Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Jario desde Oseja de Sajambre

Los itinerarios más concurridos para ascender al Pico Jario parten del puerto de Panderruedas o de Soto de Sajambre y Vegabaño.

Jario desde GabancedaImagen invernal del Pico Jario (marzo de 2015). Fotografía tomada desde la cuerda de la Gabanceda.

La subida desde Oseja, menos conocida, resulta quizá más dura, pero es ideal para entrar en contacto con la cara más luminosa y risueña de los bosques y praderas del valle de Sajambre.

La ascensión se puede iniciar en Verrunde o en la propia Oseja.

En Oseja de Sajambre (745 m), cojo la senda del Arcediano en dirección a Soto.

Oseja de SajambreOseja de Sajambre y (en la esquina inferior derecha) Llabeño.

Nada más salir del pueblo, dejo a la derecha la ermita de San Roque. El templo se alza al borde del camino, a 780 metros de altitud, un poco más abajo de lo que figura en el mapa del IGN.

ermita de san roqueLa ermita de San Roque, construida a finales del siglo XVI.

El inicio de la ruta consiste en una tranquila y agradable caminata entre nogales, castaños y robles. En este apacible ambiente, poco después de cruzar el río Buseco, la senda se divide (825 m, 1,3 km). El ramal de la izquierda se dirige a Soto; yo tiro por el sendero de la derecha, al que llaman camino del Estiadero.

En decidida subida por el interior del bosque y tras unas cuantas revueltas, alcanzo los invernales de Barcantiz, cuya primera cuadra se halla a 1.030 metros de altitud (2,3 km).

Algo más arriba (1.050 m), donde se levanta la segunda cabaña de Barcantiz, el camino se vuelve a dividir. El sendero más marcado llanea hacia el noroeste por la izquierda de la cabaña. Yo, sin embargo, sigo por la trocha menos patente que asciende a la derecha de la construcción.

Segunda cabaña de BarcantizSegundo invernal de Barcantiz. El ancho camino de la izquierda lleva a Juntilibañas. Sigo por la senda que sube a la derecha de la cabaña.

No tardo el alcanzar una tercera caseta (1.080 m), perteneciente (según creo) también a Barcantiz.

Regulera y LlabeñoRegulera.

El sendero, algo difuminado a veces, me lleva poco a poco al apacible hombro de Regulera (1.130 m, 2,7 km), desde donde diviso, más arriba, la pista que conduce a Llabeño.

Aprovecho la senda, que ahora llanea entre endrinos, para irme acercando a la pista. Pero cuando la trocha comienza a girar a la derecha para dirigirse al río Buseco (1.150 m, 2,9 km), que aquí recibe el nombre de la Gustia, la abandono, y, por terreno donde se alternan praderas y maleza, subo directamente a la Solana (Regulera en el mapa del IGN), donde hago pie en la cómoda pista (1.250 m, 3,2 km) cuyo descansado trazado me lleva a Llabeño (1.290 m, 4 km).

La solanaEl remozado invernal Juan Peset, en la Solana.

Las apacibles praderas de Llabeño cuentan con fuente (algo escasa) y un gran establo. Desde ellas, en lugar de proseguir por la pista que conduce a la horcada de Llabeño, cojo el sendero que desde las inmediaciones de la fuente enfila al norte.

LlabeñoLlabeño (fotografía tomada al bajar por la Cerra).

No tardo en alcanzar las ruinas de la majada del Teso (1.370 m, 4,4 km).

Majada el TesoEl Teso.

El sendero prosigue el ascenso hacia el norte por la despejada ladera de las Llampas; pero, antes de alcanzar el cauce del Buseco, dobla a naciente (1.550 m, 5,1 km) para aprovechar un pino pero cómodo surco que desemboca en la llanada de los Monasterios (1.740 m, 5,7 km).

Fuente NeónLa fuente Neón.

Solo tengo que virar al sur para ponerme en la fuente Neón (1.740 m, 6 km).

Desde la fuente, por la verde ladera de la Traviesa del Pico, me encaramo a la antecima (1.904 m, 6,6 km) y la cumbre de Jario (1.914 m, 6,7 km), privilegiado mirador de Picos y la cordillera.

Vídeo grabado desde la cima.

Vista desde Jario hacia el esteVista desde la cumbre hacia el este. En primer plano el collado de la Muda, que también se conoce como collado de los Anoyos porque, según Santiago Morán y Ramón Lozano (Sajambre. Itinerarios de Montaña), aquí los lobos atacaban a los terneros de un año.

VegabañoVegabaño.

Peña SantaPeña Santa.

Torre del FrieroLas Peñas Cifuentes al amanecer.

Para descender, desando mis pasos hasta la fuente Neón, y, desde aquí, bajo directamente a la horcada Llabeño (1.422 m, 8,5 km) por la Cerra.

Jario, Llabeño y la CerraLa Cerra es la pendiente que, desde la horcada Llabeño (en primer plano), sube a la fuente Neón.

En la horcada, se abren diversas posibilidades. Puedo bajar cómodamente a Llabeño para enlazar con el itinerario de ascenso, o tirar hacia la otra vertiente por el camino que, tras pasar por la majada de Justiadoso, enlaza en Verrunde con la senda del Arcediano.

Horcada LlabeñoLa horcada de Llabeño.

Opto, sin embargo, por un itinerario menos plácido: el que desde la horcada de Llabeño baja directamente a Oseja por Cora.

La CoraLa "selva" de Cora.

Para ello, mantengo el rumbo suroeste, esquivo un pequeño resalte por la derecha, y, tras una zona llana, comienzo a bajar por el interior de un frondoso bosque.

El sendero, semiperdido y nada fácil de seguir, va girando a poniente. Por fortuna, a unos 1.090 metros de altitud (10 km) se convierte en un camino ancho y bien marcado que me lleva a la pradera de Llarellampo (1.000 m, 10,5 km), donde, en lugar de continuar hacia el sur por la pista más visible, cojo la que sale del oeste de la pradera.

majada cerca de OsejaPrado y cuadras cerca ya de la ermita de San Roque.

Ya no hay pérdida posible, solo tengo que seguir el camino para enlazar con la senda del Arcediano a la altura de la ermita de San Roque.

Distancia (total) 12 kilómetros
Ascensión acumulada 1.175 metros

Mapa de la ruta (ascenso) Track
Mapa de la ruta (descenso) Track
Índice de ascensiones a Jario
site stats