Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

La Bermeja por el sedo del Gato (descenso por la canal del Perro y la vega de Llos)

El cordal de la Bermeja se alza sobre Valdeón limitando por el sur el macizo occidental de Picos de Europa.

BermejaEl cordal de la Bermeja.

BermejaEl macizo de la Bermeja visto desde el mirador de Piedrashitas.

BermejaLa Bermeja desde la Gabanceda.

Escoltada por cumbres que superan los 2.200 metros de altitud (los Moledizos, Pardo Pescuezo, Torre Ita, Torre Parda y Torre Ciega), la Bermeja es una gran montaña desde donde se puede admirar, en toda su extensión, la cara sur de Peña Santa.

BermejaEl sector de la Bermeja visto desde el Jultayu.

De las diversas rutas que conducen a su cima, voy a subir por una de las más directas, que muy probablemente será también una de las de mayor dureza.

BermejaItinerario a la Bermeja por el sedo del Gato.

En Soto de Valdeón (950 m), cojo el camino señalizado (PR 12) que se dirige a la Vega de Llos y Vega Huerta. Al llegar a las últimas casas del pueblo, lo abandono y tiro por la pista que sale a mi derecha.

BermejaLa Bermeja desde la Torre del Hoyo de Liordes.

La pista gana altura cómodamente dejando atrás el prado de los Ríos, los prados de Meriás y una caseta (1.145 m, 1,6 km). Cuando empieza a llanear (1.180 m, 1,7 km), es el momento de despedirse del descansado camino.

Mirando a la derecha veo una enorme panda herbosa que llega hasta los paredones calizos. Se trata de una de las contadas zonas donde la vegetación no supone un obstáculo y la progresión es franca.

Torre BermejaLa Bermeja vista desde el Coriscao (clic en la imagen para ampliar).

Con paciencia y esfuerzo, la cuesta me deja al pie de las paredes, a la izquierda de un somero hombro formado por un pequeño resalte de conglomerados. Cruzo un pedrero y gano el hombro (1.640 m, 3,2 km).

Me encuentro en el cabalgamiento basal de Picos. Sobre mí se apilan las escamas calizas de la inmensa plataforma carbonatada generada durante el Carbonífero superior. Ahora, esos antiguos sedimentos submarinos forman una barrera casi inexpugnable, con un único punto débil.

sedo del GatoEl Sedo del Gato.

El inicio del sedo del Gato se encuentra algo más arriba y unos 300 metros a mi derecha. Me encamino hacia él subiendo en diagonal por la franja herbosa que hay entre las paredes y varios resaltes que emergen de la ladera. Aquí la maleza entorpece algo la marcha.

El sedo del Gato es la parte inferior de una canal de orientación este-oeste que corre paralela a la Travesona de la Bermeja y por debajo de ella.

Sedo del GatoInicido del sedo del Gato.

Comienzo a subirlo (1.700 m, 3,5 km) por una fuerte pendiente de hierba. Por fortuna, enseguida el terreno se torna más llevadero.

Llego así a una zona donde la canal, muy estrecha y con un gran bloque empotrado, se vuelve intransitable.

Sedo del gatoEl tramo que se rodea por la izquierda.

Salgo de la canal por la izquierda (1.760 m, 3,6 km), y, por unas llambrias fáciles, subo unos metros y retorno a ella, salvado ya su corto tramo infranqueable.

Sigo por la canal hasta alcanzar los 1.800 metros de altitud (3,9 km). Entonces, empiezo a salir de ella por la derecha para enlazar con la ruta de la Travesona de la Bermeja (1.960 m, 4,2 km) y alcanzar la base del pedrero de la canal del Bufón (1.990 m, 4,4 km).

canal del BufónLa canal del Bufón.

canal del BufónLa canal del Bufón vista desde el Bolo.

canal del bufónLa cueva de la canal del Bufón.

