Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Peña Labra

A naciente del puerto de Pidrasluengas, en el límite entre Palencia y Cantabria, se alza una inconfundible montaña rematada por un llamativo crestón de conglomerados, se trata de Peña Labra, último jalón del alargado contrafuerte occidental del Pico Tres Mares, y señalado mirador de Picos y la cordillera.

Vistas de Peña Labra

Desde el sur, el aparentemente insalvable muro cimero de la montaña ofrece tres posibilidades para alcanzar la cima.

La más sencilla es el portillo de Juan Clara, punto más bajo de la cresta que une Peña Labra con el Pico Tres Mares, y collado de paso desde la Pernía al valle de Polaciones.

Desfiladero del arroyo LazánEl desfiladero del arroyo Lazán, previo a Piedraslenguas viniendo desde el sur.

Las otras dos posibilidades son sendas hendiduras de la muralla: una casi en la vertical de la cima; y la otra más hacia el este, cerca ya del portillo de Juan Clara. Con el terreno seco, ambas se salvan con trepadas no muy complicadas (pasos de II en la primera, que es algo más larga y difícil). Cuando imperan condiciones invernales, la dificultad y el peligro se incrementan, en especial si, como suele ocurrir dada la orientación sur, la capa de nieve se presenta inconsistente, incapaz de aguantar nuestro peso en las zonas de contacto con la roca. A este inconveniente hay que añadir la más que probable formación de notables cornisas, que, además del riesgo de rotura, pueden dificultar, hasta hacer imposible, la salida a la divisoria.

PiedrasluengasPiedrasluengas.

Partimos del puerto de Piedrasluengas (1.356 m), rumbo a naciente. El inicio no puede ser más plácido: avanzamos por suaves praderas, con la singular silueta de Peña Labra siempre presente.

El puerto de Piedrasluengas

El puerto de PiedrasluengasEl puerto de Piedrasluengas.

Peña Labra desde el puerto de PiedrasluengasVista de Peña Labra desde el puerto de Piedrasluengas.

Pasamos junto a una caseta, dejamos a nuestra derecha (sur) unas llamativas agujas rocosas, y entramos en la vaguada que desemboca en la carretera al norte del puerto (1.470 m, 0,8 km).

Hacia Peña LabraLa caseta (con Peña Abismo detrás) y las agujas.

Collada MancebadaVaguada previa a la collada Mancebada.

Cruzamos la vaguada por su cabecera, dándole la espalda a la Peña Caballera (fácil de reconocer por la antena que adorna su cima), y alcanzamos la collada Mancebada (1.590 m, 1,7 km).

Hacia Peña LabraVista hacia atrás desde la cabecera de la vaguada.

Collada MancebadaCollada Mancebada.

Ascensión a Peña LabraPrimera parte de la ascensión.

Los Urrieles desde la collada MancebadaLos Urrieles desde la collada Mancebada.

Continuamos ascendiendo por una suave y despejada panda provista de fuente (1.645 m, 2,1 km).

Peña Abismo desde la fuente de Peña LabraPeña Abismo desde la fuente.

Poco a poco, la pendiente se va endureciendo: estamos casi en la vertical de la cima, en la loma suroeste de la montaña, prácticamente la única franja libre de escobas en la enmarañada falda de Peña Labra.

Vista desde la ladera de Peña LabraVista hacia el Coriscao desde la ladera de Peña Labra.

Los Urrieles desde la ladera de Peña LabraLos Urrieles desde la ladera de Peña Labra.

La loma nos conduce directamente a la primera hendidura de la muralla (1.980 m, 3,4 km), que hoy se encuentra intransitable debido al estado de la nieve.

Renunciamos a subir por ella, y proseguimos, en travesía horizontal, al pie de los escarpes. Por la inclinación de la pendiente y la calidad de la nieve, esta travesía puede resultar complicada; motivo por el que, para ascender a la cima por la segunda hendidura o el portillo de Juan Clara, puede resultar preferible seguir, en lugar del itinerario que traemos, el que utilizaremos para bajar.

Peña LabraAspecto de la travesía por debajo de la cresta, vista desde las inmediaciones del portillo de Juan Clara.

Aunque las condiciones son aquí también algo delicadas, trepamos por la segunda hendidura (1.970 m, 3,6 km), que es algo más fácil que la primera.

Salvado el muro cimero y progresando siempre cerca del filo por terreno de escasa pendiente, ganamos la cima (2.028 m, 4 km). Este último tramo es fácil, pero, en invierno, suele presentar hielo o nieve helada.

Peña LabraParte final del tramo entre el portillo de Juan Clara y la cima.

Cima de Peña LabraLa cima de Peña Labra. Al fondo, el Pico Tres Mares y el Cuchillón.

Cima de Peña LabraOtra imagen de la cima. A la derecha de la foto se ve la Peña Sorbó por donde descenderemos.

Para descender, nos llegamos hasta el portillo de Juan Clara (1.963 m, 4,7 km), desde donde, por una pendiente fuerte, pero sin complicaciones, nos descolgamos al collado de Peña Sorbó (1.790 m, 5,3 km).

Desde aquí, para enlazar con el itinerario de ida (1.730 m, 5,8 km), giramos a la derecha (oeste) y cruzamos en ligero descenso la vaguada del arroyo Yernes.

La vaguada del YernesVista de la vaguada del Yernes desde el collado de Peña Sorbó. El sendero que cruza la vaguada pasa junto a las rocas señaladas.

Dado que la ladera se encuentra colonizada por grandes escobas, resulta esencial localizar los vestigios de la antigua senda para realizar esta travesía con comodidad.

Vistas desde la cima

Distancia (ida y vuelta) 8 kilómetros
Ascensión acumulada 710 metros

Distancia (ida) 4 kilómetros
Ascensión acumulada 700 metros

Mapa de la ruta Track
site stats