Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

Torrecerredo desde Caín (por Dobresengos y la collada Bermeja)

Torrecerredo, el techo de Picos y la cordillera, es una montaña especial. Más que por su altura, por el salvaje escenario en el que se yerguen sus paredes.

Vistas de Torrecerredo

TorrecerredoTorrecerredo desde el Jultayu.

Anclado en el corazón de los Picos de Europa, rodeado por cumbres de la más fiera traza y defendido por depresiones profundas, remotas o interminables (el jou de Cerredo, el jou Negro, el Hoyo Grande...), su ascensión es, sobre todo, una prueba de resistencia física y mental.

TorrecerredoTorrecerredo y los Urrieles desde las laderas de Cabezo Llerosos.

En especial si se quiere coronar la montaña desde Caín, por la descomunal canal de Dobresengos, salvando un desnivel de 2.200 metros.

TorrecerredoDe izquierda a derecha: la Torre de Labrouche, el Risco de Saint Saud y Torrecerredo (vertiente del jou Negro).

Bueno, quizás esté exagerando un poco, puesto que siempre existe la posibilidad de darse la vuelta. En fin, vamos allá.

TorrecerredoTorrecerredo desde la Torre del Llambrión.

Salgo del puente sobre el Cares que hay a la entrada de Caín (460 m) a las 7:40 del 24/08/2014, después de haber dormido bastante bien en la pensión El Tombo de Cordiñanes.

DobresengosTorrecerredo, la canal de Dobresengos y Caín. Fotografía tomada desde el Cuvicente.

Para entrar en la canal de Dobresengos, tiro por el sendero que sube hacia el sedo Mabro atravesando los grandes canchales de la margen derecha del río.

CainCaín y la senda que por los pedreros se dirige al sedo Mabro.

Canal de DobresengrosEn esta imagen, tomada desde la canal de la Jerrera, se distinguen tres posibles vías de acceso a la canal de Dobresengos. En el segundo pedrero, el camino que sube desde Caín se bifurca. El ramal más bajo entra en Dobresengos por el Canto. El más alto se vuelve a dividir un poco más arriba para acceder a la canal por el sedo Mabro (flechas rojas) o el camino de las vacas (flechas azules).

Asciendo el sedo Mabro resoplando, con el cuerpo recordando aún el demasiado cercano confort de la cama.

El sedo Mabro es un paso excavado en el contrafuerte rocoso que limita por el sur la canal de Dobresengos, muy pendiente pero fácil.

Canal de DobresengrosLa parte baja de la canal de Dobresengos y el sendero que, por el sedo Mabro, llega a la fuente del Torno. Fotografía tomada desde Cabeza Llambria.

Superado el sedo, la senda continúa casi en horizontal hacia el centro de la canal. Luego, se empina para alcanzar la única fuente de todo el recorrido, la fuente del Torno (810 m, 1,9 km).

Entre la fuente del Torno y el Canalón (1.120 m, 3 km), me encuentro con Juancho, un montañero de Bilbao que el día anterior se había embaulado el Jultayu, subiendo por la Jerrera y bajando por Trea.

CerredoVista del macizo occidental desde el comienzo del Canalón.

Ascendemos el Canalón (1.250 m, 3,2 km), estrecho surco abierto a la derecha de los paredones del Hoyo de San Ligiesto, y tiramos juntos canal de Dobresengos arriba. La buena compañía siempre se agradece.

Dejamos atrás el singular hayedo que crece por encima del Canalón, y continuamos subiendo por la parte derecha de la canal.

Existe senda bien definida hasta el Jascal de Dobresengos, zona de grandes pedreros en el parte alta de la canal.

Canal de DobresengrosLa canal de Dobresengos desde Cabeza Llambria.

Aquí son posibles diversos itinerarios, pero lo mejor es remontar directamente los pedreros buscando las zonas más estables. Si lo hacemos así, un poco más arriba volveremos a encontrar trazas de senderos que nos llevarán a la Gargantada del Hoyo Grande (1.910 m, 5,1 km), donde concluye la canal de Dobresengos. Aún tendremos que cruzar algunas depresiones, antes de avistar el majestuoso Hoyo Grande Bajero.

Descendemos unos metros hasta el fondo del hoyo (1.850 m, 5,6 km). Se trata de una gran depresión, sorprendentemente verde para estar donde está: en el corazón de Picos. Lo recorremos en casi toda su extensión, y, antes de llegar a su final (en una zona donde reposan grandes bloques), dejamos el camino más marcado para buscar a nuestra izquierda una senda (difícil de ver pero fácil de encontrar) que remonta los pedreros.

TorrecerredoCuando las últimas luces del día caen sobre los Urrieles, la sensación de soledad se acrecienta. El Picón (en primer plano), el Hoyo Grande Bajero (detrás del Picón) y Torrecerredo (derecha).

Nos seguimos haciendo compañía hasta dar vista al Hoyo Grande Cimero (2.073 m, 7,1 km), donde cada uno tira para un lado: Juancho hacia las Puertas de Moeño, y yo hacia la collada Bermeja. Adiós, amigo, ha sido un placer compartir contigo tan agradable caminata.

Remonto los pinos e incómodos pedreros que caen de la Torre de Coello. Enseguida me doy cuenta de mi error: mejor empezar a subirlos antes, por la orilla del primer promontorio rocoso (ver foto), porque por donde voy las estoy pasando canutas.

Hoyo grandeEl Hoyo Grande Bajero desde la Torre del Pamparroso. Están indicados con números: el mejor lugar donde abandonar el sendero para tirar hacia la rampa de Coello (1), el inicio (2) y el final (3) de la rampa de Coello, y la collada Bermeja (4).

Sudando la gota gorda, doy por fin con la inverosímil rampa dibujada en los paredones de Coello (2.200 m, 7,6 km).

Torrecerredo

CerredoItinerario aproximado desde el Hoyo Grande Bajero a la collada Bermeja. Fotografías tomadas desde la Torre de la Palanca.

Subo por ella sin otro problema que el de salvar el bloque rocoso que la obstruye en su mitad superior. Lo supero por arriba, lo que implica una pequeña trepada y el subsiguiente destrepe, algo forzado.

Vistas de la rampa de Coello

Me tomo un respiro en la salida de la rampa (2.320 m, 7,9 km), donde las vistas empiezan a poner la carne de gallina.

TorrecerredoEl Hoyo Grande Cimero y el collado que lo separa del Bajero. En el horizonte el cordal del Llambrión, desde la Torre de la Palanca (derecha) hasta Tiro Llago. Fotografía tomada desde la rampa de Coello.

En medio de este extraordinario escenario, alcanzo el pedrero que cae de la collada Bermeja, y que, con relativa facilidad, me lleva hasta ella (2.476 m, 8,3 km).

TorrecerredoLa cumbre de Torrecerredo vista desde la Torre de Coello.

Luego, solo me queda dirigirme, sin perder altura y sorteando los neveros que aún persisten, hacia el cercano arranque de la vía normal a Cerredo (2.560 m, 8,8 km). Llego a la cima (2.650 m, 9 km) a las 13:15.

Peña SantaEl Cornión desde la cumbre.

Desciendo por el mismo itinerario. En la rampa, con un ligero temblor de piernas, rodeo el bloque por la derecha. Se trata de un paso expuesto, con pocos agarres, sobre los abismos que caen hacia el Hoyo Grande. Estoy de vuelta en Caín a las 17:50.

Vistas desde la cima

Mapa de la ruta Track (Wikiloc)
Índice de ascensiones a Torrecerredo
site stats