Remonto el arduo pedrero con la ayuda de los resaltes que lo limitan por la derecha. Al alcanzar el rellano que se abre al norte del Bolo (2.150 m, 4,8 km), diviso ya mi objetivo.

Torre BermejaVista hacia la Bermeja desde la Torre Parda.

Pongo rumbo al noroeste (izquierda) para ganar el collado suroeste de la Bermeja (2.330 m, 5,3 km). Desde aquí, rodeando los resaltes de la cresta, llego enseguida a la cima (2.392 m, 5,6 km).

Peña SantaPeña Santa desde la cumbre.

UrrielesLos hoyos Llorosos y los Urrieles desde la cima.

ValdeónValdeón desde la cima.

Tras disfrutar un buen rato con las vistas de Peña Santa, los Urrieles el valle de Valdeón y la solitaria depresión de los hoyos Llorosos, emprendo el descenso.

La bajada por la cresta que une la Bermeja con los Moledizos no es fácil. Es preciso salvar una brecha y un resalte. Los tramos de trepada son cortos y no muy complicados (II+), pero el terreno es expuesto y casi vertical; y la roca, algo dudosa.

BermejaLa cresta occidental de la Bermeja.

En principio, el descenso es franco. Se realiza por la misma divisoria, salvando algún escarpe por la izquierda.

BermejaLa Bermeja y la cresta que la une a los Moledizos. Fotografía tomada desde Peña Blanca.

Al llegar a la brecha, la primera impresión es que resulta imposible continuar. Y, desde luego, de frente así es. Debo bajar unos metros por la derecha (vertiente de los hoyos Cavaos) hasta dar con una canaleta que se puede destrepar (II). Luego, una corta travesía algo expuesta me deja en el fondo de la brecha.

BermejaDestrepe y travesía hasta el fondo de la brecha.

A continuación, claro, hay que remontar el lateral opuesto: un muro casi vertical, parco en agarres y de roca poco fiable (II+). Lo supero un poco por la izquierda del filo, donde la sensación de exposición es algo menor.

BermejaFotografía de la brecha tomada tras superarla. Se intuyen las vertiginosas caídas hacia ambas vertientes.

Salvada la brecha, aparece el resalte. Este, más fácil (I+), se destrepa por la izquierda.

Aquí terminan los problemas. Una ligera subida me lleva a la cota 2.297 (6,4 km), que algunos consideran la más elevada del grupo de los Moledizos y donde se puede decir que termina la cresta que, desde la Bermeja, se proyecta hacia poniente.

BermejaEl macizo de la Bermeja visto desde la colladina Blanca.

Desde esta cumbre, un sendero enfila al noroeste y llega plácidamente al collado del Burro (2.132 m, 7,1 km), donde vira al suroeste para embocar la muy transitada canal del Perro, tradicional vía de aproximación a Vega Huerta desde Sajambre y Valdeón.

El FradeEl Frade desde su cimera.

Terminada la canal, la senda mantiene el rumbo y alcanza la cimera del Frade, donde se bifurca. El ramal de la derecha se encamina a Vegabaño; el de la izquierda, a la vega de Llos.

Tirando por este último, no tardo en alcanzar el collado que se abre por encima de la Peña Parda. Con la suave campera de la vega de Llos ya a la vista, continúo descendiendo hasta su fuente.

vega de llosLa fuente de la vega de Llos. Al fondo, la Peña Parda.

Sigo bajando, dejando el chozo de Llos a mi derecha.

LlosEl chozo de Llos.

Al alcanzar el borde inferior de la vega, hago pie en la pista que viene de Caldevilla. Tiro por ella hasta la fuente de Joto Verín (1.335 m, 11,4 km), donde la dejo para seguir por el camino que sale a la izquierda.

Llaneando dejo atrás el collado Bustiello. Luego, el camino, sin pérdida posible, desciende decididamente a Soto de Valdeón.

Distancia (total) 14,1 kilómetros
Ascensión acumulada 1.470 metros

Mapa de la ruta Track
site stats