Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Cueto de la Cuadra, Paredón del Albo y el Escamelláu

El cordal de Juan de la Cuadra arranca de las Coteras Rojas, al norte de Peña Vieja, y se despliega hacia naciente separando el valle de las Moñetas de los puertos de Áliva.

Sus cumbres más destacadas son: la Garmona o pico Juan de la Cuadra (la palabra garma se utiliza en Cantabria para designar un despeñadero o precipicio, lo que da idea de la naturaleza de esta montaña), el cueto de la Cuadra, el Paredón del Albo y el Escamelláu.

Vistas desde los CampanariosVista del cordal de Juan de la Cuadra desde los Campanarios.

Con la intención de subir a los tres últimos, me encuentro en el borde oriental de los Urrieles, concretamente en el antiguo circo glaciar limitado por Peña Vieja y el cordal de Juan de la Cuadra, un paraje esculpido por los grandes espesores de hielo que aquí se acumularon durante el Cuaternario, y profundamente alterado por la minería del cinc, actividad que cesó en 1989, pero cuyas secuelas permanecen (1.540 m).

Por aquí pasa un recién nacido río Duje (no sé si de aguas puras a tenor de la enorme balsa de estériles acumulada unos metros más arriba), que corre encajado entre mi objetivo y la larguísima morrena lateral conocida hoy como la Llomba del Toro.

Minas de ÁlivaBalsa de estériles de las minas de Áliva.

Subo con rumbo noreste (derecha) por la ladera del cordal de Juan de la Cuadra, herbosa y de buen caminar aquí abajo. La idea es no perder altura para entrar en la amplia depresión del hoyo del Alba por encima de la Cuchilla del Alba (1.600 m, 1,4 km).

Las distancias y desniveles se han calculado desde las minas de las Manforas. Para llegar hasta aquí desde Espinama, hay que recorrer 8,4 kilómetros por la pista de Áliva, y salvar un desnivel de 700 metros (track). La aproximación desde el Cable resulta menos fatigosa al ser más corta y en descenso.


Más arriba, a la otra mano del hoyo, junto al contrafuerte que baja del Paredón de Albo, se divisa la escombrera de la vieja mina de la Marta Navarra.

Cordal de Juan de la CuadraEl cordal de Juan de la Cuadra visto desde Áliva....

El cordal de Juan de la Cuadra desde la cuesta Cortés... y desde la cuesta Cortés.

Aprovechando las fajas herbosas, remonto el hoyo por su lateral izquierdo.

Peña Castil desde las Cumbres de AvenasEl cueto de la Cuadra (izquierda) y Peña Castil. Fotografía tomada desde las Cumbres de Avenas.

La esforzada subida culmina en un collado del contrafuerte meridional del cueto de la Cuadra (2.057 m, 2,7 km). A mi izquierda, muy cerca, apenas despunta un promontorio que no sé si tendrá nombre (cueto Redondo creo que lo llaman), pero lo que sí tiene es una espeluznante caída hacia el Duje y la zona de las minas (2.068 m, 2,8 km).

Ándara desde el cordal de Juan de la CuadraVista de Ándara desde el collado.

La cuerda del contrafuerte me lleva a la pedregosa ladera oriental del cueto de la Cuadra, por la que alcanzo la cumbre (2.237 m, 3,4 km).

Vistas desde el cueto de la Cuadra

Bajo de la cima por el mismo camino, y por la cómoda divisoria del cordal me acerco al Paredón del Albo.

Hacia el Paredón del AlboEn la cresta que une el cueto de la Cuadra con el Paredón del Albo (visible en la imagen).

Una vez al pie del Paredón (2.090 m, 4,1 km), tras rodear un primer promontorio por la derecha, alcanzo la base del resalte en el que acaba la cresta suroeste de la montaña, cresta a la que he de subir para llegar a la cumbre.

El paso más complicado se halla justo al principio del resalte (II-/II): una placa de sólida roca, de unos 7 metros, provista de una providencial fisura que proporciona buenos agarres. Como quiera que los pies hay que colocarlos alguna vez en adherencia, el descenso puede resultar algo más comprometido. La placa se encuentra casi en la misma divisoria, en la vertiente de las Moñetas.

Ascensión al Paredón del AlboPaso clave en la ascensión al Paredón del Albo desde el suroeste.

Superado el paso, un par de placas más fáciles (I) conducen a la cresta, corta y sencilla, aunque algo aérea, que desemboca rápidamente en la cima (2.129 m, 4,3 km).

Cordal de Juan de la CuadraEn primer plano, la cresta suroeste del Paredón del Albo; al fondo, el cueto de la Cuadra y la Garmona.

Vistas desde el Paredón del Albo

Desde la cumbre, sorteando pequeños resaltes y efectuando algún fácil destrepe, desciendo a la horcada de los Grajos (2.001 m, 4,7 km).

El EscamelláuEl Escamelláu y la horcada de los Grajos.

A la vera de la profunda sima de la horcada, una trocha bien marcada serpentea hasta la cima del Escamelláu (2.075 m, 5 km).

El EscamelláuIniciando la ascensión al Escamelláu.

Vistas desde el Escamelláu

De vuelta a la horcada de los Grajos, me descuelgo por la muy incómoda y pedregosa canal oriental.

Cuando el verde le va ganando la partida a la rocalla (1.600 m, 6,3 km), voy virando a la derecha para, por un terreno mucho más favorable, cruzar muy abajo el hoyo del Alba, y, por encima de la cuchilla del Alba (1.560 m, 7,4 km), regresar a las minas de Áliva.

Distancia (ida y vuelta) 8,7 kilómetros
Ascensión acumulada 915 metros

Distancia (ida, hasta cueto de la Cuadra) 3,4 kilómetros
Ascensión acumulada 720 metros

Mapa de la ruta Track
Índice de ascensiones al cordal de Juan de la Cuadra
site stats