Picos de Europa Otras montañas Fauna Flora Gea

El argayo de Arestas: por los tempestuosos derroteros de la tercera Torre

Las Torres de Arestas limitan al oeste con el horcado de Pambuches; y, al este, con la remota y solitaria horcada del Pino. Hacia este diminuto collado asciende, como un tobogán imposible, el argayo de Arestas. Y lo hace desde la suave placidez de la vega homónima.

CorniónEl Cornión desde Peranieva (clic en la imagen para ampliar).

En Posada de Valdeón, cruzo el puente sobre el Cares (910 m) y tiro por el camino de la derecha. Un cuarto de kilómetro más allá, la pista se bifurca. Sigo por el ramal de la izquierda, que sube orillado a la riega Pombero.

Argayo ArestasEl argayo de Arestas visto desde Combiján (clic en la imagen para ampliar).

Al llegar a la altura de una fuente (seca, por cierto), la pista se transforma en sendero y gira al sureste para alcanzar el collado del Pando (1.030 m, 0,9 km), donde recobra su rumbo inicial y asciende pausadamente hasta la vega de Arestas (1.175 m, 2,6 km).

Vega de ArestasEl camino hacia la vega de Arestas.

En la vega, enfilo al noroeste, siguiendo una trocha que me lleva hasta la fuente (1.230 m, 2,9 km). De su vetusto caño salen con alegría unas dos gotas de agua cada media hora. Menos mal que he tenido la precaución de traer... medio litro de agua. Y menos mal también que el calor ha vuelto por sus fueros y amenaza con romper nuevos récords.

Vega de ArestasLa fuente de la vega de Arestas.

En la vega de Arestas convergen dos reinos: el verde de los bosques y las praderas, y el gris y vertical de las torres calizas. Desde este enclave de frontera, mientras la mirada se esfuerza en encontrar caminos en el caos, la mente hace un último intento para debilitar la voluntad: ¿qué sentido tiene subir por ahí sin agua y con este calor? Buena pregunta. La paradoja de un mundo cuya guía es la utilidad consiste en que la mayor parte de las cosas que hacemos son inútiles. Pero ¿lo son aquellas que llenan el tiempo y la vida?

Argayo ArestasEn rojo, el itinerario seguido para entrar en el argayo evitando su tramo inicial. En azul, una posible alternativa (sin probar). En esta rampa herbosa se concentran las mayores dificultades de toda la ruta. Cuidado porque la foto puede llamar a engaño, ya que la pendiente es mucho más fuerte de lo que aparenta en la imagen.

Desde la fuente, se ve con claridad que el tramo inicial de argayo, pulido y resbaladizo, resulta intransitable. Aparentemente, la rampa herbosa que asciende a la izquierda del cauce es la única posibilidad de progresión en un terreno arduo y escarpado en extremo. Hacia ella me dirijo aprovechando la trocha de la vega hasta que gira a la izquierda para salir hacia la zona de Pambuches.

Vega de ArestasLa vega de Arestas. Al fondo, Cordiñanes y los macizos del Friero y el Llambrión.

Cuando llego al inicio de la rampa (1.300 m, 3,1 km), guardo los bastones y me pongo el casco. No tardo en darme cuenta de que la subida va a ser peliaguda. La pendiente, muy fuerte, tiene pequeños tramos que rayan la vertical. El terreno, una mezcla de roca, tierra y vegetación, se presenta resbaladizo y carente a menudo de apoyos y agarres claros. Yo creo que tratar de aplicar la escala de dificultad de la escalada a este tipo de terrenos carece de sentido, porque el principal problema no es la dificultad de los pasos, sino la exposición y las malas sensaciones. Baste decir que la rampa resulta muy comprometida, que lo es aún más la retirada una vez embarcados en ella, y que superar sus 140 metros de desnivel se hace muy largo.

Argayo ArestasEl argayo Arestas visto desde la canal de la Cantodota (clic en la imagen para ampliar).

La rampa concentra las mayores dificultades de la ruta. Luego, una vez alcanzado el cauce del argayo, las complicaciones merman, aunque no desaparecen. Se puede decir que el resto de la canal consta de tres tramos bien diferenciados.

argayo ArestasTras superar la rampa inicial, aparece el primer tramo del argayo.

En el primero, se empieza a progresar por su herboso borde izquierdo, para, un poco más arriba, tirar hacia el centro de la canal, que aquí presenta un suelo de roca lisa por el que se trepa bien ya que su inclinación no es excesiva.

Argayo ArestasVista hacia abajo desde el segundo tramo del argayo.

Viene después un segundo tramo que se hace andando. Se trata de una zona con vegetación que permite rodear por la izquierda los resaltes del cauce del argayo.

Argayo ArestasVista hacia abajo del último tramo del argayo. El terreno es una mezcla de rocas, tierra y vegetación.

El último tramo, una trepada continua por la canal que se abre más a la derecha, desemboca en la horcada del Pino (1.930 m, 4,5 km). El terreno vuelve a ser una combinación de rocas, tierra y vegetación. La larga trepada no es cómoda, aunque sí mucho más fácil que la rampa inicial.

Argayo de ArestasVista del argayo de Arestas desde la Torre de la Cantodota.

Argayo ArestasLas Torres de Arestas, el Pico del Pino y la cabecera del argayo. Fotografía tomada desde la Torre del Friero.

Torres ArestasLas Torres de Arestas y Peña Santa. Fotografía tomada desde la majada cimera de Chavida.

En síntesis, desde la vega de Arestas hasta la horcada del Pino, el argayo de Arestas salva un desnivel de 630 metros, con una pendiente media que ronda los 40 grados. Contados son los tramos que se hacen andando, casi todo su recorrido exige trepar, siendo especialmente delicada la rampa inicial. Además de por la complejidad, el argayo se caracteriza por su extrema dureza, aunque en esta apreciación es posible que hayan influido el calor y la falta de agua.

Pico del PinoEl Pico del Pino y su horcada, un recóndito oasis de paz. Fotografía tomada desde la ladera de la Torre de Arestas.

El panorama cambia de forma radical a partir de la horcada del Pino. Restan casi 200 metros de desnivel para coronar la tercera Torre de Arestas, pero la trepada por su ladera noreste, donde domina claramente la roca, es mucho más fácil y agradable.

Torre de ArestasLa tercera Torre de Arestas vista desde los aledaños del Peñón.

Desde la cima de la tercera Torre de Arestas (2.122 m, 5 km), me dirijo al horcado de Pambuches (1.984 m, 5,6 km) para enlazar con el itinerario (abrupto pero mucho más llevadero) que me devolverá a Posada de Valdeón.

Torre de ArestasTorrecerredo y el Pico de los Cabrones desde la cima de la tercera Torre de Arestas.

Más información en la ruta al horcado de Pambuches y en la ascensión a las Torres de Arestas por el horcado de Pambuches.

Distancia (total) 10,2 kilómetros
Ascensión acumulada 1.240 metros

Mapa de la ruta Track
site stats