Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Torre de las Minas de Carbón

La Torre de las Minas de Carbón es el último eslabón del contrafuerte que, desde la Torre del Llambrión, se proyecta hacia el sur, separando el hoyo de los Llagos del hoyo del Llambrión.

La ascensión coincide, casi en su totalidad, con el itinerario a las torres del Llambrión y Casiano de Prado por las Colladinas.

Vistas de la Torre de las Minas de Carbón

Desde el Cabén de Remoña, por el sedo y el collado de Remoña alcanzamos el collado de la Padiorna (1.990 m, 3,2 km). Subimos por el sedo homónimo y continuamos por el muy transitado camino a Collado Jermoso.

Las Peñas Cifuentes desde el sedo de la PadiornaVista de las Peñas Cifuentes desde el sedo de la Padiorna.

Hacia las ColladinasEntre el sedo de la Padiorna y las Colladinas.

La ascensión propiamente dicha a la Torre de las Minas de Carbón comienza en la más alta de las Colladinas (2.190 m, 5,4 km), paraje desde el que se avista el refugio de Collado Jermoso.

Para una descripción detallada del itinerario entre el Cabén y las Colladinas, puede verse la ruta Aproximación a Collado Jermoso desde el Cabén de Remoña.

Obviamente, hasta aquí se puede acceder con mucha mayor rapidez y comodidad desde el citado refugio, pues tan solo habría que recorrer 1,1 kilómetros y salvar un desnivel de 130 metros.

Las ColladinasAl fondo, la Colladina más alta, donde dejaremos el camino a Collado Jermoso para dirigirnos al Llambrión.

En la más alta de las Colladinas, dejamos el sendero balizado y subimos hacia la derecha (norte), en dirección a una veta de rocas amarillo-rojizas visible desde el collado. Trepamos por la izquierda de la veta, que abandonamos enseguida, doblando más a la izquierda.

Ascensión al LlambriónSaliendo de las Colladinas hacia las rocas que nos sirven de referencia.

Proseguimos la subida por canalizos fáciles de piedras sueltas, hasta que, a unos 2.300 metros de altitud, realizamos una travesía en ligero ascenso hacia la izquierda (norte), por encima de unos llamativos lapiaces. Después seguimos ganando altura hacia naciente por terreno similar al inicial.

Ascensión al LlambriónEn la travesía hacia la izquierda por encima de los lapiaces. El itinerario prosigue girando a la derecha allí donde acaba la sombra.

Torre del FrieroEl Friero y la Colladina donde abandonamos el camino a Collado Jermoso. Fotografía tomada desde la travesía.

Nos encontramos en la ladera suroeste de la Torre de Casiano de Prado: un intrincado pedriscal, cuya aspereza nos acompañará hasta que volvamos de regreso a las Colladinas.

En pleno dominio de la roca y los pedreros, alcanzamos una diminuta pradera (2.405 m, 6,1 km), bucólica balconada en la que sería imposible no detenerse para tomar respiro.

Ascensión al LlambriónAdmirando el Cornión desde el oasis de la pradera.

Ascensión al LlambriónAbandonamos la pradera con la Torre del Friero como telón de fondo.

Desde este lugar, un impresionante desfile de paredones parece cortar toda posibilidad de seguir subiendo. En este hemiciclo rocoso, el único paso franqueable se encuentra ligeramente a la izquierda, unos cincuenta metros por encima de la pradera, y separado de ella por un terreno pedregoso que no representa ningún problema.

Ascensión al LlambriónEl paso se encuentra en la vertical del montañero.

La superación del que podríamos llamar paso clave de la ruta no es excesivamente complicada (quizá algo más su descenso): se trata de una trepada (II) por terreno bastante inclinado, pero con buenos agarres.

Ascensión al Llambrión

El paso finaliza con una sencilla travesía hacia la derecha.

Ascensión al LlambriónEn la travesía.

Salvado este tramo, la subida continúa describiendo un amplio semicírculo para ganar una brecha situada casi en la vertical del paso clave (2.530 m, 6,4 km).

Al aproximarnos a la brecha, en lugar de trasponerla (como haríamos para ascender a la Torre de Casiano de Prado), giramos a la derecha (sureste) para acceder a la muy próxima cresta de la Torre de las Minas de Carbón.

Ascensión a la Torre de las Minas de CarbónEl itinerario de ascenso visto desde la Torre del Friero.

Pese a su espectacularidad, la cresta carece de pasos difíciles. Tiene un primer tramo que se hace andando, con mucha piedra suelta pero sin apenas exposición.

Ascensión a la Torre de las Minas de CarbónPrimer tramo de la cresta. Fotografía tomada desde la brecha de la Torre de Casiano de Prado.

Un corto destrepe nos lleva a la segunda parte de la cresta, más aérea y de roca más sólida. En general, se avanza por el filo, sorteando algún pasaje puntual por la vertiente de las Colladinas (derecha), puesto que por el otro lado la montaña cae a pico sobre el hoyo de los Llagos.

Ascensión a la Torre de las Minas de Carbón

Ascensión a la Torre de las Minas de CarbónEl magnífico tramo final de la cresta.

Tras un agradable paseo, la cresta, de apenas 100 metros, nos deja en la cima de esta bella montaña, injustamente olvidada como tantas otras de los Urrieles.

Vistas desde la cima

Distancia (total) 13 kilómetros
Ascensión acumulada 1.160 metros

Distancia (solo ida) 6,5 kilómetros
Ascensión acumulada 970 metros

Mapa de la ruta Track
site stats