Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Jario por el argao Lluengo

En la escarpada cara meridional de Jario, destacan tres inclinadas canales: el argao Gonzagre, el argao Ciego y el argao Lluengo.

Jario y sus argaosJario y sus tres canales meridionales. Fotografía tomada desde las inmediaciones del puerto del Pontón.

El argao Lluengo, el más fácil de los tres, arranca algo por encima de la vega Lindera, describe una curva y, luego, se dirige en línea recta al collado de los Anoyos, muy cerca de la cima de Jario. Salva un desnivel de 370 metros en una distancia horizontal de 0,8 kilómetros, la pendiente media es, por tanto, de 25 grados, lo que significa que para acometerlo con nieve resulta imprescindible saber utilizar piolet y crampones.

Jario y argao LluengoVista de Jario y el argao Lluengo desde el Gildar.

La zona, además, es muy propensa a las avalanchas. Para deambular por estos derroteros con seguridad, es absolutamente necesario que la nieve se encuentre asentada; y las paredes, saneadas (sin nieve acumulada). Jario parece una montaña fácil, pero sus escarpes meridionales no lo son. Adentrarse en ellos mientras se mantienen las secuelas de los grandes temporales invernales, implica asumir riesgos absurdos.

YouTube

El inicio es el mismo que el de la ruta Jario desde Verrunde, por la horcada de Llabeño.

Desde el túnel de Verrunde (820 m), tiro robledal arriba para alcanzar la senda del Arcediano a la altura de fuente Prieta (950 m, 0,7 km).

Sigo atrochando por el bosque hasta dar con el camino Viejo de Valdeón (975 m, 0,8 km), por el que prosigo. Dejo a mi izquierda un primer invernal, y, al alcanzar un segundo (1.040 m, 1,4 km), abandono el camino para atajar por un claro que me deja muy cerca de Justiadoso.

Desde la majada (1.130 m, 1,9 km), un sendero pasa por la fuente Resiedas (1.200 m, 2,4 km) y alcanza Jocerrato (1.320 m, 2,7 km), pradera donde no quedan más que las ruinas de las cabañas que una vez hubo en este lugar.

Vega lindera y argao LluengoLa vega Lindera y el inicio del argao Lluengo, desde la cresta de Jario.

Siguiendo la senda, un poco por encima de Jocerrato, se encuentra la vega Lindera (1.360 m, 3 km). Hasta su plácida pradera baja, por el argao Gonzagre, la riega que nace en la fuente Neón.

En la vega Lindera abandono el camino que se dirige a Riñoseda y el collado Samao, y prosigo por el interior del hayedo sin alejarme demasiado de los escarpes de Jario.

Cruzo un par de pequeñas praderas y me pongo en el inicio del argao Lluengo (1.510 m, 3,5 km).

argao LluengoEn el primer tramo del argao Lluengo.

Aunque estamos a finales de mayo, el primer tramo del argao se encuentra ocupado por un nevero. Saco el piolet y me calzo los crampones. La subida por la nieve, que se encuentra en bastantes buenas condiciones, es pina pero fácil.

Aragao LluengoEl argao, con la vega Riñoseda al fondo.

Por desgracia, la nieve solo es continua hasta el punto donde la canal, que se dirigía al noreste, cambia de rumbo y se encamina al norte (1.620 m, 3,8 km).

argao LluengoLa nieve comienza a desaparecer.

Guardo los crampones y continúo por la vaguada, salpicada de algunos neveros y por donde corre una riega.

El agua del arroyo aflora de una oquedad abierta en el lateral izquierdo de la canal (1.680 m, 3,9 km).

Argao LluengoEl tramo sin nieve del argao.

A partir de aquí, el argao se ensancha, y, aunque la nieve reaparece algo más arriba (1.730 m, 4 km), con el material adecuado no supone un obstáculo para alcanzar el collado de los Anoyos (1.880 m, 4,4 km).

Desde este collado, la cercana cima de Jario (1.914 m, 4,5 km) se alcanza con facilidad.

Distancia (total) 9,4 kilómetros
Ascensión acumulada 1.120 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones a Jario
site stats