Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Torre de Olavarría. Vía normal

La Torre del Hoyo de Liordes se proyecta hacia el noreste formando, además de una conspicua cima secundaria, el alargado espolón de la Torre de Olavarría.

Hoyo de LiordesCara noroeste de la Torre del Hoyo de Liordes y de la Torre de Olavarría (clic en la imagen para ampliar).

Marcial de Olavarría fue un ingeniero que dirigió la explotación de las minas de la vega de Liordes a finales del siglo XIX.

Torre de OlavarríaLas dos cimas de la Torre del Hoyo de Liordes (izquierda) y el largo contrafuerte de la Torre de Olavarría.

La ascensión a la Torre de Olavarría por su ladera noreste, contrariamente a lo que cabría suponer cuando se observa la montaña desde el norte (desde el camino a collado Jermoso, por ejemplo), carece de complicaciones dignas de ser reseñadas.

Desde Cañabedo (1.370 m), por el Cabén y el sedo de Remoña, alcanzo el collado de Remoña.

Desde el collado de Remoña (2.035 m) subo por las rocas de la izquierda camino de la Torre de Salinas.

Como hacia la mitad de una zona herbosa (2.090 m), visible desde el collado y en la que afloran rocas rojizas, doblo a la derecha.

Progresando casi en horizontal, alcanzo el pie de las paredes de Salinas. Junto a ellas un terreno bastante llevadero baja con dirección a la boca del Hoyo de Liordes.

Al avistar el pedrero que cae del Hoyo de Liordes, asciendo por el canalizo de la izquierda y, después de superar un corto muro, cruzo el canchal, aprovechando huellas de paso, rumbo a la parte superior de las rocas rojizas del otro lado.

Torre de OlavarríaAproximación a la Torre de Olavarría.

Bajando algo se accede a una faja herbosa, terreno horizontal y de buen andar que me deja junto al primer resalte de la Torre de Olavarría (2.120 m).

Remonto el suave contrafuerte del que arranca el espolón noreste de la montaña (2.160 m). Al otro lado, mirando hacia la derecha, los paredones rocosos muestran una escapatoria evidente.

Me dirijo hacia ella atravesando un pedrero por su borde superior. Una rampa que apenas requiere el uso de las manos me deja en un hombro (2.250 m).

Torre de OlavarríaVía normal a la Torre de Olavarría.

De aquí arranca una repisa que recorre de este a oeste la ladera de la torre y desemboca plácidamente en el Hoyo Chico; pero, para coronar la montaña, hay que seguir subiendo por terreno rocoso y empinado hasta alcanzar una faja con otro hombro a la izquierda (2.330 m).

Es el momento de tirar decididamente hacia la derecha para acceder a una ancha y fácil pendiente que me lleva sin problemas a la arista noreste, muy cerca de la cumbre oriental de la montaña.

Para llegar a ella, sólo me falta bajar los pocos metros que distan de la cabecera de la canal de Olavarría (muy somera aquí), remontar un corto canalizo y trepar unos metros por la roca.


El cordal se prolonga hacia el sureste convertido en una arista erizada de pequeños gendarmes, transitable pero muy expuesta. Afortunadamente, para ganar la cumbre central (la más alta) existe un camino menos arriesgado.

No hay más que echar un vistazo a la pendiente que cae hacia el Hoyo Chico para descubrir, unos metros por debajo de la arista, un terreno bastante franco. No cuesta nada hacer pie en él, sólo tengo que desandar el camino hasta la canal noroccidental. Luego, progreso casi en horizontal hasta cruzar el canalizo que baja de la cumbre. Desde aquí, ascendiendo en diagonal hacia la derecha, me pongo enseguida en la arista, a tiro de piedra de la cima (2.430 m).

Distancia (solo ida) 5,9 kilómetros
Ascensión acumulada 1.090 metros

Mapa de la ruta Track



Hasta la Torre de Olavarría se puede llegar también desde la cercana cima de la Torre del Hoyo de Liordes.

Para ello, se baja a la primera brecha de la arista oriental, brecha situada muy cerca de la cumbre, apenas unos metros más abajo.

Rodeando por la izquierda unas rocas, se emboca un estrecho canalizo, corto y practicable, aunque muy pendiente y de roca algo delicada (más complicado en el descenso que en el ascenso).

Torre de OlavarríaEl descenso de la Torre del Hoyo de Liordes visto desde la Torre de Olavarría.

Destrepado un tramo, del canalizo sale hacia la derecha una franja herbosa en ligera subida que conecta con el terroso surco, más definido y transitable, que baja del collado que une la Torre del Hoyo de Liordes con su antecima (esta cumbre se puede ganar desde aquí sin apenas esfuerzo).

Se hace así pie en el pedrero colgado sobre el Hoyo Chico (2.450 m). Andando tranquilamente se accede a la horcada en la que culmina una de las canales noroccidentales. Se trata de la horcada que separa la Torre de Olavarría de la antecima de la Torre del Hoyo de Liordes (que también desde aquí se puede ganar con facilidad).

Por la derecha se rodean con comodidad los grandes bloques que reposan en el collado. Aparece entonces una zona herbosa que da pie a una ladera caliza por la que se trepa bien.

No es necesario coronar la más occidental de las tres cimas de la Torre de Olavarría; antes de alcanzarla, una repisa conduce a la diminuta collada que la separa del vértice central. Desde la collada, una breve trepada por excelente roca compacta basta para salir a la cumbre.

site stats