Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El Neverón de Urriellu

A poniente de la vega de Urriellu, a medio camino entre el Picu y Torrecerredo, separado del grupo de los Albos por la horcada Arenera, se alza el Neverón de Urriellu, una montaña masiva y bicéfala, unida a la Torre de la Párdida por la horcada del Neverón.

Vistas del Neverón de Urriellu

Salimos de la vega de Urriellu (1.955 m) por el camino que marcha con rumbo noroeste en dirección al jou de los Cabrones.

A nuestra izquierda, relativamente cerca, el Neverón nos muestra su cara oriental, una cara tan abrupta que nos va a obligar a dar un notable rodeo para situarnos en la vertiente opuesta, que es por donde corren las vías normales de ascenso.

 Neverón de UrrielluPor la cabecera del jou Luengo, hacia la Corona del Raso.

Poco a poco, vamos ganando altura por la cabecera del jou Luengo, el gran valle glaciar labrado por la lengua de hielo que bajaba del circo del Neverón.

Corona del RasoCorona del Raso.

Abandonamos el jou por la estrecha chimenea de la Corona del Raso (2.160 m, 1,2 km). A nuestra izquierda queda la estilizada silueta del Diente de Urriellu, llamativo eslabón del contrafuerte noreste del Neverón. A nuestra espalda se alza, imponente, la cara oeste del Urriellu.

Vega Urriellu y el PicuEl Picu Urriellu y su vega. Fotografía tomada desde la Corona del Raso.

El camino enfila ahora a poniente, y tras rodear un contrafuerte menor de la montaña (2.230 m, 1,8 km), llega a la horcada Arenera (2.273 m, 2,2 km), donde le decimos adiós al sendero, que se dirige al jou de los Cabrones, y viramos al sur para ir ascendiendo suavemente, ya sin camino definido, por la ladera occidental de nuestro objetivo.

Vista desde el Picu Urriellu hacia los AlbosCorona del Raso y la horcada Arenera desde la cima del Picu Urriellu.

Horcada AreneraLa horcada Arenera.

En esta ladera destacan dos notables acanaladuras, a las que llamaremos canal principal y canal secundaria, que nos van a servir de referencia en el ascenso.

Pero aún quedan a cierta distancia de donde nos encontramos, así que vamos aproximándonos a ellas por terreno sencillo, señalizado con hitos, y salpicado de someros pedreros y fáciles llambrias.

Llegamos de este modo a una gravera de mayores dimensiones, donde, hacia su mitad (2.350 m, 2,6 km), la huella de paso se divide. Aquí se separan las dos posibles vías hacia la cumbre.

Ascensión al Neverón de UrrielluLas dos vías de ascenso. Fotografía tomada desde el Pico de los Cabrones.

Vía suroeste

La ruta más sencilla (en blanco en la foto) mantiene el rumbo que traíamos, acaba de cruzar el pedrero y hace lo propio con la canal principal.

Luego, por terreno descompuesto pero sin grandes problemas, gana el hombro occidental de la montaña y asciende por la fácil pendiente que queda a la derecha de la canal principal.

Poco antes de llegar a la cresta cimera, una corta chimenea (II-) nos deja en la cabecera de la canal, desde donde, tras una breve trepada (II), coronamos el más meridional de los cuatro puntos culminantes de la cima principal del Neverón.

Los cuatro vértices son de similar altura y se puede pasar de uno a otro sin apenas dificultad.

Por su escasa exposición, recomendamos utilizar este itinerario para bajar.

Vía noroeste

La otra posibilidad (en rojo en la foto), una interesante trepada casi continua hasta la cumbre (II), resulta algo más comprometida y aérea.

Tras remontar el pedrero, alcanzamos una vira por la que proseguimos caminando hasta que se extingue (2.425 m, 2,8 km).

Ascensión al Neverón de UrriielluEl inicio de la vía noroeste.

Comenzamos entonces a trepar, primero, hacia la izquierda. La idea es ir dando ligeros rodeos para aprovechar los puntos más débiles de la ladera.

Debemos estar atentos para no pasar por alto una estrecha y poco marcada repisa que se dirige en horizontal hacia la derecha (2.470 m, 2,9 km).

La repisa nos permite cruzar la canal secundaria y acercarnos a la principal. Sin entrar en esta canal, seguimos trepando por su borde.

En cuanto el terreno lo permite (2.510 m, 3,1 km) (suele haber un gran hito en este lugar), continuamos ascendiendo hacia la izquierda (aquí se encuentran quizás los pasos más expuestos del itinerario), y luego hacia la derecha.

La curva que acabamos de describir nos saca a un terreno pedregoso, más sencillo y tumbado, que desemboca en la cima (2.555 m, 3,2 km).

Vistas desde la cumbre

Distancia (total) 6,3 kilómetros
Ascensión acumulada 660 metros

Mapa de la ruta Track
site stats