto de Sajambre (905 m), por la senda del Arcediano, alcanzo los Collaos (1.400 m, 3,6 km).

Tras la cómoda subida, ahora toca bajar: hasta la depresión de Llagos he de perder unos 200 metros de altitud.

PandemonesPandemones, el monte Parcia y la Conia.

Comienzo a descender rumbo a Pandemones (1.340 m, 3,9 km), majada recostada en las estribaciones de Peña Parcia, en el borde del monte homónimo. La majada conserva algunas construcciones y una fuente abrevadero (la fuente el Terrero).

Fuente el TerreroFuente el Terrero.

Prosigo hacia poniente, cruzando una pequeña depresión ubicada al sur de la Magüetas, y salgo a la hondonada de los Llagos de Jesús, donde brota también una fuente (1.260 m, 4,7 km).

Llagos de JesúsLlagos de Jesús.

El siguiente hoyo, de notable amplitud, es Llagos. Aquí, además de una fuente, los restos de antiguas cabañas y una caseta de reciente construcción, se encuentra la cueva el Barro, por donde se sume en el subsuelo el agua que discurre por la sucesión de vallejas que acabo de recorrer.

LlagosLlagos y el itinerario a Peñallava desde la fuente.

Cueva el BarroCueva el Barro.

A poniente de Llagos, se abre el collado Valdelillo, puerta de acceso al Pico la Plana y a los abismos de los Beyos. Me acerco hasta el collado (1.252 m, 5,4 km), pero solo para fotografiar el Pico la Plana, pues mi objetivo hoy es otro (para llegar hasta aquí, puede verse también la ruta al Pico la Plana desde Soto de Sajambre).

Pico la PlanaEl Pico la Plana desde el collado Valdelillo.

PrecorniónEl Canto Cabronero, las Peñas de Cebolleda, la Peña de Beza y el Jurcueto. Fotografía tomada desde el collado Valdelillo.

De vuelta a Llagos, comienzo a ascender desde la fuente (1.200 m, 6 km) hacia el collado del Aceo, la horcada que se abre entre Peñallava y la Peña Aceo. Una faja despejada facilita la subida por el interior del bosque que medra en la ladera.

LlagosEn primer plano, la depresión de Llagos, vista desde la subida a Peñallava.

Desde el collado (1.385 m, 6,6 km), rodeando por el norte su antecima, corono Peñallava (1.460 m, 7 km).

Vistas desde la cima de Peñallava

Para regresar, decido atrochar siguiendo el cordal de Peña Parcia. Sobre el papel, se trata de un buen atajo, aunque no tardaría en comprobar lo equivocado que estaba.

PenallavaEl cordal de Peña Parcia visto desde la cima de Peñallava.

Peña ParciaEl cordal de Peña Parcia desde la Conia.

Desando sin problemas el camino hasta el collado del Aceo, desde donde remonto la corta y pina ladera de la peña de igual nombre. Esta peña, de notable patio hacia Güembres, tiene una larga y estrecha cresta, hoy cubierta de nieve, circunstancia que me obliga a retirarme prudentemente de lo más alto para avanzar por la ladera que da a Llagos, un tobogán arbolado, alfombrado con una capa de nieve dura. Empezaba a presentir que no había tenido una buena idea.

PeñallavaVista hacia atrás desde la Peña del Sedo.

Con cierta inquietud, gano el collado del Sedo (1.367 m, 7,6 km), la brecha que antecede a la peña homónima, y que, si se llama así, es porque hay (o hubo en tiempos) algún precario camino que hasta allí subía desde Güembres. Me asomo, y veo una corta canal, muy pendiente y rebosante de nieve inestable. Decido continuar por el cordal.

La cresta de la Peña del Sedo se encuentra casi libre de nieve. El problema es que, hacia su mitad, presenta un resalte (no muy complicado pero expuesto), que no puedo evitar, porque a la derecha la montaña se abisma hacia Güembres, y, a la izquierda, la inclinada ladera, herbosa y con nieve, se presenta muy resbaladiza. Supero el resalte y alcanzo la cima (1.458 m, 7,9 km), con el claro convencimiento ya de que no había tenido una buena idea.

Peña del SedoLa Conia y Llagos desde la Peña del Sedo.

Bajo al collado que da paso a Peña Parcia (1.440 m, 8 km), montaña que, por este lado, presenta un aspecto de lo menos amigable. La defienden unos muros que parecen decirme: "sube si te atreves". Con la montaña en ese plan, procedo a rodear disimuladamente su larga loma noroeste, la que se proyecta hacia las Magüetas. Para ello, me interno de nuevo en el bosque helado, calzándome los crampones que me había quitado en el collado del Sedo, y que, previamente, me había puesto en el collado del Aceo.

Collado la MoscaEn primer plano, el collado la Mosca y la Dijusa desde Morro Parcia.

Cuando, por fin, después de tanto trajín, arribo al suave promontorio de Morro Parcia (1.443 m, 8,7 km), y veo que el bucólico collado la Mosca se encuentra a tiro de piedra, respiro aliviado.

Desde la Mosca (1.399 m, 9 km), me descuelgo hasta Jarnieva (1.270 m, 9,6 km), y, por la derecha (oeste) del Restaño, llego al collado de Güembres (1.110 m, 10,2 km).

Soto de SajambreSoto de Sajambre y Güembres. Fotografía tomada desde el collado del Aceo.

En Güembres, en lugar de proseguir por el camino hoy más habitual, atrocho (otra vez, aunque ahora con más fortuna) por un viejo sendero que, cruzando un magnífico robledal, desciende directamente a Soto por la divisoria de la Valleja Calero y la riega la Casona.

Distancia (total) 11,2 kilómetros
Ascensión acumulada 930 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Peñallava
site stats