Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El Carriá, balcón de los Beyos

En el desfiladero de los Beyos, directamente sobre el Sella, se alza el Carriá, montaña de no mucha altura, pero de fuertes desniveles y gratificantes vistas.

CarriáFotografía tomada desde los aledaños del puerto del Pontón. En el centro de la imagen se ve el Carriá, flanqueado por el Pierzo (izquierda) y la Pica Loto (derecha).

Vistas del Carriá

Aparco el coche en la base de la muy pina canal de Pombayón (250 m), cruzo el puente homónimo y subo por la pista de cemento que conduce a San Ignacio, parroquia del asturiano concejo de Ponga, incluida como todas las demás del concejo en el parque natural de Ponga.

YouTube

Desde la primera construcción de la aldea (320 m, 0,5 km) hasta la más alta, que es el cementerio (420 m, 1 km), median, ni más ni menos, cien metros de desnivel. Desde luego, viviendo aquí no es necesario salir del pueblo para hacer un buen ejercicio.

San IgnacioSan Ignacio.

Por debajo del cementerio, una pista se encamina a la abandonada aldea de Canisqueso. Para ahorrar unos metros, tiro por el camino viejo, que sale a la izquierda de la pista al poco de dejar San Ignacio.

San Ignacio y CanisquesoSan Ignacio y Canisqueso vistos desde la majada de Redonda.

LirioLa primavera avanza en Ponga.

En Canisqueso (500 m, 1,4 km), la maleza se ha adueñado de las calles. Me las arreglo para alcanzar la parte más alta del pueblo (550 m, 1,7 km). De aquí sale un sendero que sube a los praos del Cocu.

CanisquesoCanisqueso, un puñado de casas por donde deambula la soledad.

CanisquesoCanisqueso.

Antes de alcanzar los invernales (700 m, 2,3 km), dejo el sendero más marcado y tiro prados arriba hasta la fuente más alta de las dos que brotan en este lugar (725 m, 2,4 km).

Collado OrtigosoCollado Ortigoso.

Una senda, algo imprecisa al principio, asciende por la dura cuesta del valle Mura, cruza un bosquete de avellanos y alcanza el collado Ortigoso o los Cabrios (1.050 m, 3,4 km).

collado ortigosoCollado Ortigoso y el desfiladero de los Beyos.

En el bucólico y apacible collado, hago un alto en mi camino para disfrutar con las vistas de Picos y el desfiladero de los Beyos.

cima carriáPendientes cimeras del Carriá.

Siguiendo las trazas de un sendero, rodeo por el norte el Pico Roble y me pongo en el collado del mismo nombre (1.270 m, 4,5 km), donde permanecen los restos de unos invernales.

Collado RobleEl pico y el collado Roble.

cima CarriáLa cima del Carriá.

Ahora ya solo tengo que seguir la cuerda que culmina en el espléndido mirador de Picos y la cordillera que es el Pico Carriá (1.431 m, 5 km).

Picos de EuropaPicos de Europa.

Peña SantaDe izquierda a derecha: la Torre de Santa María, la Torre de la Horcada, la Torre de Enmedio, las Tres Marías y Peña Santa. En la visual de Peña Santa, sin recortarse en el celaje, se yergue el Torco.

espinaLa Sierra de Amieva.

PierzuEl Pierzo.

Últimas lucesÚltimas luces del día.

Vistas desde la cumbre

En la cumbre, mientras cae el sol sobre la tierra de Ponga, la mirada acaricia las sutiles siluetas de las montañas, tantas veces vistas, tantas veces visitadas, que me gustaría pensar que, de algún modo, formo ya parte de su mundo. Un mundo al que me unen los lazos etéreos de la emoción y la estética. Después de tantos años, mi corazón ha envejecido, pero esos lazos, como los sentimientos verdaderos, mantienen la fortaleza del primer día. Por eso las montañas me siguen atrayendo, y por eso sigo subiéndolas. Sé que algún día ya no podré hacerlo. Entonces, mientras la emoción habite en el recuerdo, no dejaré de añorarlas.

Distancia (total) 9,8 kilómetros
Ascensión acumulada 1.215 metros

Mapa de la ruta Track
site stats