Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Torre del Hoyo Chico

Entre las torres del Friero y del Hoyo de Liordes, separando el Hoyo Chico del collado de Chavida, se yergue la Torre del Hoyo Chico, una montaña no muy visitada, quizás por ser un centenar de metros más baja que sus vecinas, y quizás, también, porque la dificultad de sus vías no la hace apta para cualquiera.

Torre del Hoyo ChicoCresta norte de la Torre del Hoyo Chico.

Pese a todo, este acerado y agreste promontorio siempre atrajo mi atención. Buscando un camino hacia la cumbre, seguí durante un tiempo indicaciones bibliográficas equivocadas que dibujaban la vía normal en la cara sureste de la torre.

Torre del Hoyo ChicoCara oriental de la Torre del Hoyo Chico.

Finalmente llegué al convencimiento de que el itinerario más sencillo debía discurrir por la vertiente opuesta, la noroeste. Confirmó mi suposición el magnífico libro de David Atela sobre los Urrieles, donde aparece reseñada la vía de la canal noroeste como la vía normal a la Torre del Hoyo Chico. Se trata de una escalada fácil, pero muy aérea, y no exenta de peligro por la mala calidad de la roca.

Torre del Hoyo ChicoVía de la canal noroeste a la Torre del Hoyo Chico vista desde el collado de Chavida. Las flechas señalan buenos lugares para montar un rápel o asegurar. Nosotros no montamos la segunda reunión (clic en la imagen para ampliar).

Desde el collado de Chavida (para llegar hasta aquí, véase la vía normal a la Torre del Friero), ascendemos hacia la torre. La pendiente, relativamente cómoda, nos pone enseguida al pie de la vía: una estrecha faja inclinada que bordea por arriba, de derecha a izquierda, una espectacular placa casi vertical.

Estos primeros pasos, sin ser difíciles (alrededor del tercer grado), resultan algo expuestos e incómodos por la orientación y angostura de la rampa, que nos obliga a progresar mezclando ascensos y travesías; por suerte, la roca es buena y nos protegemos bien con friends medianos. Probablemente se trata del tramo técnicamente más complicado y, al mismo tiempo, más seguro de la vía.

Torre del Hoyo ChicoLlegando a la primera reunión, en la terraza de piedras sueltas.

La rampa desemboca en el extremo inferior de la canal, formado por una terraza inclinada rebosante de piedras sueltas. Subimos por ella sin problemas, y enseguida, donde finaliza la terraza, y el lateral derecho de la canal ofrece protección frente a posibles desprendimientos, alcanzamos un puente de roca ideal para montar la primera reunión (rápel en el descenso).

Torre del Hoyo ChicoSalida de la primera reunión.

La canal continúa sin excesivos problemas, salvo un corto paso vertical que rozará el tercer grado. Alcanzamos así una segunda terraza, donde también es posible instalar reunión, aunque, con cuerdas de sesenta metros, como las que llevamos, se puede prescindir de ella para ganar algo de tiempo.

Torre del Hoyo ChicoLlegando a la segunda reunión.

Unos metros más arriba se abre, ya en la cresta, la brecha en la que finaliza la canal separando la cima sur de la principal. Para eludir el muro, vertical y de roca muy rota, que, coronado por un conspicuo tolmo, se yergue a su izquierda, evitamos ganar la brecha. Poco antes de llegar a ella, instalamos con friends pequeños la segunda reunión, y salimos de la canal por la izquierda, remontando un corto canalizo.

Torre del Hoyo ChicoReunión en el lugar donde abandonamos la canal.

Seguimos progresando, siempre hacia la izquierda, pero ahora en horizontal y sobre roca muy descompuesta, hasta alcanzar un espolón. Tras superar unos metros por el mismo filo (III), un somero surco nos deja, por terreno fácil, en la cresta a la izquierda del tolmo. Un poco más allá, en el inicio de un corto tramo compacto y horizontal de la cresta, montamos la tercera reunión (rápel en el descenso).

Desde el otro extremo del tramo horizontal, bajamos hacia una cornisa que, colgada sobre la zona de Chavida, avanza paralela a la arista. La vía, aunque fácil, se torna aérea y expuesta, y, para evitar sustos, instalamos la última reunión casi debajo de la cima, aprovechando un cuerno de roca que sobresale en esta espectacular balconada.

Torre del Hoyo ChicoBajando hacia la cornisa, cerca ya de la cima.

Torre del Hoyo ChicoEn la cornisa.

Ya solo resta volver a la arista trepando por una fisura, y coronar la cima por la vertiente del Hoyo Chico.

Torre del Hoyo ChicoPrimer rápel.

Torre del Hoyo ChicoSegundo rápel.

Para descender, montamos dos rápeles. Uno desde la cresta, poco después de pasar la cornisa; y otro en la primera reunión.

site stats